Que son los Aminoácidos. Esenciales y no Esenciales

Que son los Aminoácidos. Esenciales y no Esenciales

Alimentos Aminoácidos. Esenciales y no Esenciales. Cuales Son? 

Para comprender mejor qué son los aminoácidos, primero hay que hablar de las proteínas, unidades que nos resultan más familiares. Las proteínas fueron descubiertas en el año 1839 por el holandés Mulder, quien las aisló de tejidos animales y vegetales, y llamó la atención sobre el hecho de que sin proteínas no es posible ninguna forma de vida: dirigen e intervienen en todas las fases de las actividades físicas y químicas de la célula viviente y sirven como elemento formativo de las estructuras de todos los tejidos, formando el armazón de nuestro cuerpo. El pelo, la piel, las uñas, los cartílagos, los tendones, los músculos y la estructura orgánica de los huesos, entre otros, están hechos de proteínas.

Las funciones de las proteínas son muy diversas y numerosas: son necesarias para el crecimiento de los niños. Los adultos las precisan para reemplazar los tejidos que se desgastan continuamente y reponer otros que, como el cabello y las uñas, crecen ininterrumpidamente. Todas las enzimas conocidas, muchas de las hormonas, la hemoglobina que transporta el oxígeno de la sangre, el colágeno, los anticuerpos y las unidades químicas de la herencia son de naturaleza proteica.

Volviendo al tema que nos compete, las proteínas son sustancias formadas por cadenas de aminoácidos entrelazados entre sí. A su vez, los aminoácidos están constituidos por carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno (en muchos se encuentra también azufre, y en menor dosis: yodo y fósforo). En una analogía con la construcción, las proteínas serían los ladrillos de la casa a construir (la casa representaría a nuestro organismo) y los aminoácidos vendrían a ser los elementos de los que están hechos esos ladrillos.

Cada aminoácido se une con el siguiente mediante un enlace que se establece entre el grupo amino de uno y el grupo carboxilo del otro, con la eliminación de una molécula de agua. Tras la formación de varias uniones de este tipo, se establece una cadena siempre con un grupo carboxilo en un extremo y un grupo amino en el otro, de esta manera, permite añadir nuevos aminoácidos y alargar la cadena. De este modo, una molécula de proteína puede contener cientos y hasta miles de aminoácidos, dispuestos de una manera particular para cada proteína. De la gran variedad de aminoácidos, así como del infinito número de sus combinaciones, resulta la enorme variedad de proteínas.

AMINOACIDOS ESENCIALES Y NO ESENCIALES

El valor de un alimento proteínico no reside en la cantidad de proteína que contiene sino en los aminoácidos que lo componen. Actualmente se conocen 28 aminoácidos. De estos, 9 para los niños y 8 para los adultos se consideran esenciales debido a que no pueden ser sintetizados por el organismo y deben ser incorporados con nuestra alimentación cotidiana. La falta de uno de ellos impide la formación de la proteína que lo contiene y, en consecuencia, el tejido que la requiere no puede ser mantenido, afectando el crecimiento y la salud. Los restantes se denominan no esenciales puesto que el organismo puede elaborarlos. Cumplen una función importante al aportar material para la formación de proteínas y ahorrar aminoácidos esenciales si se dan en cantidades adecuadas.

Es necesario destacar que esta distinción no implica que los aminoácidos no esenciales sean menos importantes, desde el punto de vista metabólico, que los esenciales; sólo indica la necesidad de un aporte exterior, o no, de los mismos.

AMINOACIDOS PRINCIPALES

ESENCIALES

  • Fenilalanina
  • Histidina ( en niños)
  • Isoleucina
  • Leucina
  • Lisina
  • Metionina
  • Treonina
  • Triptófano
  • Valina

NO ESENCIALES

  • Ácido aspártico
  • Ácido dijencólico
  • Alanina
  • Ácido glutámico
  • Ácido iodogorgónico
  • Aminobutírico
  • Arginina
  • Citrulina
  • Canavanina
  • Cisteína
  • Cistina
  • Glicocola
  • Histidina(en adultos)
  • Hidroxilisina
  • Norleucina
  • Prolina
  • Serina
  • Tirosina
  • Tiroxina

PROTEINAS COMPLETAS E INCOMPLETAS

No todos los aminoácidos están presentes en todas las proteínas, lo que da lugar a la siguiente clasificación:

  • Proteínas completas equilibradas: son las que contienen suficiente cantidad de aminoácidos en proporción adecuada como para favorecer el crecimiento y reparar el desgaste de los tejidos corporales. Pertenecen a este grupo el huevo, la leche, el amaranto y la mezcla de hojas verdes.

