Saltar al contenido
Mi Medico Natural

9 Razones para Comer Semillas de Chía. 2 Recetas.

comer semillas de chia

Mucha gente parece no haber oído hablar de las semillas de chía todavía. Este “súper alimento” no es nuevo, pero desde hace un tiempo ha sido redescubierto. La planta es originaria de México, pertenece al género de la salvia y fue utilizada por los aztecas y los mayas como una importante fuente de alimento hasta que fue olvidada. Eran la ración de supervivencia real para los guerreros aztecas: 2 cucharadas llenas de semillas remojadas en agua fortificaron a una persona durante 24 horas.

Hay semillas blancas y negras, a pesar de ser de diferente color, no difieren en su contenido nutricional.

9 Razones para Comer Regularmente Semillas de Chía.

Las semillas de chía son ricas en ácidos grasos omega-3. Contienen ácidos grasos omega-3: omega-6 en la proporción ideal de 3: 1.

Contienen también grandes cantidades de nutrientes como calcio, magnesio, cobre, zinc y hierro. El boro, elemento traza adicionalmente contenido, admite la absorción de calcio.

Las semillas de chía tienen un efecto positivo en el nivel de azúcar en la sangre, porque la fibra soluble contenida ralentiza la descomposición de los carbohidratos en azúcar y, por lo tanto, proporciona energía de larga duración. Este efecto podría ser interesante para los atletas, así como para las personas con antojos regulares o para los diabéticos. El rendimiento de resistencia en los deportes mejora y el deseo de comida dulce o comida chatarra disminuye notablemente gracias a estas semillas.

Gracias a su sabor neutro, pueden mezclarse con cualquier tipo de comida. Aumentan el efecto de saturación de los alimentos y, por lo tanto, indirectamente pueden ayudar a perder peso.

Proporcionan el doble de proteína que otras semillas o cereales. Las semillas de chía incluso proporcionan una buena cantidad de los 8 aminoácidos esenciales.

Las semillas de chía son libres de gluten. Por lo tanto, son una buena alternativa a los cereales ricos en proteínas para las personas con intolerancia al gluten o celíacos.

Las semillas de chía pueden ayudar a la digestión. Al hincharse, las semillas aumentan su volumen de nueve a doce veces en diez minutos y, por lo tanto, aumentan el volumen de las heces. La fibra soluble ayuda a prevenir el estreñimiento, o diverticulitis, y tiene un efecto de limpieza intestinal al ayudar a la eliminación de depósitos. Por lo tanto, más nutrientes pueden ser absorbidos nuevamente. También puede aliviar la acidez estomacal sin efectos secundarios no deseados.

Si las semillas de chía se hinchan antes de su consumo, también pueden almacenar grandes cantidades de líquido y así ayudar a mantener el equilibrio de agua en el cuerpo, especialmente durante el ejercicio extenuante, sin ser pesado en el estómago.

Gracias a los poderosos antioxidantes que contiene, las semillas de chía se pueden almacenar de cuatro a cinco años sin pérdida de contenido de nutrientes, sabor u olor (a diferencia de otras semillas, como las semillas de lino, que rápidamente se vuelven rancias).

Receta de Semillas de Chía con Limón

Ingredientes

  • 1 cucharadita de semillas de chía
  • 300ml de agua
  • 1 cucharada de miel
  • 1 limón

Preparación

  • Remoje las semillas de chía en medio vaso de agua durante una hora.
  • Exprima el limón y vierta el jugo en un vaso de agua.
  • Mezcle las semillas de chía con el jugo de limón y agregue la miel. Esto funciona mejor si la preparación se realiza en una licuadora.

Receta de Barritas de Cereales de Chía

Ingredientes (para 12 unidades)

  • 36 g de semillas de Chía
  • 250 g de almendras y nueces
  • 175 g de dátiles
  • 130 g de avena
  • 50 g de semillas de sésamo
  • 4 cucharadas de miel
  • 50 g de aceite de coco
  • 3 cucharadas de cacao en polvo

Preparación

Mezcle 36 g de semillas de chía (3 cucharadas) con 130 ml de agua y remoje durante 30 minutos. Picar 250 g de almendras y frutos secos. También corte 175 g de dátiles en trozos pequeños. Precalentar el horno a 150 grados.

Mezcle 130 g de harina de avena con las nueces picadas y almendras, y 50 g de semillas de sésamo.

Coloque 4 cucharadas de miel y 50 gramos de aceite de coco en una cacerola a fuego medio. Agregue 3 cucharadas de cacao en polvo y los dátiles. Mezcle la preparación de avena y la de chía.

Coloque la mezcla en una bandeja cubierta con papel de hornear y forme un rectángulo de aproximadamente 2 cm de espesor. Presione firmemente con sus manos para compactar. Hornee en el horno caliente, en la parrilla del medio, durante 20 minutos. Deje que se enfríe completamente y corte en 12 barras con un cuchillo afilado.

¿Dónde puede comprar semillas de chia?

Las semillas de chía están disponibles en tiendas naturistas y supermercados orgánicos o en línea. Mientras tanto, también se encuentran en tiendas de descuento bien surtidas. Los sellos orgánicos garantizan que la planta se cultivó sin pesticidas, lo que hace que los productos sean un poco más caros.