Como Mejorar la Flora Intestinal para una Salud Plena

Como Mejorar la Flora Intestinal para una Salud Plena

El intestino es el hogar de decenas de billones de bacterias de células individuales. Se los conoce colectivamente como su flora intestinal o microbiota, y pueden influir directamente en cómo se siente en el día a día.

La mala salud intestinal puede conducir a una amplia gama de condiciones de que pueden afectar negativamente su salud general y calidad de vida.

Existen investigaciones sobre el efecto que la dieta y el estilo de vida puede tener relación directa con su flora intestinal.

Aquí veamos algunos consejos para mejorar la flora intestinal para una vida más feliz y más saludable.

Coma más granos enteros

Además de las fuentes usuales de carbohidratos (pitas, envolturas, arroz blanco y papas) en su dieta, agregue los granos integrales, incluyendo la avena, el arroz integral, el trigo sarraceno, las palomitas de maíz y el centeno entero.

Estas son todas excelentes fuentes de fibra y carbohidratos no digeribles. Dichos carbohidratos no son absorbidos por el intestino delgado. En cambio, viajan indemnes al intestino grueso donde promueven el crecimiento de ciertas bacterias buenas en el intestino.

Restrinja el uso de antibióticos

Nuestro primer instinto cuando estamos enfermos es ignorarlo lo más rápido posible para poder continuar con nuestras vidas. Esto generalmente significa dirigirse rápido al médico y comenzar con antibióticos para combatir la enfermedad. Pero los antibióticos pueden inhibir el crecimiento de ciertas bacterias, o destruirlas, y se usan en el tratamiento de infecciones bacterianas. Sin embargo, además de matar bacterias malas, los antibióticos también pueden dañar o matar bacterias buenas. El uso prolongado también puede hacer que las bacterias se vuelvan resistentes al medicamento, haciendo que los antibióticos sean menos efectivos. Para una salud intestinal óptima, es aconsejable no tomar antibióticos a menos que realmente deba hacerlo.

Incluya fibra prebiótica en tu dieta

Los prebióticos son un tipo único de fibra dietética que estimula y promueve el crecimiento de las bacterias buenas en el intestino. Son muy resistentes a todos los factores: calor, frío, acidez y tiempo. Esto los hace perfectos como parte de su dieta normal.

Dentro de las fuentes alimenticias ricas en prebióticos, se encuentran los espárragos, plátanos, achicoria, tomates y cebollas.

Agregue probióticos en su dieta

Los probióticos son bacterias vivas utilizadas para introducir buenas bacterias en el intestino. Sin embargo, a diferencia de los prebióticos, deben mantenerse vivos y pueden ser destruidos por el calor, el frío, el ácido y el paso del tiempo. Se cree que ayudan a restaurar el equilibrio natural de la flora intestinal después de que ha sido alterada por una enfermedad o tratamiento. 

No se sabe definitivamente si proporcionan beneficios de salud a aquellos que ya están sanos, pero se ha demostrado que algunas bacterias probióticas proporcionan beneficios a quienes padecen el síndrome de intestino irritable y otras afecciones intestinales.

Algunos alimentos probióticos son: el yogur, la sopa de miso, el kimchi, el tempeh, el chucrut y el kéfir.

Probióticos Naturales. Beneficios a la Salud y Aplicaciones

Reduzca el estrés

El estrés afecta negativamente a la salud gastrointestinal tanto a corto como a largo plazo, lo que a veces provoca la aparición de una variedad de afecciones intestinales. Dentro de estas afecciones se pueden incluir la enfermedad inflamatoria del intestino, IBS, úlceras y reflujo ácido, por nombrar algunos.

Para ayudar a reducir el estrés y restablecer el equilibrio en el intestino, hay varias cosas que pueden hacer, como por ejemplo, realizar ejercicios regularmente, agregar probióticos a su dieta,  dormir lo suficiente, interactuar con los demás y tomarse un  tiempo para usted.

El Manejo y Prevención del Estrés

Intente hacer ejercicio regularmente

Además de los obvios beneficios para la salud del ejercicio, que van desde una mejor composición corporal hasta un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas, el ejercicio también aumenta la diversidad de bacterias. Los mecanismos exactos de cómo sucede esto y su impacto exacto no se conocen del todo. De todos modos, es aconsejable incluir dosis regulares de ejercicio en su rutina semanal.

Frutas y verduras en su dieta

Investigaciones indican que una dieta rica en frutas y verduras puede tener un impacto positivo para mejorar la flora intestinal y reducir el crecimiento de bacterias dañinas.  En particular, las manzanas, los arándanos y las alcachofas aumentan la concentración de bifidobacterias. Esta es una buena noticia, ya que un aumento en Bifidobacterias puede ayudar a prevenir la mala salud intestinal . Intente tener  al menos un vegetal con cada comida y un refrigerio con fruta un par de veces al día.

Mejore y diversifique su dieta

Una buena calidad en su dieta es clave para mejorar la flora intestinal. Investigaciones han demostrado que su dieta cambia la composición de su flora intestinal. Se investigó cómo consumir una dieta basada enteramente en vegetales o productos animales, logra mejorar la flora intestinal y descubrieron que de hecho cambiaron la “estructura de la comunidad microbiana” del intestino.

En conclusión, después de incorporar una de estas dietas “la actividad micobiana reflejaba las diferencias entre los mamíferos herbívoros y carnívoros, lo que refleja el intercambios entre la fermentación de carbohidratos y proteínas”.

Reduzca el edulcorante artificial

Es difícil evitar los edulcorantes artificiales, ya que están presentes en muchos alimentos y bebidas. Sin embargo, vale la pena tratar de limitar su ingesta para mejorar la flora intestinal. Investigaciones han encontrado resultados que vinculan edulcorantes artificiales no calóricos a cambios en la microbiota en el intestino que pueden provocar “disbiosis y anomalías metabólicas”. La disbiosis es el nombre médico de un desequilibrio de la microbiota en el intestino. 

Si a menudo utiliza endulzantes artificiales y sufre problemas intestinales, tal vez sea hora de reducir su ingesta.

Reduzca la cantidad de alimentos procesados ​​que consume

Una gran cantidad de alimentos procesados ​​contienen emulsionantes, que se agregan a los alimentos para mejorar la textura y aumentar su longevidad. Dentro de los alimentos que contienen emulsionantes, podemos nombrar algunos: mayonesa, helado, mantequilla de maní, pan y chocolate.

Está claro que es necesario realizar más investigaciones y evitar los emulsionantes en su totalidad seguramente sería una tarea difícil. El mejor consejo es consumir con moderación y tener más en cuenta que… “somos lo que comemos”.