Conoces el Lupín? Conoces sus Beneficios Curativos?

Conoces el Lupín? Conoces sus Beneficios Curativos?

El lupín la semilla del Lupino, una planta leguminosa que es comercializada como ornamental debido a su belleza y resistencia (es tolerante a heladas y suelos pobres).

También conocido con los nombres de: Chocho, Tarhui y Altramuz, su origen difiere según la variedad. En la actualidad los mayores productores son: Turquía, España, Perú, Ecuador y Bolivia.

PROPIEDADES DEL LUPIN

Por su alto valor nutritivo ha sido apodada “la soja de los Andes”.

Su aporte de grasas insaturadas y proteínas es superior al del resto de las legumbres, incluso al de la soja. Además, es rico en vitaminas del grupo B y E, calcio, zinc, potasio, fósforo y magnesio.

Sus proteínas se complementan con las de los cereales. Por ello, los expertos en alimentación vegetariana recomiendan mezclar una porción de lupines con dos porciones de cereales para conseguir un alimento con un balance ideal de aminoácidos.

También los lupines contienen propiedades beneficiosas para: disminuir los valores de colesterol malo en sangre, se utiliza como remedio natural para bajar los niveles de ácido úrico, en diabéticos disminuye la glucosa, también contribuye a aliviar el dolor de huesos y articulaciones, así también es recomendable para el reuma, gota y artritis.

El consumo abusivo de lupines puede producir Latirismo, una intoxicación del sistema nervioso que puede provocar parálisis muscular en las piernas. Sin embargo, dichos efectos tóxicos sólo se manifiestan cuando esta legumbre se ingiere cruda, y además, llega a suponer más del 30% de la dieta diaria durante varias semanas.
Si bien existen más de 400 especies, sólo cuatro de ellas son cultivadas para consumo humano. Las especies para su consumo son: Lupinus mutabilis, que es de origen sudamericano; Lupinus albus, L. angustifolius y L. luteus, los tres de origen mediterráneo. Sus semillas son redondas, aplanadas y de diversos colores: L. mutabilis y L. albus son de color blanco; L. luteus, es amarillo; y L. angustifolius, es blanco con manchas azules.
Antes de ser consumido, el lupín debe curarse siguiendo una serie de pasos: dejar macerar en agua fría durante 12hs. Transcurrido ese tiempo, colar, cubrir con agua salada y cocinar a fuego lento. Una vez cocidos, nuevamente colar y cubrir con agua salada, dejándolos en remojo durante una semana. Esto hará reducir su amargor (se debe renovar el agua salada dos veces al día). Si no se desea esperar tanto tiempo, pasado el primer día de remojo luego de la cocción, se pueden ir probando para testear su amargor.
Es muy habitual el consumo de lupines en salmuera como aperitivo. Si se adquieren crudos, luego de curarse, pueden usarse para elaborar sopas, potajes, patés, etc.