La Dulce Energía Concentrada en Esta Fruta. Conoce los Beneficios

La Dulce Energía Concentrada en Esta Fruta. Conoce los Beneficios

La Uva es una de las frutas más conocidas en la antigüedad por sus excelentes cualidades nutritivas y curativas.

Propiedades de las Uvas

  • La uva transforma la energía solar en azúcar natural, de ahí su delicado sabor dulce. La composición de este azúcar es tan simple que el organismo lo puede asimilar casi sin trabajo. De esta manera transforma este fruto en un combustible puro y de gran calidad. Es ideal para debilitados, convalecientes, ancianos, niños pequeños, deportistas, trabajadores, madres que amamantan, etc.

  • Alcaliniza el organismo con sus sales minerales, entre ellas el potasio (del cual es muy buena fuente).

  • Beneficia a los estreñidos al estimular las contracciones intestinales (efecto laxante suave).

  • Es muy útil para los hepáticos por su acción colagoga (aumenta y estimula la expulsión de bilis).

  • Es refrescante, desintoxicante, descongestiva, vitalizante, diurética, estimulante de las funciones del intestino, hígado y células en general, facilitando la renovación de los tejidos.

  • Se recomienda a personas que deben permanecer en cama, recién operadas, enfermas de cáncer o que padecen de problemas de estómago, intestino, hígado, vesícula biliar, bazo y riñones.

  • Las Propiedades de las Uvas ayudan a la digestión; purifica y renueva la sangre, haciéndola más fluida.

  • Desinfecta el intestino con los ácidos que contiene, contribuyendo a mantener el medio ácido normal del colon y la flora acidófila.

  • Por su contenido en lecitina es ideal para quienes sufren trastornos nerviosos. También quienes padecen agotamiento por exceso de trabajo físico y mental. Es un relajante suave.

  • Cuando hay fiebre, se puede dar jugo de uva al paciente par aumentar sus defensas y nutrirlo.

Las uvas negras y rojas tienen un alto contenido de bioflavonoides (antioxidantes que neutralizan los radicales libres), por lo que ayuda a proteger el organismo contra el cáncer y las enfermedades cardíacas.

Pueden clasificarse según su color en blanca (verde), roja y negra. Puede consumirse fresca o seca (pasa de uva).

El problema principal de esta fruta, son los contaminantes que se adhieren sobre el pellejo. Antes de comerlas, conviene separar los granos del racimo y lavarlos con abundante agua. Hágalo bajo la canilla, de manera que el chorro caiga sobre ellas con fuerza, al mismo tiempo que, se los mueve con las manos para conseguir una limpieza lo más perfecta posible. También pueden lavarse con agua salada o bicarbonatada y luego enjuagarlos para quitar bien toda la suciedad.