Consejos sobre la Preparación de Jugos y Licuados

Consejos sobre la Preparación de Jugos y Licuados

Jugos Naturales y Licuados. Recetas y Consejos Sobre la Preparación

Los jugos naturales y licuados, ingeridos inmediatamente después de elaborados para que no pierdan la vitalidad, se han utilizado como curas para la salud desde hace siglos. Los naturistas consideran que su consumo en ayuna o al atardecer ayuda a “limpiar” el organismo, al eliminar desechos y toxinas.

El verano, por la abundancia de frutas y hortalizas frescas y jugosas, es la estación más propicia para su preparación. Son económicos, fáciles de hacer y constituyen la manera más natural y agradable de aportar al organismo, sobre todo al de los niños, las vitaminas y minerales que necesita. Además, recordemos su función vital de quitar la sed e hidratar.

A continuación ofrecemos recomendaciones para preparar Jugos Naturales y Licuados

  • Los ingredientes se deben lavar bien. Si desconfía de su origen es conveniente sumergirlos durante 15 minutos en agua con vinagre a fin de desinfectarlos.

  • Licue los alimentos según su dureza, comenzando por los más sólidos (repollo, brócoli, col) y culminado con los de hoja.

  • Para aumentar sus propiedades, agréguele jugo de limón (1 limón cada 750 cc) y miel de abeja o de caña (cantidad suficiente para equilibrar el conjunto y no para endulzarlo).

  • Si quiere lograr exquisitas combinaciones, puede preparar los licuados empleando jugo de fruta, como ser: mandarina, naranja o uva, en lugar de agua.

  • No use frutas u hortalizas en descomposición, pues ya perdieron sus nutrientes físicos y energéticos.

  • Las fibras que quedan después de colar los jugos pueden aprovecharse de diversas maneras, por ejemplo: añadiéndolas a la salsa blanca, al caldo, en patés, etc.

  • Las hojas de espinaca y acelga contienen sustancias tóxicas. Para eliminarlas, escáldelas (sumérjalas en agua hirviendo durante 1 minuto y luego cuélelas).

  • La cantidad adecuada para 1 jugo depende del tipo de alimento elegido y su variedad. En principio podemos decir que para 1 vaso se usan: 250 cc de agua; hortalizas en general: 1; hortalizas de sabor fuerte (remolacha, nabo): 2 rebanadas: hojas: 1 grande o 2 pequeñas; frutas en general: 1 frutas de agua (sandía, melón, ananá): 1 rodaja.

Estos sólo son datos generales. Lo ideal seria que cada uno deje actuar su creatividad. desarrollando su propia percepción para dosificar correctamente cada ingrediente.

BEBIDA RÁPIDA PARA EL VERANO

Ingredientes:

1 fruta de estación madura y dulce( puede ser durazno, manzana, pera,etc.)

1 litro de agua pura

Esencia de vainilla a gusto o 1 trocito de vaina de vainilla

Miel, a gusto (optativo)

Preparación:

Pelar la fruta, quitarle las semillas, cortarla en rodajas finas y hervirla durante 15 a 20 minutos con la miel y el trocito de vaina de vainilla. Luego, dejar enfriar y guardar en la heladera. Durará hasta 24 horas. No ingerirla demasiado fría.

Esta bebida calma la sed y es saludable. Se toma en lugar del agua común.

JUGO DE ZANAHORIA Y REMOLACHA

Ingredientes:

250grs de zanahoria

1 remolacha mediana

250cc de agua pura

Miel, a gusto (optativo)

Preparación:

Pelar y cortar en finas rodajas las zanahorias y la remolacha. A continuación, licuarlas con el agua, colar y agregar un poquito de miel.

Agrada mucho a los niños. Incluso puede consumirse tibio en los meses de invierno.

Es buena para la vista, la piel, las mucosas del aparato digestivo, las vías respiratorias, el hígado, y para aumentar la calidad y cantidad de glóbulos rojos ( ideal contra la anemia)

LIMONADA

Ingredientes:

Jugo de 1 limón maduro

Cascara rallada de 1 limón

6 cucharadas soperas de miel

4 tazas de agua pura

Preparación:

Poner a calentar el agua, agregar el jugo de limón, la miel y la ralladura de limón. Hervir durante 5 minutos. Seguidamente, dejar enfriar, colar y llevar a la heladera. Servir fresca, no demasiado fría.

Variante: se puede utilizar cualquier cítrico (pomelo, naranja, lima, etc.), en lugar de limón

Fuente: “La cocina de la salud” de Victor A. Bianco