Aceite Esencial de Mandarina. Beneficios y Propiedades

Aceite Esencial de Mandarina. Beneficios y Propiedades

El aceite esencial de mandarina es otro aceite de cítricos con poderosos beneficios para la salud. Las mandarinas, también carecen de pepitas y tienen un color naranja intenso. La mandarina es originaria de China, tiene un lugar especial en la medicina china y se ha hecho popular en todo el mundo. El aceite esencial de mandarina se extrae por compresión en frío de sus cáscaras. El Aceite de mandarina contiene alfa pineno, alfa-tujona, beta pineno, canfeno, citronelal y otros componentes de curación.

7 Beneficios para la Salud del Aceite Esencial de Mandarina

El Aceite de Mandarina Previene la Sepsis

La bacteria Staphylococcus Aureus es responsable de esta horrible infección conocida como sepsis. La Septicemia es una condición que puede ir más allá de la hinchazón y el enrojecimiento de las heridas al dolor agudo. Si no se detiene, la condición puede extenderse rápidamente a las otras partes del cuerpo y afectarlas. Otros síntomas son la inmovilidad, el endurecimiento de las articulaciones, la contracción aguda y los calambres en los músculos. Hinchazón, enrojecimiento, fiebre y convulsiones también son posibles. La sepsis puede ocurrir en bebés recién nacidos, ya que su piel es vulnerable a las infecciones. Se sabe que la sepsis se disemina cuando los bebés se separan del cuerpo de su madre cortando el cordón umbilical. El aceite esencial de mandarina contiene componentes que combaten estas bacterias y evitan su propagación, ayudando a curar la sepsis. El aceite de mandarina se puede aplicar externamente a las heridas abiertas, así como también por vía oral.

Renueva el Cuerpo

El aceite esencial de mandarina estimula la generación de nuevas células a través de la división celular y el reciclaje del material celular en el cuerpo. Esto promueve el crecimiento general en el cuerpo y ayuda a sanar o reparar el desgaste normal y el daño sobresaliente.

El Aceite Esencial de Mandarina Purifica la Sangre

El aceite esencial de mandarina se considera un poderoso depurativo, un agente que purifica la sangre. Ayuda en la excreción o eliminación de toxinas y sustancias no deseadas, como ácido úrico, contaminantes, sal y agua extra del cuerpo. Esto ocurre a través del sudor, la orina y el proceso excretor. Por lo tanto, aumenta la capacidad de retención de oxígeno de los eritrocitos o glóbulos rojos. El efecto es sangre refrescada y purificada.

También Alivia la Inflamación

El Aceite esencial de mandarina alivia el cuerpo. Alivia todos los tipos de inflamación e hiperactividad en los sistemas de órganos. En particular, el sistema respiratorio, circulatorio, digestivo, nervioso y excretor. El aceite de mandarina calma la inflamación de la fiebre y la intrusión de sustancias venenosas en el torrente sanguíneo. Estas sustancias pueden ocurrir a partir de fuentes externas, convulsiones, ansiedad, estrés e hipersensibilidad a las alergias. También seda la depresión, la ira y las respuestas impulsivas.

El Aceite Esencial de Mandarina Aumenta la Digestión

Como un aceite estomacal, la mandarina mantiene el estómago en buenas condiciones. ¿Cómo? Mantiene un flujo adecuado de jugos digestivos y mantiene el equilibrio adecuado entre el ácido y la bilis. Esto neutraliza el exceso de ácidos y cura cualquier herida en el estómago. El aceite de mandarina alivia el estómago y alivia la inflamación. Para tener un físico saludable y atractivo, debe mantener el estómago bien sintonizado, y el aceite de mandarina se encarga de eso.

Alivia los Espasmos y Efectos Relacionados

Los espasmos pueden ser crónicos y altamente peligrosos. La condición no está restringida a los calambres musculares. Puede ocurrir en los sistemas respiratorio, digestivo y nervioso. Los espasmos pueden causar problemas respiratorios, asma, congestión, tos severa, diarrea espasmódica, cólera y convulsiones. El aceite de mandarina induce relajaciones en los sistemas de órganos mencionados anteriormente y proporciona alivio de los espasmos.

Contribuye en Funciones Metabólicas como un Tónico

El aceite de mandarina es un tónico, un agente que tonifica y fortalece las funciones del cuerpo. Las funciones metabólicas se benefician del aceite de mandarina, incluida la descomposición de los alimentos y la absorción de nutrientes. Esto ocurre al tonificar el hígado, el estómago y los intestinos. El aceite de mandarina también ayuda en el crecimiento y aumenta la fuerza y ​​garantiza la excreción adecuada. Además, el aceite de mandarina promueve las secreciones del sistema endocrino y también tonifica el sistema nervioso. Esto mantiene a una persona alerta y activa.

El aceite de mandarina también aumenta el sistema inmunológico para protegerlo de las infecciones. Un cuerpo afinado y tonificado funcionará más fuerte por más tiempo y te hará más saludable y feliz a largo plazo.

¡Beneficios Adicionales!

El aceite de mandarina no solo mejora la circulación de la sangre, sino que ayuda a mantener el equilibrio y la humedad en la piel.

También alivia el estreñimiento y trata la diarrea, la flatulencia, las erupciones, la sequedad y el agrietamiento de la piel, los problemas del cabello y la caspa. También puede ayudar a controlar las náuseas y los vómitos.

Una última nota de precaución. El aceite de mandarina puede mostrar cierto grado de fototoxicidad en ciertos tipos de piel, pero, en general, es no tóxico, no irritante y no sensibilizante.