Tai Chi Chuan. Arte Marcial Terapéutico

Tai Chi Chuan. Arte Marcial Terapéutico

Beneficios del Tai Chi Chuan. Práctica de Arte Marcial Terapéutico

El Tai Chi Chuan es un antiguo arte marcial chino de características terapéuticas, también conocido como “meditación en movimiento”.

Historia – Beneficios del Tai Chi Chuan

Su origen es incierto, y aún hoy despierta polémicas.

Una leyenda popular le atribuye su creación al monje taoísta Chang San Feng, quien lo habría desarrollado en la montaña de Wudang en el sur de China, durante la dinastía Ming, y cuyos discípulos lo habrían llevado a distintos puntos del imperio. Según esta leyenda, mientras observaba la lucha entre una serpiente y una urraca, Chang San Feng comprendió la superioridad de la suavidad y la flexibilidad sobre la dureza, y se sintió inspirado en agrupar esos movimientos dando origen al Tai Chi Chuan.

Otra historia, con menos adeptos, afirma que Chang Shan Feng aprendió este arte en sueños. Mientras dormía, se presentó un Dios que le transmitió los secretos del Tai Chi Chuan. Al día siguiente, estos conocimientos le sirvieron para vencer a varios bandidos que intentaban robarle los textos sagrados que transportaba desde el monasterio de Wudang hacia otro templo.

Como se Practica? – Beneficios del Tai Chi Chuan

Se realiza ( muy importante) repitiendo una sucesión de movimientos lentos, circulares y encadenados, conocida con el nombre de forma.

La forma, continua y flexible, es la base del Tai Chi Chuan, y en ella se sintetizan todas las enseñanzas que se van adquiriendo. A lo largo de una forma, cada movimiento en sí mismo, constituye un modo de defensa y contraataque (retirarse primero aceptando y luego, si lo requiere el momento, contragolpear).

Su ejecución involucra todo el cuerpo. Si se realiza un movimiento hacia arriba, después hay otro hacia abajo, si se efectúa un movimiento hacia adelante, luego le sigue otro hacia atrás, y así sucesivamente. Siempre se busca lograr el equilibrio entre los opuestos complementarios: Yin y Yang.

Las técnicas comprendidas en el Tai Chi Chuan, que originalmente tenían como objetivo desarrollar la fuerza interna para el combate, hoy día resultan efectivas como ejercicios preventivos y terapéuticos.

Los estilos más conocidos de este arte son: Chen, Yang, Wu y Sun, cuyos nombres se corresponden con los apellidos de las familias que los crearon.

En general, se considera que el estilo Yang es el más terapéutico, debido a sus movimientos lentos y continuos, con posiciones altas que exigen menos proporción de fuerza.

Cuales son los Beneficios del Tai Chi Chuan

En China, millones de ciudadanos practican este arte en los parques, antes de ir al trabajo.

La práctica del Tai Chi Chuan ayuda a reunificar toda la energía que está dispersa y se malgasta. El primer efecto será una sensación de bienestar en todo el cuerpo. Los huesos y las articulaciones se fortalecen, y los músculos se relajan. Esto genera un efecto descontracturante que tiende a eliminar las tensiones nerviosas. Además, se favorece la función glandular y se mejoran los reflejos.

La capacidad respiratoria aumenta, y la respiración, profunda y abdominal, ejerce un efecto benéfico sobre los órganos internos.

La rotación continua de cadera y cintura, aporta elasticidad a los músculos abdominales que, al contraerse, masajean el estómago y los intestinos, lo cual produce mejoras en el proceso digestivo.

La circulación de la sangre mejora, regularizándose la presión arterial y disminuyendo las dolencias, especialmente las crónicas.

La columna vertebral se refuerza y flexibiliza.

En definitiva, sus movimientos, suaves y armoniosos, fortalecen de manera no agresiva el cuerpo, volviéndolo más vital.

En el aspecto psicológico, proporciona seguridad y autoestima, equilibra las emociones, descansa la mente y aumenta la relajación.

Al disminuir los niveles de estrés, permite controlar las patologías que éste provoca.

No hay límite de edad ni contraindicaciones para el ejercicio de esta disciplina.

Los momentos más convenientes para su práctica son a primera hora de la mañana, cuando comienza a salir el Sol. También por la tarde, al ponerse el Sol.