El Hígado. Nuestro Gran Laboratorio. Consejos

El Hígado. Nuestro Gran Laboratorio. Consejos

Enfermedades del Hígado. Síntomas. Cuidados. Función en el Cuerpo

El hígado, es la víscera más voluminosa del cuerpo humano. Es un ovoide de aproximadamente 28 x 20 x 8 cm, al que se le ha quitado la parte inferior izquierda. Pesa casi 1,5 Kg. pero, si consideramos que en el ser vivo se le deben sumar 900 gr. de sangre, su peso total llegaría a los 2,5 Kg.

Entre las células hepáticas nacen los capilares biliares, que llevan un producto amarillo-verdoso llamado bilis. En la cara inferior del hígado encontramos la vesícula biliar que acumula y concentra la bilis que, cuando es requerida por la digestión, se evacua al intestino por medio del conducto de Wirsung.

El hígado es considerado un verdadero laboratorio químico, el cual como indica el Dr. Motura, si el hombre quisiera imitar “ocuparía un edificio de vahos pisos”, ya que realiza una cantidad extraordinaria de actividades: es portero, administrador, almacenero, inspector, policía y químico eficiente, entre otras cosas. Incluso, casi todos los días se descubre alguna nueva función, Desempeña más de 500 procesos, siendo los días se descubre una nueva función.

DESEMPEÑA MAS DE 500 PROCESOS, SIENDO LOS PRINCIPALES:

  • Secretar la bilis (entre 0,6 y 1 litro por día), y almacenarla en la vesícula biliar. Este líquido emulsiona las grasas en gotitas microscópicas aumentando su velocidad de absorción. Alcaliniza los alimentos (les quita su acidez) y estimula los movimientos del intestino (perístalsis).

  • Intervenir en el metabolismo de nutrientes: proteínas, carbohidratos y grasas; y los guardar en depósito hasta que el organismo los requiera.

  • Activar el funcionamiento del páncreas y mantener constante el suministro de azúcar en sangre (la almacena como glucógeno y la convierte en glucosa cuando el cuerpo la necesita). El páncreas es llamado el “guardián del hígado”, porque segrega sustancias que lo protegen de la acumulación de grasa.

  • Destruir, transformar o conjugar (unir) sustancias tóxicas, con el fin de neutralizarlas y eliminarlas por distintas vías.

  • Almacenar vitaminas, sobre todo A, D, E, K y grupo B. Además, fabrica carote-nos (precursores de la vitamina A) imprescindibles para la vista y la piel.

  • Regular el volumen de sangre circulante y la coagulación.

  • Regular el colesterol de la sangre e impedir la acumulación de triglicéridos.

  • Degradar la hemoglobina de los glóbulos rojos y expulsarla como bilirrubina.

  • Participar en la producción de hormonas (está interrelacionado con todo el sistema endocrino).

¿POR QUE SE ENFERMA?

  • Por infecciones: bacterianas o virósicas, como por ejemplo, la hepatitis.

  • Agotamiento: al tener que procesar muchos elementos tóxicos.

ESTAS TOXINAS PUEDEN PROVENIR DE:

  • Ingestión de alimentos grasos (frituras, salsas, carnes y derivados).

  • Productos con conservantes, saborizantes y/o colorantes químicos.

  • Verduras y frutas transgénicas o tratadas con plaguicidas.

  • Stress, preocupaciones y emociones intensas.

  • Obesidad.

  • Medicación continua con drogas químicas.

  • Exceso de café, té negro, alcohol y tabaco.

  • Contaminación ambiental.

SI EL HÍGADO FUNCIONA MAL…

LOS SÍNTOMAS SON MUY DIVERSOS:

CUANDO SE ALTERA EL FUNCIONAMIENTO DE LA BILIS…

SE PUEDE PRODUCIR:

  • Insuficiencia hepática leve: surge después de una sobrecarga digestiva por alimentos, bebidas, medicamentos, drogas, estados de tensión emocional o nerviosa, preocupaciones, etc.

  • Insuficiencia hepática severa: sobreviene por reiteradas sobrecargas digestivas y puede conducir a un aumento del volumen del hígado, denominado “Hígado Congestionado”.

Productos Naturales que Previenen Enfermedades del Hígado y  Estimulan la Producción de Bilis:

  • Lecitina de Soja (emulsiona las grasas)

  • Frutas Ácidas: limón, pomelo, naranja, ananá. ciruela fresca, manzana verde

  • Vegetales Amargos: alcaucil, espárragos, remolacha, radicheta

  • Bebidas Amargas sin Alcohol

  • Hierbas Medicinales: Manzanilla (digestiva. antiinflamatoria y sedante), Tomillo (antiespasmódico, digestivo), Salvia y Romero (estimulan la digestión y el flujo biliar); Menta (descongestiva hepática, digestiva), Hinojo (antiespasmódico, evita gases), Diente de León (tónico hepático, purifica la sangre, laxante suave), Boldo (útil en cólicos biliares, cálculos y cirrosis), Carqueja (verdadera panacea para todo problema hepático), Cola de Caballo (eficaz para riñones e hígado), Genciana (digestiva y antiinflamatoria)