Saltar al contenido
MI MEDICO NATURAL

Como Evitar Dañar los Riñones. 9 Consejos Básicos

Evitar Dañar los Riñones

Si queremos evitar dañar los riñones, debemos conocer estos consejos básicos para el cuidado de los mismos.

Nuestros riñones son órganos que se encuentran justo debajo de la caja torácica a cada lado de la columna vertebral. Desintoxican la sangre y ayudan al cuerpo a filtrar los productos de desecho a través de la orina.

Nuestros riñones también regulan el contenido mineral de calcio y fosfato en el cuerpo y producen hormonas importantes que regulan la presión arterial y la producción de glóbulos rojos. También ayudan a eliminar el exceso de agua del cuerpo o lo almacenan cuando el cuerpo necesita más.

La salud y el funcionamiento de los riñones tienen un gran impacto en la salud general del cuerpo. Los problemas renales se pueden manifestar por una variedad de síntomas. Un cambio en el color o la cantidad de orina, sensación de frío constante, mareos, vómitos, fatiga, agotamiento, anemia, picazón en la piel, mal aliento y dolor repentino en el cuerpo son síntomas comunes de problemas renales.

Con tales síntomas, se debe consultar a un médico para evitar consecuencias graves.

Existen varias causas de problemas renales. Además, algunos hábitos diarios pueden afectar la función de los riñones y causar daños.

Como Evitar Dañar los Riñones. 9 Hábitos para Adoptar

Consumo de agua insuficiente

Una de las principales funciones de los riñones es purificar los productos de desecho metabólicos del cuerpo y regular la producción de eritrocitos.

La ingesta insuficiente de agua concentrará la sangre y reducirá el flujo sanguíneo a los riñones. Esto interfiere con la capacidad de los riñones para eliminar las toxinas del cuerpo. El resultado: el cuerpo acumula más toxinas que causan problemas de salud.

Dependiendo de la actividad física y el tamaño corporal, el cuerpo necesita de 2 a 3 litros de líquido por día para mantenerse hidratado. Beber demasiada agua también puede ser una carga para los riñones.

Sin vaciamiento oportuno de la vejiga. Posponer la urgencia de orinar durante mucho tiempo es una de las principales causas de daño renal.

Si la orina permanece en la vejiga por un tiempo prolongado, la bacteria en la orina se puede multiplicar y propagar. Las bacterias dañinas son una causa común de infecciones del tracto urinario o inflamación de los riñones. Posponer la urgencia urinaria también aumenta la presión sobre los riñones y puede provocar insuficiencia renal e incontinencia.

El impulso de orinar es una señal natural del cuerpo y debe tenerse en cuenta.

Muy poco sueño

Durante el sueño, se producen diversos procesos de regeneración. El sistema inmune está trabajando a toda velocidad y el tejido del órgano se está renovando. La falta de sueño interfiere con el proceso de renovación y puede causar daño a los riñones y otros órganos.

Si queremos evitar dañar los riñones, debemos saber que, la falta de sueño, también aumenta el riesgo de arteriosclerosis y presión arterial alta, que a su vez ejerce presión sobre los riñones.

Un adulto debe dormir de 6 a 8 horas por noche.

Consumir demasiada sal

Nuestros riñones metabolizan el 95 por ciento del sodio que se absorbe a través de la dieta.

Si se consume demasiada sal con regularidad, los riñones deben esforzarse más para eliminar el exceso de sal. Esto a su vez puede reducir la función renal y conducir a la retención de líquido en el cuerpo. La retención de líquido a su vez causa hipertensión y aumenta el riesgo de enfermedad renal.

No se deben consumir más de 5 gramos de sal por día (1 cucharadita de sal es aproximadamente 6 gramos) si queremos evitar dañar los riñones. Sudando mucho, se pierde más sal. En estos casos, el contenido de sal se debe adaptar al cuerpo para evitar la deficiencia de sal.

Consumo de demasiada proteína

Las proteínas son muy importantes para nuestro cuerpo. Sin embargo, el consumo excesivo de carne roja y otros alimentos ricos en proteínas puede aumentar el riesgo de enfermedad renal.

Durante la digestión, las proteínas ingeridas se dividen en aminoácidos y luego se convierten en urea. La urea se excreta a través de los riñones. El aumento de la ingesta de proteínas aumenta la carga metabólica en los riñones. El resultado: los riñones a menudo ya no logran filtrar el producto de degradación de la sangre y eliminarlo.

Esto aumenta el riesgo de insuficiencia renal, que interfiere con la formación de sangre y puede causar inflamación del cerebro. Las consecuencias comunes incluyen trastornos del sueño, aumento de la excitabilidad y trastornos de la personalidad.

Uso regular de analgésicos

Los analgésicos ayudan a controlar mejor el dolor y reducir la inflamación y la fiebre. Sin embargo, muchos analgésicos recetados atacan varios órganos y pueden dañar los riñones.

Algunos analgésicos recetados reducen el flujo de sangre a los riñones y empeoran la función renal. El uso a largo plazo de analgésicos recetados puede conducir a una enfermedad renal crónica e insuficiencia renal aguda.

Si la función renal se ve afectada, no se deben tomar analgésicos sin consultar al médico. En la función renal normal, los analgésicos deben tomarse solo en dosis bajas y, por un tiempo breve, si es posible.

Consumo excesivo de alcohol

El consumo excesivo de alcohol actúa como un veneno para el hígado y los riñones. Sobrecarga ambos órganos, deshidrata el cuerpo y altera la función renal. El alcohol también hace que el ácido úrico se almacene en los túbulos renales, que a su vez pueden ocluir los tubos. Esto aumenta el riesgo de insuficiencia renal.

Fumar

Este mal hábito, representa un riesgo para todo el organismo. Fumar aumenta la presión arterial, la frecuencia cardíaca, estrecha los vasos sanguíneos en los riñones y reduce el flujo sanguíneo. Puede aumentar el deterioro de la función renal y empeorar la enfermedad renal existente.

Demasiada cafeína

Demasiada cafeína aumenta el riesgo de presión arterial alta, que a su vez ejerce una gran presión sobre los riñones. La cafeína también promueve la excreción de calcio en la orina y aumenta el riesgo de cálculos renales.

Para prevenir la enfermedad renal, se debe reducir el consumo excesivo de cafeína. La cafeína está incluida en el café, refrescos, bebidas energéticas, chocolate y algunos medicamentos.

Hay varias causas de daño renal. Al optimizar nuestros hábitos diarios, podemos evitar dañar los riñones, reduciendo el riesgo de enfermedad renal y sentirnos más saludables y mejores todos los días.