Consejos Naturales para el Mal Olor Corporal y de Pies

Consejos Naturales para el Mal Olor Corporal y de Pies

Remedios para el Olor de Pies y Mal Olor Corporal

El olor corporal es un resabio de aquellas épocas en que se anunciaba la sexualidad a través del olfato, como sucede con los animales, pero en la vida civilizada hay que tratar de evitarlo. Sin duda emplear remedios para el olor de pies y el mal olor corporal es lo ideal, por eso veamos esta interesante información.

¿Cómo Combatimos el Mal Olor Corporal?

Usando fibras naturales y evitando las sintéticas. El algodón absorbe el sudor y, además, éste se evapora desde la tela.

Los desodorantes y antitranspirantes son buenos porque impiden el desarrollo bacteriano, pero no se debe abusar de ellos.

Se deben evitar las comidas con exceso de comino, curry, ajo, etc.

Hay que vigilar la evacuación intestinal diaria, evitar problemas hepáticos y de origen nervioso.

¿Con qué tapamos el olor de nuestro cuerpo si no lo podemos evitar?

Los cazadores que quieren disimular su olor humano para que la presa no se les escape, se bañan con jabón de pino o de glicerina, que son aromas naturales de la selva.

Una receta que me ha dado buenos resultados es el “Remedio del Perro”: cuando un perro caza un zorrino, y éste lo baña con el orín, es bien sabido que pueden pasar meses para que se le quite el olor. La solución es bañarlo con jugo de tomates, que es desodorante. Esto adaptado para el ser humano, sería: colocar 2 de tazas de jugo de tomates en la bañera, permaneciendo en la misma durante 15 minutos. Verán como mágicamente desaparece el olor feo.

También para estos casos recomiendo consumir pastillas de carbón vegetal o clorofila, varias veces por día; y en homeopatía: Kali Phosphoricum 6C y Mercurius Solubilis 6C.

Remedios para el Olor de Pies

¿Cómo Combatimos el Mal Olor en los Pies?

La solución más práctica es bañarse seguido y colocarse talco en los pies. Otra alternativa es lavarse los pies y, al terminar, friccionárselos con alcohol para fricciones, luego ponerse talco.

Es recomendable vestir medias de hilo o de algodón. Hay quienes recomiendan la doble media: una de algodón sobre la piel y, encima, otra de lana; esto crea una capa intermedia que absorbe los olores.

Evite los zapatos cerrados.

Es muy útil realizar pediluvios disolviendo en el agua, uno de los siguientes elementos: sales marinas; jugo de limón; 2 cucharadas de bicarbonato de sodio; 1 vaso de vinagre.

Una receta muy sencilla es utilizar el tanino del té: hervir 4 saquitos de té negro en un litro de agua durante 10 minutos. Agregarlo al agua del pediluvio, lavarse los pies con esta preparación, secarse y ponerse talco.

El procedimiento anterior también da buenos resultados reemplazando los saquitos de té por una mezcla de: Menta, Orégano, Romero, Salvia, Tomillo, Jarilla y Manzanilla.

Un desodorante y antisudoral eficaz se puede preparar con: 50 grs. de Cepa Caballo; 50 grs. de Jarilla, 50 grs. de Romero; 1 paquetito de Alumbre Calcinado y 1,3 litros de agua.

La ducha alternada de pies con agua caliente durante 3 minutos y fría 1 minuto, es muy beneficiosa.

En algunas regiones geográficas de Europa, el mal olor en los pies se combate lavándolos con té de salvia; luego se secan, se les pone talco y se distribuyen pizcas de salvia seca en los zapatos.