Carqueja. Un sin Fin de Propiedades Medicinales

Carqueja. Un sin Fin de Propiedades Medicinales

El Baccharis es un arbusto perenne, dioico y glabro, perteneciente a la familia de las Compuestas. Se lo conoce popularmente con los nombres de: Carqueja, Carquejilla (Argentina) o Carqueixa (Brasil).

La altura que alcanza oscila entre los 30 y 90 centímetros. Posee muchas ramificaciones; tallos bialados; hojas reducidas a brácteas inconspicuas; y flores dispuestas en capítulos pequeños, sésiles, distribuidos en espigas laxas en el ápice de tallos.

Es oriundo de América del Sur. Se encuentra distribuido geográficamente en: Paraguay, Uruguay, sur de Brasil, y centro y noroeste de Argentina.

Se reproduce a partir de semillas que se siembran en primavera. Pero si se han seleccionado plantas por algunas características particulares convendrá hacerlo por esquejes. Preferentemente deben ser las partes basales de las ramas que sean más leñosas.

APLICACIONES MEDICINALES

En uso interno, generalmente se emplea en cocimiento al 20 por mil, o sea, hirviendo 20 gramos de hojas de carqueja en 1 litro de agua, durante 15 minutos. Para realizar una cura se bebe 1 litro de esta tisana diariamente. Como es muy amarga, se puede disimular su gusto con azúcar quemada o peperina.

Puede afirmarse, sin temor a exagerar, que la carqueja es una verdadera panacea para el hígado y la vesícula biliar, razón por la que forma parte de numerosos productos farmacéuticos rotulados como colagogos y coleréticos. Se emplea para mejorar los casos de: litiasis biliar, congestión hepática, insuficiencia de bilis, ictericia, cirrosis, cólicos hepato-biliares, etc.

Su uso continuo ayuda a que desaparezcan las manchas de la cara que se producen debido a las enfermedades del hígado.

Actúa como tónico de la función gástrica, siendo recomendada para: dolores de estómago, falta de apetito y casos de indigestión.

Por sus cualidades diuréticas es adecuada en casos de insuficiencia renal (edema, infección, orina turbia, etc.); pero no se recomienda su uso si hay inflamación aguda de los riñones.

Depura la sangre y combate la acumulación de ácido úrico e impurezas en el organismo. De esta manera, ayuda en el tratamiento de: acné, eccema, urticaria, erupciones, artritis, gota, etc.

En las regiones andinas y litoral de Argentina, se suele emplear para corregir la impotencia del hombre y la esterilidad de la mujer. Además, los indios pampa, ranquelinos y araucanos, atribuían al uso de esta hierba, el conservar fuerza y vigor hasta edades avanzadas.

En uso externo, ayuda a la curación de los problemas de la piel, favoreciendo la limpieza y el secado de cualquier tipo de úlcera o herida. Se emplea en compresas al 50 %, o sea, se hierven 500 g de hierba en 1 litro de agua, durante 15 minutos, se deja entibiar, y luego se embebe un paño con este cocimiento y se aplica sobre la herida, cambiando el paño periódicamente.

En regiones de Argentina, se emplea desde tiempos remotos para mejorar a quienes padecen de lepra o tipos de reuma.

Dentro del Sistema Floral del Amazonas, la esencia de carqueja se utiliza en pacientes que temen tomar decisiones que les representen salir de su funcionamiento esquemático, metódico, ritualístico y perfeccionista. Es ideal para personas vistas como ridículamente correctas, maniáticas por el orden y la limpieza, con dificultad para manejar los cambios y lo imprevisto. Estos sujetos suelen ser intolerantes con los demás, amargados, controladores y altamente preocupados.

PRECAUCIONES Y RECOMENDACIONES

Se aconseja consultar a un médico avezado en fitoterapia la forma de consumo y la dosis adecuada para cada caso.