Consejos para Prevenir El Alzheimer

Consejos para Prevenir El Alzheimer

Enfermedad de Alzheimer. Prevención. Información Util

Si bien hoy día se habla mucho de encontrar una cura para la enfermedad de Alzheimer, creo que lo que deberíamos procurar es prevenir “el deterioro” (o demencia senil) generado por el paso de los años, la rutina, la ausencia de cuidados adecuados y la falsa creencia de que todos envejecemos a cierta edad.

Toda patología se puede prevenir. En este caso, es muy importante que recurramos al uso de nuestras neuronas para desarrollar al máximo nuestra plasticidad neuronal. Con el solo hecho de cambiar algunas rutinas (usar más la mano izquierda poco hábil), obligamos la estimulación del hemisferio derecho del cerebro. Este simple ejercicio es parte de una nueva técnica que permite mejorar la concentración, y desarrollar la creatividad y la inteligencia.

Un descubrimiento dentro de la Neurociencia revela que el cerebro tiene una extraordinaria capacidad de crecer y mudar el patrón de sus conexiones neuronales. Los autores de este hallazgo, Lawrence Katz y Manning Rubin, indican que la “aeróbica de las neuronas” (que es una nueva forma de ejercicio cerebral, proyectada para mantener el cerebro ágil y saludable) crea patrones de comportamiento nuevos y diferentes, y también, nuevas y diferentes actividades en las neuronas del cerebro.

La mayor parte de nuestro día está ocupado por rutinas que, a pesar de tener la ventaja de reducir el esfuerzo intelectual, esconden un efecto perverso: limitan y atrofian nuestro cerebro, impidiendo la renovación y el crecimiento de sus neuronas.

Para contrarrestar esta tendencia es necesario practicar “ejercicios cerebrales” que hagan que la persona abandone su rutina y piense lo que está haciendo (concentrándose sólo en esa tarea), lo que obliga al cerebro a realizar un trabajo adicional.

Algunos ejemplos de ejercicios cerebrales serían: usar el reloj en la muñeca contraria a la habitual, usar el mouse de la computadora con la otra mano, caminar hacia atrás (de espaldas), bañarse con los ojos cerrados e intentar encontrar el jabón, cepillarse los dientes con la mano derecha si se es zurdo, etc. Además, es vital conocer nuevas personas y estudiar (otros idiomas, canto, música, etc.).

El cerebro necesita, además de ejercitarse y descansar apropiadamente, recibir agua, oxígeno, prana y nutrientes. Por eso es aconsejable respirar aire fresco y puro, meditar, practicar yoga, probar nuevos sabores y mantener una alimentación saludable.

La Medicina Natural, la Homeopatía y la Medicina Molecular Energética Biológica Clínica, por ejemplo, son opciones saludables para prevenir y tratar la enfermedad de Alzheimer y muchas otras patologías. Son medicinas que resuelven el problema desde el origen; equilibran, ordenan y permiten recuperar el buen humor, pudiendo mejorar incluso trastornos genéticos.

Prevenir siempre es mejor que curar. Dedicar tiempo a realizar ejercicios cerebrales e invertir en prevención permitirá disminuir y hasta evitar el con-sumo de remedios drogales en el futuro.

Imagina cuánta vida de calidad puedes disfrutar si te sientes vital. Mantén tu mente joven. Permítete cambiar de opinión y evolucionar. Respira, nútrete, ríe, canta, baila… Sé responsable, ordenado, laborioso, solidario, compasivo, y sobre todo, sé feliz y disfruta cada día de una vida plena.

 
Dra. Nanci G. Strauss
Médica