Flebitis. Tipos y Causas. Sintomas y Tratamiento.

Flebitis. Tipos y Causas. Sintomas y Tratamiento.

La flebitis es una enfermedad que puede aparecer en cualquier edad. Lo alarmante es que a menudo es asintomático hasta que es demasiado tarde.

¿Alguna vez ha oído hablar de flebitis? Se llama así debido a la alteración circulatoria que ocurre cuando los vasos sanguíneos se inflaman y, en esencia, afecta las venas varicosas. En algunos casos, el área puede empeorar y se forman coágulos en las paredes, causando lo que se conoce como tromboflebitis. Las áreas más afectadas son los brazos, las piernas y los hombros.

Tipos de Flebitis

De acuerdo con su gravedad, una flebitis se puede clasificar como:

  • Superficial

El daño está debajo de la piel, es decir, afecta las venas. Sin embargo, los coágulos que se forman son pequeños y generalmente no representan un riesgo para la salud.

  • Profundo

Ocurre en músculos y tejidos. En este caso, la cantidad de sangre es mucho mayor, por lo que hay más presión sobre el coágulo. Lo más preocupante es que puede separarse y viajar al corazón, bloqueando las arterias. Por esta razón, en casos de flebitis profunda, se producen complicaciones como la embolia y en este caso se requiere atención médica inmediata.

Causas de la Flebitis

No todos los casos son iguales, y algunas personas son más propensas que otras. Algunas causas de la flebitis pueden ser:

  • Embarazo

  • Problemas de cáncer

  • Insuficiencia venosa

  • Alteraciones de la circulación sanguínea

  • Fumar

  • Obesidad

  • Mala postura

  • Traumas

  • Quemaduras

  • Infecciones bacterianas

Síntomas

Cabe señalar que a veces, la flebitis pasa desapercibida y solo se descubre por casualidad. Aunque hay síntomas generales, entre ellos cabe destacar el dolor constante en las pantorrillas, la sensibilidad exagerada, la aceleración del ritmo cardíaco y la fiebre. Pero para ser más específicos, veamos la clasificación.

Síntomas de la Flebitis Superficial

  • Fiebre

  • Fuerte dolor cuando se presiona el área

  • Aumento significativo en el volumen en la vena

  • Hinchazón

  • Rojez

Síntomas de la Flebitis Profunda

  • Fiebre

  • Taquicardia

  • Dolor intenso en la pierna, los brazos y los hombros, según corresponda

  • Piel amarillenta

  • Área inflamada

  • Aparición ocasional de gangrena en las venas

Cómo Tratar la Flebitis

Una vez que se identifica el problema, es muy importante consultar al médico. Si toma los medicamentos y las instrucciones al pie de la letra, es muy probable que la enfermedad disminuya notablemente en un par de semanas, incluso en unos pocos días si el problema es leve.

Lo primero que debe hacer es tomar analgésicos para controlar el dolor, y luego poner una pomada y una gasa refrescante en el área afectada. Luego aplique una venda que presione sobre el área afectada. También puede tomar medicamentos antiinflamatorios, mientras que los antibióticos se recomiendan solo cuando la flebitis se debe a una infección.

Remedios Naturales para su Tratamiento

Veamos ahora cuáles son los mejores remedios naturales para tratar la flebitis.

Arándanos

Los arándanos tienen una gran cantidad de nutrientes, así como las propiedades dilatadoras gracias a su contenido de flavonoides, que ayudan a tratar los problemas de la sangre. También es un antiinflamatorio que sirve para reducir el dolor, la hinchazón y el enrojecimiento.

Tratamiento en Frío

Esta técnica es simple. Las temperaturas alternas sirven para reducir la inflamación, relajar los músculos y calmar el dolor. Lo que debe hacer es aplicar una bolsa de agua caliente durante 10 minutos, luego cambiar a una fría y esperar. Y así sucesivamente durante 30 minutos. Si el área afectada es la pierna, es mejor levantarla para obtener un mejor efecto.

Arnica

La Árnica es considerada uno de los mejores analgésicos naturales. Pero también reactiva el flujo de sangre en las arterias y disminuye la aparición de hematomas. Se puede usar en ungüento, aceite, crema o té en pequeñas cantidades.

La Importancia de la Prevención

Lo primero que debe hacer para prevenir la aparición de la flebitis es mejorar la circulación. A veces, la rutina diaria, el trabajo o el estrés no nos permiten movernos y alimentarnos adecuadamente. Sin embargo, es importante comenzar a cambiar los hábitos para evitar la llegada de esta enfermedad. Tenga especial precaución con lo siguiente:

  • La dieta debe ser nutritiva y rica en fibra, debe contener suficientes líquidos y pocas sales para hacer circular la sangre correctamente.

  • Dígale adiós a la vida sedentaria. Si no desea hacer ejercicios, intente caminar, mover las piernas o simplemente levantarlas por la noche para que la sangre no se aglutine.

  • Controle la forma en que come para evitar ganancias o pérdidas inesperadas de peso.

  • Mantengase a temperatura ambiente, y sobre todo, evite las altas temperaturas.

Recomendaciones

Mueva las piernas y los brazos al menos cada dos horas, y al final del día, levante las piernas colocando los talones en la pared para que la sangre fluya. Cuando vaya a la cama, intente dormir con las piernas sobre una almohada.

Quítese los zapatos en casa. Caminar descalzo ayuda a fortalecer los músculos y los huesos. Realice actividad física al menos 3 veces por semana.

No ignore los síntomas. Si de repente tiene una hinchazón y dolor en el cuerpo, sin razón aparente, vaya al médico. Finalmente, use protector solar y evite exponerse al sol por largos períodos de tiempo.