El Cáncer y el Sistema Inmune.

El Cáncer y el Sistema Inmune.

Causas del Cáncer Relacionado con el Sistema Inmune

Indudablemente, la mejor forma de hacer prevención es mantener el cuerpo fuerte y libre de toxinas. El cáncer no tiene lugar para desarrollarse en un organismo que cuenta con una corriente de sangre pura y oxigenada, con células cargadas de energía vital y un sistema inmunológico que funciona de manera óptima.

Durante años, el Instituto Nacional del Cáncer (EE.UU.) mantuvo como postura que esta enfermedad nada tenía que ver con la alimentación. Sin embargo, pruebas recientes y más contundentes, los obligó a cambiar de opinión. Actualmente. este organismo sostiene que las frutas (palta, naranja, banana, manzana, durazno, melón, sandía y arándano, entre otras) y los vegetales de hojas verdes (acelga, rúcula, espinaca. etc.) y los de color amarillo (incluyendo la zanahoria y el brócoli) contienen todas las vitaminas y fibras necesarias para prevenir el cáncer. También recomienda no descuidar el consumo variado de legumbres y semillas crudas (estas últimas, trituradas para su mejor digestión), de aceites vegetales de primera presión en frío, y el consumo esporádico de pescado de mar o de aguas profundas, los cuales deben formar parte de la dieta de cada individuo.

Todos tenemos células cancerosas dentro de nuestro cuerpo, aún los niños. Sin embargo, dado que las células del cáncer tienen la particularidad de ser más débiles que las células normales, si el sistema inmunológico se mantiene fuerte y saludable, nuestros glóbulos blancos tendrán los recursos necesarios para destruir estas células maliciosas y el cáncer no se desarrollará.

Si el cáncer ya ha sido diagnosticado, recomiendo buscar profesionales que contengan al paciente con afecto y que no lo invadan con estudios o tratamientos agresivos para el sistema inmunológico.

La mente humana es muy poderosa y hay que tener mucho tacto a la hora de hablar con un enfermo (tenga o no diagnóstico de cáncer). No me parece correcto cuando a los pacientes se les apunta con el dedo y se les afirma que si no se hacen tal estudio, o no reciben tal tratamiento, se van a morir. Eso los asusta aún más, y los médicos holísticos sabemos muy bien que el miedo es un factor determinante en la disminución de la inmunidad. Además, la gente presa del pánico no suele obrar con sentido común.

ALGUNAS RECOMENDACIONES PARA MEJORAR LA INMUNIDAD Y LA SALUD GENERAL

  • Beber abundante agua pura

En lo posible consumir agua de red, natural (no fría) y purificada con filtro de agua hogareño.

Los minerales presentes en el agua mineral son inorgánicos y podrían dañar la salud, por lo tanto, no es bueno abusar de su consumo. Los dos tipos de agua que no contienen minerales inorgánicos son: el agua purificada y el agua pasada por el proceso de osmosis-reverso.

La cantidad de líquido a consumir dependerá principalmente de las actividades de cada uno, la transpiración y la sed. Por lo general, se recomienda beber entre 1.5 y 2 litros de agua por día, lejos de las comidas para evitar que se diluyan los ácidos gástricos y se retrase la digestión.

También es aconsejable ingerir jugos naturales recién preparados y licuados de frutas crudas (sin mezclar con otros alimentos, como los lácteos), al menos 3 veces por día.

  • Tomar baños de Sol

Exponer el cuerpo a los primeros rayos del Sol (amanecer) o a los últimos (atardecer) es sumamente beneficioso porque permite la síntesis de vitaminas y aumenta la energía vital.

Si se tiene piel clara, lo indicado es comenzar exponiéndose 10 minutos por día y luego ir aumentando el tiempo gradualmente hasta un máximo de 60 minutos. Durante los baños de Sol no es conveniente aplicarse lociones o protectores solares, y mucho menos, aceites. Tampoco es recomendable usar lentes de sol mientras se toman estos baños; hay que cerrar los ojos y dejar que la energía solar penetre en el área y la nutra.

El médico finlandés Hass Strander descubrió que administrando interferón a pacientes terminales con cáncer de hueso, el número de supervivientes sanados a largo plazo se duplicaba. El interferón es una glicoproteina producida por nuestros propios glóbulos blancos, que ha resultado eficiente contra varios tipos de cáncer (carcinomas, sarcomas y leucemias, entre otros). La exposición al Sol es un gran estimulante para aumentar la actividad de glóbulos blancos, así, la producción de interferón.

  • Controlar el equilibrio pránico

Todo en este planeta tiene una frecuencia eléctrica que lo distingue (las plantas, los animales, el cuerpo humano… también las células cancerígenas). Nuestro cuerpo puede desviarse fácilmente de la frecuencia eléctrica en la cual debe estar, dando lugar a la aparición de la enfermedad. ¿Cómo podemos devolverlo a la frecuencia adecuada? Muy sencillo: parándonos o caminando descalzos sobre la tierra. Si bien ponerse zapatos protege la integridad de los pies, no es algo natural porque aísla el cuerpo del suelo. Por ende, será muy beneficioso permanecer al menos 10 minutos por día sobre el suelo y sin zapatos, al aire libre, respirando aire cargado de prana.

Otra forma de mejorar la circulación energética del cuerpo es bañarse con frecuencia y evitar los antitranspirantes. También, usar ropa de algodón y zapatos con suela de cuero.

  • Respirar aire puro y fresco

Fuera de la casa, en espacios abiertos, ayuda a limpiar los pulmones y a mejorar la circulación sanguínea y energética. El aire fresco que se respira cerca del mar, de un río, de una cascada, o después de una fuerte lluvia, no sólo está cargado de iones negativos (cargas buenas para la salud), sino que además resulta beneficioso contra el cáncer. Es un hecho conocido que las células cancerosas no pueden vivir con oxígeno. Por eso, hay que asegurarse el tener bastante aire puro en el dormitorio durante la noche. Puede dejar la ventana abierta, aunque sea parcialmente, aún en invierno.

  • Practicar gimnasia regularmente

Caminar ágilmente (no trotar) de 20 a 60 minutos por día es un muy buen ejercicio. Si no se está en estado, lo mejor es empezar poco a poco, e ir aumentando la distancia gradualmente. También es excelente la práctica de Yoga, Meditación, Tai Chi, Danzas que den alegría, y terapias de sanación integral.

  • Mantener una, actitud positiva

Buscar lugares con gente alegre y optimista que no esté continuamente hablando de enfermedades. Apartarse de las personas ruidosas, conflictivas y pesimistas. ¡Huir de ellas! Un corazón alegre hace más bien que cualquier medicina.

  • Descansar

Cenar liviano y temprano. Mientras menos tarde se acuesta uno a dormir por la noche, mejor. Cada hora de descanso antes de la medianoche equivale a 2 horas de sueño.

  • Mantener controlado el estrés

La mayoría de las personas que vienen al consultorio con alteraciones metabólicas o enfermedades como cáncer, artritis, etc. estuvieron sometidas a mucho estrés. Hay que aprender a delegar en Dios aquellos problemas que no se pueden solucionar. Acepten la ayuda divina. Dios es todopoderoso y sanador. No hay que guardar rencores, culpas, penas, etc. dentro del corazón porque no les permitirán sanar.

Con una alimentación correcta se puede hacer prevención y también sanar. Mucho mejor aún, si aprendemos a respirar, sonreír y gozar a pleno cada instante de la vida.

Dra. Nanci G. Strauss
Médica