Conoce los Beneficios del Crudivorismo o Raw Food

Conoce los Beneficios del Crudivorismo o Raw Food

El Raw Food, también conocido como “Crudivorismo”, es un movimiento gastronómico que predica la preparación de platos a partir de alimentos crudos, como la mejor forma de aprovechar los nutrientes y mejorar la salud.

Se utilizan vegetales, frutas, algas, hongos, hierbas, y semillas o granos (remojados o germinados); todos cultivados de forma orgánica y recogidos en su punto óptimo de maduración. Los alimentos se pueden consumir directamente, o preparados empleando técnicas culinarias sencillas (como el corte, el licuado, la maceración y la deshidratación) para darles aspecto, textura y sabor diferentes. De esta forma, se consigue crear una inmensa variedad de platos exquisitos y con un alto valor nutricional.

Orígenes del Crudivorismo

La humanidad se ha nutrido de alimentos crudos desde sus orígenes. No obstante, el registro histórico más antiguo se encuentra en los “rollos sagrados del Mar Muerto”, donde se menciona que los Esenios consumían alimentos crudos, germinados o deshidratados al Sol.

En tiempos modernos, el crudivorismo fue impulsado por la Dra. Ana Wigmore a fines de la década de 1950, y altamente aceptado por las comunidades hippies californianas (EE.UU.). La Dra. Wigmore fue pionera en el uso de clorofila, germinados y dietas desintoxicantes para el cuerpo y la mente.

Hoy día, el Raw Food se ha convertido en la nueva “moda gastronómica”, incluyendo recetas tipo gourmet elaboradas con gran delicadeza y elegancia.

Beneficios del Crudivorismo y Aplicación

Los argumentos a favor del Crudivorismo son convincentes y están apoyados por una gran cantidad de profesionales de los ámbitos de la nutrición y la medicina.

La comida cruda aporta: hidratos de carbono de fácil asimilación, que proporcionan energía; proteínas no desnaturalizadas por la acción del calor, por lo que son mejor asimiladas; y grasas que, en su mayoría, no están oxidadas, por lo que son mucho más saludables. Además, contienen abundantes minerales, vitaminas, fibras, clorofila y, sobre todo, enzimas. Estas últimas juegan un papel fundamental en el proceso digestivo, pero se destruyen si se las expone a temperaturas superiores a 40°C. De ahí la importancia de consumir crudos.

Asimismo, hay que destacar el poder depurativo que tienen los alimentos crudos. Ellos limpian el organismo de toxinas y residuos almacenados que interfieren con el buen funcionamiento de las células y los órganos. Existen señales más notorias de desintoxicación. Estas son: mejor aspecto físico, mayor resistencia a las enfermedades, e incremento de la energía física y mental. Por tanto, no es extraño que al poco tiempo de integrar más alimentos crudos a la dieta, nos sintamos más fuertes, ágiles, de mejor humor y más concentrados.

Si bien los veganos (que no consumen productos que provengan de los animales) fueron los primeros en adoptar la cocina crudivorista, también existe una versión vegetariana, que suma huevos y lácteos no pasteurizados; y una versión carnívora, que incluye carnes crudas o fermentadas.

El Raw Food se puede adoptar como estilo de vida o, simplemente, acoplar a una dieta balanceada. De esta manera, puede combinar días de alimentos cocidos y días de crudos.

Como en toda innovación alimentaria, siempre es recomendable consultar a un nutricionista para que equilibre la dieta. Esto es, por supuesto, a efectos de evitar posibles carencias nutricionales.

Según sus practicantes, la cocina cruda alimenta el cuerpo y el alma, regalándonos momentos de bienestar y plenitud.