Leches Vegetales. Que Beneficios y Propiedades Poseen?

Leches Vegetales. Que Beneficios y Propiedades Poseen?

La lactosa es un hidrato de carbono que se encuentra contenido en la leche de todos los mamíferos, incluyendo, por supuesto, la de los seres humanos Este carbohidrato se degrada a nivel intestinal, siendo necesario para ello el aporte de dos enzimas: la renina y la lactasa, las cuales el feto comienza a producir en el vientre materno a partir del primer trimestre de vida; sin embargo, estas enzimas desaparecen luego del periodo de lactancia. En otras palabras, el niño de más de cuatro años y el adulto están bastante inválidos para digerir la leche animal.

El hecho que se acaba de mencionar es muy importante, ya que suele ser la causa de diferentes síntomas de intolerancia a los lácteos siendo los más frecuentes: reacciones alérgicas, diarrea, flatulencia, migraña, irritaciones intestinales, cólicos, inflamaciones entre otros.

UN REEMPLAZO MUY BENEFICO

Para quienes sufren el problema, las leches vegetales resultan una alternativa sumamente nutritiva. Son muy parecidas en aspecto y composición química a la leche común, pudiendo ser consumidas por cualquier persona.

Están especialmente indicadas para los deportistas, los ancianos, la crianza de niños y la atención de convalecientes.

Es necesario aclarar que quien determine el diagnóstico de intolerancia a la lactosa debe ser un facultativo médico.

Según las indicaciones del profesional, las leches vegetales pueden ser endulzadas naturalmente con pequeñas cantidades de: miel, azúcar rubia o fructosa. Además se pueden saborizar con unas gotas de esencia de vainilla.

UNA CUESTIÓN MUY DISCUTIDA

Muchos practicantes del vegetarianismo estricto sostienen que la leche animal y los productos de la misma, están muy lejos de ser “naturales” para la alimentación humana, más allá de su forma de producción.

La leche de vaca está adaptada, como es lógico, a las necesidades nutricionales de los terneros, los cuales doblan su peso en 47 días, a diferencia de los 180 días que necesitan los bebés humanos. Por lo tanto, la leche común contiene tres veces más proteínas y casi un 50% más de grasa que la leche humana.

Además, existe un hecho cierto: la especie humana es la única que sigue bebiendo leche después de la infancia; y ninguna especie bebe leche de otra, excepto perros y gatos porque toman el hábito de los humanos.

Según algunas estimaciones a nivel mundial, más de la mitad de la población sería intolerante a la lactosa, por lo que el consumo de leches animales estaría  totalmente desaconsejado.

Esta posición, repetimos, es sostenida por algunos sectores de la filosofía vegetariana.

PROPIEDADES DE ALGUNAS LECHES VEGETALES

SOJA: combate el estreñimiento y estabiliza el nivel de azúcar en la sangre.

ARROZ: previene enfermedades crónicas y favorece la salud intestinal.

AVENA: rica en nutrientes, se indica a personas con estados de debilidad, descalcificadas o que padecen alteraciones del sistema nervioso (en especial insomnio). Al ser muy fibrosa, es adecuada para los que sufren de estreñimiento, enfermos con colesterol o triglicéridos elevados.

Las leches vegetales pueden conservarse en la heladera hasta una semana.

ALGUNAS RECETAS SENCILLAS

LECHE DE SOJA

INGREDIENTES:

  • 200 grs. de porotos de soja

  • 1 y 1/4 litro de agua mineral o de filtro, aproximadamente

  • Agua fría de la canilla para remojar

PREPARACIÓN

Colocar los porotos en un recipiente y cubrirlos con agua fría. Dejar en remojo durante 24 horas. Quitarles los hollejos. Si no se prepara ese mismo día, conservar en remojo dentro de la heladera por no más de 2 días.

Escurrir y licuar el poroto de soja junto al agua mineral, durante 2 minutos por lo menos. Volcar el licuado en un colador de trama cerrada o lienzo de algodón blanco que descanse sobre una olla. Exprimir lo que quede dentro del colador. Llevar la olla con el jugo obtenido (leche) a fuego fuerte hasta que rompa el hervor, y luego, bajar a fuego mínimo. Cocinar durante 15 minutos más.

Colocar en otra olla la ocara (residuo que queda en el colador). Añadir agua hasta tapar y cocinar durante 1/2 hora. Dejar enfriar. Colar y pasar el agua a la olla de la leche. Con el sobrante pueden hacerse: hamburguesas, milanesas, etc.

LECHE DE AVENA

INGREDIENTES:

▪ 1 taza de avena arrollada

▪ 1 y 1/2 litro de agua mineral o de filtro, aproximadamente

PREPARACIÓN

Dentro de una olla de acero inoxidable, colocar el agua mineral y la avena arrollada. Dejar hervir durante 20 minutos. Licuar. Filtrar con un colador de trama cerrada, o bien, dejar así para que quede con consistencia cremosa.

LECHE DE ARROZ

INGREDIENTES:

▪ 1 taza de arroz integral cocido

▪ 4 tazas de agua mineral o de filtro

PREPARACIÓN

Colocar el agua mineral y el arroz integral cocido dentro del vaso de la licuadora y licuar hasta que tenga aspecto homogéneo. Guardar en la heladera. Agitar con una cuchara antes de usar y mientras se toma, pues se sedimenta.

OPCIÓN

Para obtener leche de arroz menos espesa, dejar reposar media hora y luego, sin agitar, verterla en otro recipiente. Guardar el sobrante para utilizarlo en sopas, guisos, etc.