  • Proteínas completas desequilibradas: son las que tienen todos los aminoácidos esenciales, pero uno de ellos en cantidad relativamente pequeña respecto a los restantes. Pertenecen a este grupo: La carne, la soja, las algas marinas, la levadura de cerveza en polvo y el germen de trigo.

  • Proteínas incompletas: son aquellas a las cuales les hace falta uno o más aminoácidos esenciales. Integran este grupo todos los alimentos no citados entre las proteínas completas, por ejemplo: El arroz integral, la papa, el trigo entero, el maíz, las frutas oleaginosas, las leguminosas, etc.

PROTEINAS INCOMPLETAS Y SU COMPLEMENTACIÓN

No debemos menospreciar un alimento porque no contenga todos los aminoácidos esenciales en cantidad suficiente, pues las proteínas incompletas pueden complementarse entre si. Bastará añadir en la misma comida otro alimento cuyas proteínas sean ricas en los aminoácidos que faltan en la primera para que, entre ambas, provean proteínas completas, es decir, con todos los aminoácidos esenciales.

La alimentación incide decisivamente sobre la salud: puede comer para enfermarse o para vivir sano toda la vida, Si desea recuperar y conservar su salud, el primer paso consiste en adquirir los conocimientos necesarios para seleccionar adecuadamente sus alimentos. El cambio de dieta posibilita la entrada a una vida más sana, dichosa y creativa.

EJEMPLOS PRÁCTICOS DE COMBINACIONES QUE FORMAN PROTEÍNAS COMPLETAS

  • Algas marinas secas: agregar a distintos platos de papas, mandioca, batata, arroz y otros cereales integrales.

  • Levadura de cerveza en polvo: agregar una cucharada sopera por persona a las sopas, ensaladas, licuados o jugos de frutas, compotas y otras comidas. Se usa igual que el queso rallado.

  • Porotos de soja cocidos: 2 a 4 cucharadas soperas por persona. Se comen con papa y cereales integrales.

  • Harina de soja: agregar una cuchara-da sopera por persona a la sopa de ver-duras. Puede utilizarse un 6% de esta harina al preparar pan integral de trigo o de centeno.

  • Papa, batata, mandioca: acompañadas con ensalada de hojas verdes.

  • Palta: acompañada con ensalada de hojas verdes.

  • Huevo duro, yogur o ricota: acompañando ensaladas de hojas verdes.

  • Leguminosas cocidas (porotos, garbanzos, lentejas, arvejas, habas, soja, maní): 2 a 4 cucharadas por persona con ensaladas de hojas verdes.

  • Frutas oleaginosas secas (nueces, almendras, castañas, etc.): acompañando ensaladas de hojas verdes.

  • Salvado de trigo o centeno o germen de trigo: una cucharada sopera por persona con ensalada de hojas verdes.

  • Cereales integrales cocidos (arroz, trigo, maíz, avena arrollada, cebada, centeno, y sus derivados: pan, polenta, etc.): con ensalada de hojas verdes.

  • Aceitunas (2 a 6 por persona): acompañando ensaladas de hojas verdes.

  • Frutas: uva, dátil, ciruela, durazno, banana, ananá, naranja, etc., generalmente se comen antes de la ensalada de hojas verdes. Para una buena digestión, como frutas de postre comer sólo manzanas o peras.

Lista de vegetales que entran en la composición de las ensaladas de hojas verdes:

En cantidad abundante: berro, repollo blanco, radicheta (achicoria), acelga y espinacas frescas, hojas y bulbo de remolacha, cebolla común y de verdeo, escarola (endivia), lechuga, pepino, zapallito tierno sin semillas, tomate.

En poca cantidad: repollito de Bruselas; perejil, albahaca, orégano, salvia, menta y otros condimentos vegetales frescos; hojas y bulbo de nabo y rabanito; coliflor y sus hojas tiernas; choclo tierno; brotes de alfalfa, soja, etc.: algas marinas y toda la gran variedad de hojas verdes comestibles, puntas y botones