La Centella Asiática. Beneficios no Sólo para la Celulitis

La Centella Asiática. Beneficios no Sólo para la Celulitis

La Centella Asiática, muy reconocida en el tratamiento de quemaduras y heridas, incluyendo heridas quirúrgicas y ulceraciones de la piel.

Esta planta de origen tropical siempre ha sido utilizada por la medicina ayurvédica en la India y ahora también comúnmente se utiliza en los herbolarios occidentales.

Existe una especie relacionada de origen europeo (Hydrocotyle vulgaris), pero no tiene ninguna propiedad terapéutica.
Se utilizan sus hojas por sus propiedades medicinales.

La Centella Asiática es útil en casos de:

– La insuficiencia venosa (varices, piernas pesadas, fragilidad capilar)
– Cicatrices y trastornos dermatológicos
Quemaduras
– Inflamación
– Dolor abdominal
– Asma ó bronquitis
– Reumatismo

Propiedades Medicinales:

Tiene una acción específica en el tejido conectivo y terapéutica reconocida en el tratamiento de quemaduras y heridas, incluyendo heridas quirúrgicas y ulceraciones de la piel.
En la India, la centella asiática se utiliza para una multitud de enfermedades. Es apreciada por sus cualidades y propiedades rejuvenecedoras, para promover la memoria y la concentración. También se utiliza en los trastornos digestivos y el reumatismo, hasta incluso para el tratamiento de la lepra.

En Occidente, no sólo se aprecian las virtudes de la centella asiática para tonificar las paredes de los vasos sanguíneos y mejorar la circulación, sino también para problemas de la piel.
Es muy utilizado para el tratamiento de venas varicosas, donde a veces da resultados impresionantes. Una docena de estudios han demostrado que en el 80% de los casos de pacientes que sufren de venas varicosas, se obtuvo una mejora marcada.

La Centella Asiática posee propiedades: tónicas, antirreumática, diurética, sedantes (en dosis altas) y actúa como vasodilatador.

Utilización

Las hojas se utilizan principalmente en comprimidos o cápsulas, pero también en infusión ó tintura.

Modo de Empleo

Tabletas y Cápsulas: utilizar preferiblemente productos estandarizados.

Los rangos de dosis de 3 a 6 comprimidos o cápsulas por día, que contenga cada una 10 mg.

Infusión: contra el reumatismo, tomar 2 vasos de agua al día de una infusión preparada con 2 g de polvo de Centella asiática en una taza de agua hirviendo.

Tintura: para problemas de la piel, lesiones o trastornos dermatológicos, aplicar compresas empapadas en tintura. Aplicar directamente sobre la zona afectada.
Para el tratamiento de los trastornos de la memoria y la concentración, 30 gotas en un vaso de agua, 3 veces al día.

Precauciones

Las mujeres embarazadas y lactantes no deben consumir Centella Asiática.
En algunas personas presenta riesgo de reacción alérgica, y reacción de fotosensibilidad (reducción de la exposición a la luz y el sol).

Interacción con otros medicamentos para el colesterol y la diabetes.