La Cúrcuma. Propiedades y Beneficios del Azafrán de la India

La Cúrcuma. Propiedades y Beneficios del Azafrán de la India

Propiedades de la Cúrcuma. Beneficios Medicinales del Azafrán de la India

PROPIEDADES DE LA CURCUMA

La cúrcuma es ampliamente usada en la cocina hindú y la medicina ayurvédica. Presenta cualidades diuréticas, carminativas, alcalinizantes, antioxidantes, antisépticas, analgésicas, antiinflamatorias y emenagogas.

Según los expertos: desintoxica y protege el hígado, mejora la circulación sanguínea, refuerza el sistema nervioso, facilita la digestión, combate los dolores reumáticos, favorece el metabolismo de las grasas, y reduce el riesgo de padecer diabetes tipo II y la enfermedad de Alzheimer.

Además, su principal principio activo, la curcumina, tiene probadas propiedades anticáncer.

Según los médicos naturistas, utilizada como condimento no presenta contraindicaciones. Indican un consumo de hasta 3 g de cúrcuma al día con las comidas, combinada con pimienta negra y aceite de oliva para mejorar su absorción a nivel intestinal.

La cúrcuma (Curcuma tonga) es una planta perteneciente a la familia de las Zingtberáceas. Es originaria del Sur de Asia y su nombre deriva del árabe “kurkum” que significa “azafrán ; de ahí que en algunos lugares se la conozca como azafrán de la india.

En gastronomía se emplean sus rizomas secos que, molidos, dan lugar a un polvo de color amarillo intenso que se usa como especia y colorante.

La cúrcuma se comercializa sola como rizoma seco (entero o en polvo), o como ingrediente de la mayoría de los currys.

Su sabor es picante, con un toque amargo y cálido. Se debe emplear poca cantidad para que no amargue demasiado el plato.

Usada como colorante, basta una pizca para obtener un color amarillo brillante (en repostería, suele emplearse para dar color).

En gastronomía, suele utilizarse como sustituto del azafrán y del jengibre por sus cualidades organolépticas similares.

Entera o en polvo, debe guardarse en un frasco con cierre hermético, en lugar seco y oscuro.

Se debe tener cuidado al manipularla porque “tiñe todo”.

En general, combina bien con todos los alimentos. Tradicionalmente se la utiliza en: sopas, guisos, arroces, jugos vegetales, ensaladas, rebozados y tés.

Especias con las que combina bien: pimienta negra, orégano, comino, tomillo, anís y canela.

Té de Cúrcuma para Aliviar el Dolor y la Inflamación