Hierba de San Juan. Propiedades Ansiolítico y Antidepresivo

Hierba de San Juan. Propiedades Ansiolítico y Antidepresivo

La Hierba de San Juan, también conocida como Hipericón, Corazoncillo o Hipérico, es una planta arbustiva perteneciente a la familia de las Gutiferas. Sus tallos son lampiños y ramificados, y pueden alcanzar hasta 1 metro de altura. Sus hojas son pequeñas de color verde claro y poseen numerosas glándulas aceitosas que, al mirarlas a contraluz, hacen que parezcan “perforadas’ (de ahí su nombre en latín). Lo más característico son sus vistosas flores de pétalos amarillo brillante, cuyo borde y dorso se encuentran cubiertos por puntos negros que, al ser presionados, sueltan un liquido lechoso de color rojizo.

Es originaria de Europa, pero se ha aclimatado en varias regiones templadas del planeta. Para uso medicinal se emplean, principalmente, las sumidades floridas y las hojas.

PRINCIPIOS ACTIVOS

Su componente más importante es el pigmento rojo llamado hipericina. También contiene: polifenoles, aceite esencial, flavonoides, resinas y taninos.

ACCION TERAPEUTICA

La hierba de san juan es un conocido: antidepresivo, ansiolítico, sedante, antiespasmódico, antiinflamatorio y cicatrizante. No obstante, su principal acción es como tónico del sistema nervioso y del sistema inmune.

El Dr. Saggese lo recomienda en uso interno, en forma de infusión: colocar 20 g de la hierba de san juan en una jarra y verterle 1 litro de agua hirviente. Tapar y dejar reposar 5 minutos. Colar y beber 2 a 3 tazas por día.

Este té se utiliza tradicionalmente para combatir el asma, el catarro nervioso, la melancolía, la depresión leve, y el temor a sufrir pesadillas. También se emplea para mitigar el síndrome de abstinencia a antidepresivos guineos, y para acompañar el tratamiento de enfermedades virales como la gripe y el herpes.

Suele combinarse con Cola de Caballo (Equisetum giganteum) para aliviar problemas de vejiga y la enuresis nocturna de los niños.

Para los mismos casos, el Dr. Burgstaller Chiriani recomienda la tintura madre: colocar 20 g de hierba de san juan y 100 CG de alcohol de 60° en un frasco de vidrio. Tapar y dejar reposar durante 15 días en lugar oscuro. Colar y guardar en un frasco de vidrio con tapa, en lugar fresco y oscuro. Se toman 10 gotas de tintura diluidas en 1 vaso de agua, 2 a 3 veces por día.

Para uso externo, prepare un aceite: llenar un frasco de 1/2 litro hasta la mitad con la hierba de san juan y completar el resto con aceite de oliva o de almendra. Exponer durante 10 días al Sol y al sereno. Colar y guardar el aceite en una botella de vidrio. Aparte, colocar la hierba de san juan que quedó en el colador en un mortero y triturarlo para que suelte todo el jugo. Colar y verter el líquido resultante en la botella que contiene el aceite. Tapar y agitar.

Este aceite es usado tibio en fricciones para aliviar cólicos menstruales y estomacales. En masajes se utiliza para calmar dolores de espalda, mialgias y neuralgias. También se emplea fría, embebiendo una tela limpia, para mitigar quemaduras leves y contusiones.

PRECAUCIONES Y RECOMENDACIONES

Según el Dr. Saggese, su uso puede prolongarse por mucho tiempo sin perjuicio ni acostumbramiento No obstante, la sobredosis (y en algunos casos, el uso continuado) puede ocasionar prurito fototrópico (picazón di exponerse al Sol). Se aconseja consultar a un médico o farmacéutico avezado en fitoterapia la conveniencia de su uso y la dosis adecuada para cada caso.