Como Combatir y Prevenir la Anemia. Sintomas

Como Combatir y Prevenir la Anemia. Sintomas

Alimentos para la Anemia. Información. Consejos y Remedios Naturales para Combatirla

La Anemia es una enfermedad de la sangre caracterizada por una reducción anormal en el número de glóbulos rojos (hematíes) o en su contenido de hemoglobina (pigmento rojo de los hematíes cuya función es el transporte de oxígeno). Puesto en otras palabras, la Anemia es la disminución de la capacidad de los glóbulos rojos para suministrar la cantidad adecuada de oxígeno a los tejidos del cuerpo. Estos puede ser por una disminución en su cantidad o en su calidad.

Entre los síntomas característicos se encuentran varios. Alugnos ejemplos son: cansancio, debilidad, somnolencia permanente, bostezos continuados, palidez, color blanco y amarillento en el rostro, dolor de cabeza recurrente, mareos, náuseas, zumbido en los oídos, taquicardia, dificultad para respirar, calambres, uñas quebradizas, falta de concentración, desinterés, hipersensibilidad.

¿Que Causa la Anemia?

La Anemia surge cuando se altera el equilibrio entre la pérdida de sangre y su producción. Esto puede obedecer a causas muy variadas, entre ellas:

  • CARENCIA DE HIERRO. Suele originarse por la pérdida masiva de sangre debida a disfunciones gástricas, menstruaciones intensas y prolongadas, o estados premenopáusicos con presencia de fibromas. Existen otros motivos de carencia de hierro en la sangre. Estos pueden ser no conectarse con los elementos vitales (tierra, agua, sol, aire puro, naturaleza en general), no dormir la cantidad de horas necesarias, consumir tabaco y drogas en general, y abusar de los estimulantes (café, té negro, mate).

    Un factor de suma importancia en la Anemia, es la mala absorción de nutrientes que ayudan a fijar el hierro. Un ejemplo es la vitamina C. Hay que tener presente que durante el embarazo suele detectarse un descenso en la cantidad y calidad de  glóbulos rojos. En la mayoría de los casos no se trata de Anemia sino de un aumento en el volumen plasmático (líquido de la sangre) que hace parecer que hay menos cantidad de componentes sólidos. El médico es quien determinará si dicha disminución es normal, o se está en presencia de una Anemia por embarazo.

  • CARENCIA DE VITAMINA B12 Y ÁCIDO FÓLICO. Relacionada con una dieta deficiente.

  • INFECCIONES RECURRENTES. Los microorganismos se alimentan de nuestros nutrientes, y despojan al organismo de sus defensas naturales.

  • VIDA SEDENTARIA. La sangre necesita nutrirse de oxígeno, y también expulsar dióxido de carbono Esto sólo es posible si se respira correctamente y se realiza actividad física. La mayoría de las personas suele pasar del auto a la silla que esta frente a la computadora, haciendo que su cuerpo permanezca inmóvil la mayor parte del día, por lo que no poseen un buen tono muscular ni flexibilidad. Mover el cuerpo genera que se mueva la sangre y mejore la circulación. De esta manera generamos que los nutrientes circulen por todo el organismo, y además, se incremente la expulsión de toxinas.

  • VIVIR CON ESFUERZO. Más allá de los nutrientes (minerales, vitaminas), vivir de la manera que nos impone la sociedad moderna implica un esfuerzo permanente El exceso de responsabilidades y exigencias genera un desgaste tan fuerte que, por buena que sea la dieta que se lleve, no hay nutriente que pueda permanecer en el organismo. Todos los ser humano tenemos un límite y la sociedad nos presiona para que lo crucemos. Seria interesante ver por qué uno acepta esta imposición que atenta contra su propia calidad de vida.

    Todo se vive al triple de la capacidad natural del organismo. Tomemos como ejemplo el sonido: nuestra capacidad auditiva es de 17 decibeles, pero en las grandes ciudades, los sonidos llegan a superar los 50 decibeles, casi 3 veces más de lo normal Esto mismo sucede con las otras funciones corporales, ocasionado un desgaste energético importante que impide asimilar correctamente los nutrientes que se ingieren.

  • SENSACIÓN DE DEBILIDAD. La Anemia está relacionada con la falta de fuerza corporal y el cansancio permanente. Esta falta de fuerzas también se da a nivel mental. Surge, así, un sentimiento interno, psicológico, de debilidad general que nos hace sentir incapaces de realizar cualquier tarea, originando sensaciones de “no poder”, haciendo que la autoestima se vea afectada. La anemia es la incapacidad de la sangre de tener la suficiente potencia para encarar las funciones vitales normalmente. Esto puede traducirse como nuestra incapacidad emocional para conseguir lo que se anhela. La lucha entre lo que uno es y lo que quisiera ser, entre lo que sucede y lo que queremos que suceda, quita energía, desvitaliza y baja las defensas orgánicas.

