Hongos Comestibles o Setas. Que Propiedades Tienen Para la Salud?

Hongos Comestibles o Setas. Que Propiedades Tienen Para la Salud?

Los hongos (o setas) crecen espontáneamente en la tierra o sobre restos vegetales en zonas de bosque o campo. Existen alrededor de 300.000 tipos de hongos, de los cuales cerca de 100 son comestibles y, entre ellos, sólo unos 25 se emplean en gastronomía. Las propiedades de los hongos son variadas.

Por eso, se aconseja consumir únicamente aquellas setas de procedencia segura, recolectadas y envasadas por expertos en el tema, y evitar las desconocidas o de origen dudoso.

PROPIEDADES DE LOS HONGOS O SETAS

Su consumo resulta saludable para el sistema inmunológico, el vascular y el nervioso. Además, son conocidos antioxidantes y desintoxicantes orgánicos.

Son productos libres de agroquímicos, pues no necesitan fumigarse ni fertilizarse.

Su bajo apode energético y su riqueza en fibra, vitaminas y minerales los torna un buen alimento para quienes desean adelgazar.

Por su contenido en cobre, fósforo y ácido fólico suele recomendarse a embarazadas, niños y adolescentes. También aportan ergosterol (precursor de la vitamina D), favoreciendo la mineralización ósea.

Las setas son ricas en purinas, que en el organismo se transforman en ácido úrico. Por ello, es conveniente que las personas acidificadas moderen su consumo.

Se pueden conseguir hongos durante todo el año, pero su mejor época son los meses de otoño.

En Latinoamérica, las variedades comestibles más comercializadas son:

  • Champiñón (Agaricus spp)

  • Gírgola (Pleurotus spp.)

  • Rebozuelo (Cantharellus spp)

  • Siitake (Lentinus spp).

Se pueden conseguir:

  • Frescos, secos

  • En polvo

  • En conserva

Los hongos frescos deberán guardarse en la heladera, dentro de una bolsa de papel. Se conservaran por casi una semana.

Los hongos secos pueden almacenarse por largo tiempo. Se los guarda en recipientes herméticos, y al momento de usarlos, se enjuagan, se remojan unos quince minutos y luego se hierven por veinte minutos. El agua de remojo se puede aprovechar para hacer sopas.

Casi todos los hongos pueden cocinarse de manera similar, por lo que muchas recetas pueden funcionar con diferentes variedades.