La Importancia de la Alimentación en la Mujer Embarazada

La Importancia de la Alimentación en la Mujer Embarazada

Alimentación en el Embarazo. Consejos Útiles

Consejos de como debes alimentarte y que cosas no tienes que comer durante el embarazo.

Sabemos que en  la matriz o útero, el niño vive de lo que le aporta la madre a través del cordón umbilical:

  • El niño toma el oxigeno de la sangre de la madre; no respira con sus pulmones; estos recién comienzan a funcionar cuando la criatura nace.

  • El alimento le llega por medio de la sangre de la madre. El aparato digestivo recién comenzara a funcionar luego del nacimiento, al tomar la leche materna.

  • El niño toma el agua que necesita de la sangre de la madre. No puede beber

  • En el útero no penetra la luz, por lo tanto no puede usar sus ojos para ver

  • La sangre y la circulación del niño es la misma que la de la madre. Al nacer tendrá su propia circulación

  • Los nutrientes y el oxigeno que el niño recibe de la madre, le llegan por medio del cordón umbilical, que trae la sangre desde la placenta; ésta es como una torta achatada que está pegada al útero por una de sus caras; de la otra cara sale el cordón umbilical.

Todo esto nos demuestra que la calidad de la vida intrauterina del niño depende de lo que la madre come, bebe y respira.

La sangre de la madre es el único alimento para la nutrición y la formación del cuerpo del niño, mientras éste permanece en el vientre materno.

La sangre de la madre se forma principalmente con lo que ésta come; por eso, es importante que sepa seleccionar y preparar sus alimentos. Si estos son inadecuados o mal preparados, pueden intoxicarse ella y el niño.

LOS PRINCIPALES ELEMENTOS NUTRITIVOS QUE EL ORGANISMO DEL NIÑO NECESITA PARA SU FORMACIÓN Y DESARROLLO NORMAL:

  • PROTEÍNAS

Son indispensables para la formación y reparación de los tejidos del cuerpo, pero su exceso es muy perjudicial. Puede hacer que el feto se desarrolle mucho y luego origine problemas en el parto.

El exceso de proteínas no se almacena sino que elimina a en forma de ácido úrico a través de los riñones. A medida que avanzamos en edad, los riñones se vuelven menos aptos para eliminar ese ácido, el cual se deposita en articulaciones, músculos, cartílagos y otros tejidos del organismo dando lugar a las distintas manifestaciones de artritismo ( artritis, reuma, artrosis, gota, cálculos, asma, várices, eccemas, diabetes, osteoporosis, etc.) Si la embarazada está muy acidificada, es probable que su hijo sea predispuesto a padecer artritismo, además de obesidad, fiebre reumática y caries.

Para evitar estas enfermedades la madre debe ser muy moderada en el consumo de proteínas de origen animal (carne, huevo, queso, etc.), como de origen vegetal(leguminosas y frutas oleaginosas). Puede comer a discreción los siguientes alimentos alcalinizantes: frutas dulces y semiácidas (banana, higo, uva, manzana, pera, durazno, etc.); verduras y hortalizas hervidas o al vapor (papa, batata, zapallo, calabaza, zapallito, acelga, espinaca, chaucha, etc.); ensaladas crudas (lechuga, achicoria, zanahoria, tomate).

  • HIDRATOS DE CARBONO

Constituyen el combustible del organismo para la producción de calor y energías que le permitan realizar sus distintas funciones. Tienen la característica de almacenarse en el hígado en forma de glucógeno. Se encuentran en los alimentos ricos en almidón: papas, batatas, mandioca, cereales (arroz, trigo, cebada, centeno, avena, etc.) y sus derivados; como también en las frutas dulces y en la miel.

  • GRASAS NO SATURADAS

Se encuentran en las frutas oleaginosas (nueces, almendras, avellanas, castañas, etc.) en aceitunas, paltas, aceite de oliva extra virgen, entre otros. Las grasas o aceites vegetales aportan ácidos grasos esenciales (se los considera tan importantes como las vitaminas).

