La Mandarina. Propiedades y Beneficios

La Mandarina. Propiedades y Beneficios

Beneficios de la Mandarina. Propiedades Nutricionales y Saludables

Es el fruto del mandarinero (Citrus nobilis), árbol perteneciente a la familia de las Rutáceas, con características similares al naranjo, aunque más pequeño y delicado.

Al igual que el resto de los cítricos, la mandarina proviene de las zonas tropicales de Asia. Su nombre alude al color de los trajes que utilizaban los mandarines, altos gobernantes de la antigua China.

Propiedades y Beneficios de la Mandarina

Por las vitaminas que contiene, resulta de utilidad para prevenir enfermedades infecciosas.

Se la recomienda a obesos y diabéticos por su bajo aporte en hidratos de carbono. Además, a diferencia de la naranja, es bien tolerada por enfermos hepáticos y de la vesícula biliar.

Ayuda a regularizar las evacuaciones, especialmente en los niños, por su riqueza en fibra que le confiere un suave efecto laxante.

Su elevado contenido de agua, potasio y ácido citrico, convierte a la mandarina en una fruta alcalinizante y diurética, favorable para quienes padecen gota, dolores articulares, reuma, o sufren una incapacidad metabólica que les impide transformar y eliminar convenientemente los ácidos.

Además, los ácidos citrico y fórmico que posee, disuelven sustancias morbosas que luego se eliminan por orina, purificando la sangre y desintoxicando el organismo.

Existen muchas variedades de esta fruta (clementina, oroval, satsuma, etc.), pero todas tienen forma esférica ligeramente aplanada.

Cuando está a punto, su cáscara es brillante, de color naranja rojizo y se separa fácilmente de los gajos. Aunque el mejor indicativo de su madurez es su olor: cuánto más dulce e intenso sea, mejor.

Guardar las mandarinas en la parte menos fría de la heladera. Se conservarán durante 1 mes.

Es una fruta muy apetecida por los niños. Su sabor dulce la torna muy refrescante y apetitosa si se consume al natural o en forma de zumo. Los gajos se utilizan habitualmente en repostería como ingrediente decorativo de tartas y pasteles.

La mandarina también se emplea para confeccionar mermeladas, sorbetes, helados y licores.

No conviene consumirla como postre, pues sus ácidos y el agua que contiene pueden perturbar la digestión.