¿Que es y que Beneficios Tiene el Masaje con Rocas?

¿Que es y que Beneficios Tiene el Masaje con Rocas?

El masaje con rocas es un arte milenario. En China, durante la dinastía Shang, se utilizaban piedras para equilibrar la energía vital (chi); los antiguos romanos, luego de tomar un baño caliente, se recostaban sobre mármol frío para disminuir los dolores corporales y relajarse; las nativas americanas se colocaban rocas calientes sobre el abdomen para aliviar dolores menstruales; y esta misma técnica era empleada por los monjes japoneses para favorecer el ayuno.

En que Consiste el Masaje con Rocas?

Esta terapia es una combinación de piedras calientes de lava basáltica y piedras frías de mármol que se disponen sobre puntos determinados del cuerpo, y también, se utilizan para masajear zonas específicas.
Al iniciar la sesión, el terapeuta aplica sobre el cuerpo una exfoliación a base de girasol y aceites esenciales de tomillo, clavo de olor y limón para eliminar las células muertas de la piel y dejarla en óptimas condiciones para recibir la energía de las piedras. Luego, comienza a colocar piedras sobre los puntos energéticos más importantes del organismo del paciente: a lo largo de la columna vertebral, el abdomen, la frente, las manos y los dedos de los pies, sin olvidar una piedra pequeña en el entrecejo. Para finalizar, el terapeuta retira las rocas y realiza un masaje tradicional en todo el cuerpo

Durante cada sesión de masaje, se utilizan más de 84 piedras, cuya temperatura, tamaño y forma varían según la musculatura y los tejidos del paciente.
Las rocas volcánicas se calientan en un horno hasta alcanzar una temperatura de 50-60°C. Se considera esa temperatura un calor controlado y sin riesgos de quemar la piel. Las rocas de mármol, en cambio, se enfrían en el congelador o cubriéndolas con hielo.

Beneficios del Masaje con Rocas

Existe una fuerte conexión entre las rocas y nuestro cuerpo.
Las piedras basálticas son rocas volcánicas oscuras y densas, que al calentarse, estimulan el metabolismo celular y el riego sanguíneo (dilatan los vasos sanguíneos y linfáticos).

El calor de estas rocas penetra suavemente en la piel y los músculos congestionados, desintoxicando y estimulando la microcirculación gracias al aporte de oxígeno.
También permiten la descarga de energías negativas, haciendo que el cuerpo se relaje y el sistema nervioso se equilibre. Cuanto más oscuras son, mayor es su contenido de hierro y más tiempo retienen el calor. Esto hace que aumente su poder magnético, y por lo tanto, sus bondades. Hay una enorme variedad de rocas que pueden emplearse para efectuar esta terapia.

Las más afamadas provienen de Hawai, China, Japón y Arizona. En Argentina, las piedras de los ríos de la Cordillera de los Andes poseen un alto contenido mineral y una excelente capacidad para mantener el calor por largos períodos.
Las piedras frías suelen ser de mármol paquistaní, y tienen un gran efecto sedante que induce al cuerpo a relajarse naturalmente. Se utilizan para reducir la inflamación y crear un tratamiento equilibrado y rejuvenecedor. Además, revitaliza, oxigena e ilumina la piel.

El masaje con piedras es una terapia suave y renovadora. Permite que la persona se sienta mimada y en armonía consigo misma. Además, puede combinarse con otros métodos, como la aromaterapia y la reflexología, aumentando sus propiedades y efectos.