Un Sustituto de la Carne y Lácteos Empleado desde los Aborígenes

Un Sustituto de la Carne y Lácteos Empleado desde los Aborígenes

El Bertholletia excelsa, conocido vulgarmente como Castanheiro, es un árbol enorme (supera los 48 metros de altura) que abunda en Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador y en el Brasil Amazónico. Produce cerca de 300 vainas por temporada que, al madurar, dejan caer entre 12 y 25 frutas, denominadas Nueces del Brasil o Castañas de Para (por su presencia predominante en el estado brasileño de Pará).

Esta fruta oleaginosa es de forma triangular, de más o menos 4 centímetros de longitud. Está constituida por una cáscara leñosa, rugosa y muy dura que encierra la parte comestible: una semilla de pulpa blanca, aceitosa y de sabor agradable, revestida por una piel delgada, opaca y de color marrón.

PROPIEDADES MEDICINALES DE LAS CASTAÑAS DE PARA

Por siglos, las tribus aborígenes del Amazonas han confiado en ellas para reemplazar la carne y los lácteos en su dieta, debido a su riqueza en proteínas y grasas. Por ello, su ingesta debe ser moderada en los regímenes que no sean vegetarianos estrictos.

Son muy recomendables para los niños por su contenido de excelsina, una proteína con todos los aminoácidos esenciales necesarios para el crecimiento, desarrollo y mantenimiento de los tejidos del cuerpo. También se aconseja a quienes realizan trabajos físicos intensos y a los deportistas.

Por ser rica en fósforo se recomienda a los trabajadores intelectuales y a los estudiantes.

Consumidas diariamente en forma de leche vegetal o en ensaladas (bien masticadas y en cantidades adaptadas a cada caso particular), las Castañas de Pará resultan de gran beneficio para: desnutridos, debilitados, anémicos, enfermos de los nervios, etc.

El aceite de Castaña de Pará es de buen sabor y se utiliza para condimentar ensaladas y otros platos. Además, por su riqueza en emolientes y antioxidantes es empleado para confeccionar jabones y champús: es un excelente humectante de la piel y reconstituyente del cabello quebrado y sin vida, al que le otorga brillo y suavidad.

La temporada de cosecha de esta fruta, en Brasil, es en junio y enero.

La celulosa y los ácidos volátiles contenidos en la piel marrón que las recubre, pueden provocar flatulencias e irritar el tubo digestivo. Conviene dejarlas en remojo durante 3 minutos en agua recién hervida (bien caliente), enjuagarlas con agua fría y quitarles la piel, que se desprende con facilidad.

INFORMACION NUTRICIONAL DE LAS CASTAÑAS DE PARA (cada 100 grs)

  • Energía (Kcal): 640

  • Proteínas (g): 13,2

  • Lípidos: (g): 60,3

  • Carbohidratos (g): 20,5

  • Sodio (mg): 100

  • Potasio (mg): 1344

  • Calcio (mg): 166

  • Fósforo (mg): 660

  • Hierro (mg): 3,2

  • Vitamina B1 (mg): 1,09 – B2 (mg): 0,12 – B3 (mg): 7,7 – C (mg): 10

LECHE DE CASTAÑAS DE PARA (RECETA)

Ingredientes

  • 5 castañas de Pará

  • 250 ml de agua filtrada o agua mineral

  • Miel, a gusto

Preparación

Pelar las castañas de Pará y licuarlas con el agua. Colar con un colador de tela o de malla fina, apretando bien para extraer toda la leche. Se le puede añadir un poquito de miel. El residuo puede agregarse a ensaladas crudas.

Mas información sobre recetas y preparación de leches vegetales AQUI

Mas información sobre bebidas naturales preparadas con semillas AQUI