Conoces el Yin Yang? Descubre de que se Trata

Conoces el Yin Yang? Descubre de que se Trata

Que es el Yin y Yang?

La dualidad de el yin y yang es quizás, el tema de filosofía china más difundido en occidente. Como es patrimonio común a varias escuelas de pensamiento, su concepto posee diversas interpretaciones.

La evolución del Universo puede describirse a partir de la teoría de el Yin y yang. Al principio sólo existía la Nada (representada con un círculo vacío). De esa Nada surgió la Concepción, y luego una gran explosión (en occidente conocida como Big Bang). Fue así como el Universo unificado se dividió en dos energías opuestas, pero complementarias: Yin y Yang.

Son energías opuestas porque yang es el principio que anima al Universo; representa el sol, el día, la claridad, lo positivo, lo masculino, activo, agresivo, fuerte, caliente, material, etc. Mientras que Yin es el principio que tranquiliza al Universo; representa la luna, la noche, la oscuridad, lo negativo, lo femenino, pasivo, defensivo, débil, fría, espiritual, etc.

Pero al mismo tiempo son energías complementarias porque para que una de ellas tenga significado, se necesita que la otra exista. Por ejemplo, se sabe que hace frío porque antes hizo calor, que es de noche porque antes fue de día etc. Para la filosofía taoista, el Universo, tal cual lo conocemos, es el producto de la interacción continua entre Yin y yang para conseguir el equilibrio dinámico.

En otras palabras, todas las cosas, acciones, criaturas, están compuestas por una parte de Yin y otra de yang. Cuando uno de ellos aumenta, el otro disminuye hasta lograr de nuevo el equilibrio.

Esto hace que los opuestos complementarios fluyan constantemente en un ciclo natural de sustitución mutua, y por ende, cuando uno de los polos crece en exceso, fuerza al otro a concentrarse, provocando a la larga, la transformación de uno en el otro. Así, si se toma como ejemplo el fluir del tiempo, se sabe que el mediodía, cuando el sol se encuentra en lo más alto, es completamente yang, el atardecer seria yang transformándose en Yin, la medianoche es completamente Yin, y el amanecer seria Yin transformándose en yang.
Ambas fuerzas se mueven continuamente, buscando compensarse, demostrando que nada en el Universo es absoluto o estático.

Hay un orden inherente a todas las cosas, dado por el equilibrio dinámico de Yin y yang. El desequilibrio genera problemas momentáneos que culminan cuando estas energía vuelven a restablecer su armonía natural.

Además, las cosas transformadas no vuelven al mismo punto de partida sino que para alcanzar el equilibrio, comienzan un nuevo camino. Lo comienzan en un nivel más alto (evolucionando) o más bajo (Involucionando).

La dualidad Yin yang puede aplicarse a todos los conceptos existentes a través del predominio momentáneo de uno sobre otro. Sus transformaciones, pueden comprender todos los fenómenos naturales, e incluso, las circunstancias de la propia existencia humana.