Propiedades de las Semillas de Sésamo. Saludable para Huesos y Dientes

Propiedades de las Semillas de Sésamo. Saludable para Huesos y Dientes

Propiedades de las Semillas de Sésamo. Saludable para Huesos y Dientes

El sésamo (Sesamum india cum) es una planta oleaginosa de la familia de las Pedaliáceas, cultivada desde tiempo remotos por sus semillas. Su origen es incierto, aunque muchos investigadores consideran que procede de Etiopía (África). En la actualidad, es cultivada en casi todos los países tropicales.

PROPIEDADES DE LAS SEMILLAS DE SESAMO

El sésamo es rico en proteínas de alto valor biológico (con elevada proporción de metionina).

Es buena fuente de fibra insoluble y mucílagos, que le confieren acción laxante suave y cualidades protectoras de la flora intestinal.

Aporta lecitina y abundantes ácidos grasos (en su mayoría insaturados), que ayudan a reducir los niveles de colesterol en sangre. También posee antioxidantes de la familia de los lignanos, que brindan estabilidad a los ácidos grasos, evitando que la semilla enrancie con facilidad.

Por su alto contenido en calcio, resulta beneficioso para la salud de huesos y dientes.

Además, según expertos en nutrición, es: alcalinizante de la sangre, reconstituyente muscular y nervioso, potenciador de la memoria, energizante, mineralizante, protector circulatorio y fortalecedor del sistema inmune.

Las semillas de sésamo son pequeñas, planas, ovaladas y con un delicado sabor a nuez. Pueden ser de color blanco, gris o negro.

Se comercializa en forma de semilla entera (integral o pelada) o molida, y de aceite comestible. También, como integrante de diversas preparaciones: gomasio, tahín, haiva, multisemillas, etc.

Las semillas integrales deben guardarse en un recipiente hermético, en lugar fresco, seco y oscuro. En condiciones óptimas, se conservarán casi por un año. Las semillas peladas, en cambio, son más propensas al enranciamiento, por lo que deben almacenarse en la heladera.

Las semillas de sésamo pueden consumirse crudas o tostadas, agregándolas a ensaladas, verduras cocidas, postres, panes, yogures, galletas, etc. También suelen usarse como rebozador o como elemento decorativo.