¿Que se Puede Hacer para Combatir la Anemia?

Ante todo debe consultarse al médico, quien prescribirá el trata-miento más adecuado para cada caso particular. Dicha terapéutica debe ir acompañada de un cambio de hábitos y actitud frente a la vida, una alimentación equilibrada y una actividad física constante. De esta manera ayudar a la pronta recuperación y evitar la reincidencia.

Debemos buscar qué originó el problema, y corregir la causa para lograr la solución.

En el caso de la Anemia ocasionada por la pérdida abundante de sangre durante la menstruación, por ejemplo, es necesario comprender qué causa esa abundancia. En general se relaciona con una sobrecarga muy grande en los días previos al sangrado. Las chicas y las mujeres de hoy son hiperactivas y con un nivel de autoexigencia muy alto; tienen la necesidad interna de hacer, hacer y hacer. Por eso se cargan de tensiones, angustias y responsabilidades, que terminan mostrando cierta irresponsabilidad para con si mismas. Una de las formas que tiene el cuerpo de descargarse, de sacar afuera todo lo acumulado, es a través de la menstruación.

Tanto hombres como mujeres, tensionamos nuestra zona pelma, donde se encuentra el centro de las sensaciones. Vivimos en una sociedad de seres muy pensantes a quienes les cuesta relajarse y entregarse de forma natural a los acontecimientos de la vida. Tanto pensamiento mecánico ha ido en desmedro de lo sensual, lo sexual, lo amoroso, lo sensitivo y lo perceptivo Este exceso de pensamiento bloquea energética y físicamente la zona baja del cuerpo.

En general, todos los casos de Anemia se pueden mejorar teniendo en cuenta las siguientes pautas:

  • ALIMENTACIÓN. El hecho de que esta enfermedad aqueje también a personas obesas, se relaciona, entre otras cosas, con una incapacidad del organismo para absorber minerales, vitaminas y nutrientes en general, debido a la existencia de una sangre de mala calidad que impide su fijación.

    En lo que respecta a la dieta, el exceso de grasas saturadas, harinas (incluso las integrales), azúcar, sal y alimentos refinados en general, el consumo de comida Fast-food o demasiado condimentada, así como el alcohol y los químicos en general, impiden que vitaminas y minerales se fijen en el cuerpo.

    La Anemia ha de resolverse, en lo que a la dieta se refiere, no sólo incorporando alimentos que contengan hierro, vitamina C (para fijar el hierro), ácido fólico (para la producción de glóbulos rojos) y vitamina B12, sino también, dejando de consumir aquellos productos que impiden la absorción de nutrientes.

Las fuentes más importantes de:

Vitamina B12. Germen de trigo, semilla de girasol, derivados de la soja, brotes de legumbres, algas (la más rica es la spirulina). Tambieén la levadura de cerveza, perejil, yogur, queso, avena. Se sintetiza también en el colon a través de la flora.

Acido fólico. Trigo burgol, poroto de soja, germen de trigo, espárrago, hojas de nabo, garbanzo, semillas de girasol, naranja, brócoli, remolacha, frambuesa, palta, repollito de bruselas.

Vitamina C. Pimiento, frutilla, pomelo, kiwi, naranja, repollito de bruselas, tomate, brócoli.

Hierro. Germen de trigo, mijo, cebollita de verdeo, poroto de soja, semilla de sésamo, perejil, semilla de lino, pistacho, lenteja, damasco, higo, levadura de cerveza seca, rúcula, azúcar integral, polen de abejas.

  • ACTIVIDAD FÍSICA. Tanto en hombres como en mujeres, realizar una actividad física que implique movimiento de la pelvis ayuda a desbloquear la energía contenida en la zona baja de cuerpo. Esta zona es el centro vital por excelencia, ya que desde allí surge la vida y, también, se elimina la mayoría de los desechos.

    Las danzas (árabe, latina, etc.) y el yoga, son una excelente gimnasia. Permiten la conexión con las sensaciones y ayudan a aflojar y relajar.

  • FANGOTERAPIA E HIDROTERAPIA. La tierra y el agua aportan al organismo nutrientes que penetran en el a través de la piel. Caminar descalzo por el césped en la mañana, y realizar tratamientos de fangoterapia con aplicaciones semanales. Estas son prácticas muy saludables que aumentan las defensas y vitalizan.

    Los baños en arroyos y ríos de montaña aportan muchos minerales, lo mismo que el agua de mar. Esta práctica, además de levantar muchísimo las defensas del organismo, suele nivelar el hierro en sangre.

  • MEDITACIÓN. Como contrario de todo lo anterior, cuando uno se aquieta, tratando de conectarse con su interior, da lugar a que emerja un estado de fortaleza interna que contrarresta el sentimiento de debilidad que y genera la Anemia.