  • VITAMÍNAS

Son indispensables para el desarrollo y funcionamiento normal del organismo. Su deficiencia en la dieta provoca los denominados estados de carencia o avitaminosis. Las vitaminas ingresan al organismo directamente con los alimentos vegetales, especialmente con las ensaladas y frutas crudas.

Las mas importantes son: C y P (contribuyen a evitar várices e infecciones); E ( reduce las estrías); D (necesaria para la asimilación, absorción y fijación del calcio y el fósforo; favorece la buena marcha del embarazo, la lactancia y el desarrollo de los huesos).

  • MINERALES

Son importantes para la correcta nutrición humana. Intervienen en la formación de huesos, dientes, cartílagos, glóbulos rojos, entre otras cosas. El organismo del niño requiere especialmente calcio, fósforo, magnesio, hierro, sodio y potasio. Alimentos ricos en minerales son las verduras y hortalizas como la zanahoria, el zapallo, la calabaza, la remolacha, los cereales integrales, las frutas oleaginosas, los dulces de frutas, etc.

  • AGUA FISIOLÓGICA

Aportar el líquido orgánico necesario para las distintas funciones del cuerpo. Son ricos en ella: las frutas jugosas, las ensaladas crudas, etc.

  • ENERGÍA SOLAR

La única forma en que el feto puede tomar la energía solar es a través de la alimentación de su madre, la cual debe consumir suficiente cantidad ( casi 50% de la dieta) de alimentos crudos: ensaladas y frutas.

La alimentación de la mujer embarazada debe ser sana, completa y equilibrada. Todo error alimenticio o carencia de alguno de los elementos nutritivos que hemos indicado, afecta directamente al niño.

Es preciso evitar el aumento excesivo de peso durante el embarazo. Si hay estreñimiento, el régimen debe ser abundante en verduras, hortalizas y frutas.

La sobrealimentación en este periodo hace peligrar la salud: significa un recargo de trabajo para el hígado, los riñones y el corazón, y predispone a la toxemia gravídica (afecciones producidas por la intoxicación de la sangre) , hipertensión arterial, eclampsia(crisis convulsiva por toxemia), parto anormal, hemorragia post-natal, etc.

Cuando la alimentación carece de los elementos vitales necesarios para una buena salud,  puede ser causa de anemia, falta de fuerzas en el parto, predisposición al parto prematuro (a los 7 u 8 meses), escasa cantidad de leche para amamantar, menor resistencia a las infecciones, etc.

Recomiendo cocinar sin sal y en el momento de servir agregar el mínimo posible. Cuando hay toxemia, hipertensión, edema(piernas hinchadas debido a la retención de liquido), es necesarios suprimir la sal completamente.

Gaseosas, condimentos fuertes y frituras son muy perjudiciales.

Para que no aumente exageradamente el peso de la embarazada, hay que evitar la ingestión de proteínas cárneas, y si ello no es posible, reducirlas al consumo de carne vacuna magra y de pollo sin piel, que constituyen el mal menor. Las peores carnes(la embarazada nunca debe comerlas) son: cerdo, mariscos, pescados, fiambres, embutidos, achuras, etc.

LAS BEBIDAS ACOHÓLICAS

El vino, la cerveza y demás bebidas alcohólicas en general, son nocivas para la embarazada y su descendencia. El alcohol afecta al feto pues pasa a través de la placenta, produciendo un retraso en le crecimiento antes y después del nacimiento del niño. Las criaturas engendradas bajo los efectos del alcohol tienen el cerebro mas pequeño y padecen de deficiencia o debilidad mental (oligofrenia)

LA EMBARAZADA QUE FUMA

La nicotina del tabaco pasa a través de la placenta y cierra las arterias (produce vasoconstricción), impidiendo la llegada de sustancias nutritivas y de oxigeno al bebe. Puede provocar el aborto o desprendimiento de placenta antes del parto y por consiguiente la muerte del niño. La embarazada que fuma debe saber que cuando lo hace, esta intoxicando con el tabaco a su hijo y que éste no puede hacer nada para defenderse.

Los niños sanos tienen más probabilidades de ser hombres buenos y justos.

Bibliografía: “La salud de la madre y el niño” de Víctor A. Bianco.