Mucha Agua para la Sandía!!! Conoce sus Propiedades

Mucha Agua para la Sandía!!! Conoce sus Propiedades

Sandía. Propiedades y Beneficios Saludables y Medicinales de esta Fruta

Es el fruto del Citrulius vulgaris, una planta de la familia de las cucurbitáceas, a la que también pertenece el Melón; tal vez por esto es que en algunos lugares se la conoce como “Melón de Agua”.

Sandía. Propiedades y Beneficios

Su composición química y sus propiedades son muy similares a las del Melón, pero no conviene consumirlos juntos porque la mezcla resulta indigesta.

Su jugo es mineralizante y quema los tóxicos del cuerpo, ayudando a limpiar la sangre y los tejidos de impurezas perjudiciales para la salud. Es un buen alimento para las madres que amamantan, ya que fluidifica la leche materna y la hace más fácil de digerir para el bebé.

Es una de las frutas más diuréticas que se conoce. Comer sandía como única fruta (un trozo cada 3 horas) hace orinar abundantemente y, por este motivo, se recomienda a enfermos de la próstata, los riñones y las vías urinarias.

Tiene una suave acción laxante.

Es apta para diabéticos y obesos por su escaso contenido de carbohidratos.

Aporta minerales alcalinos que ayudan a eliminar los ácidos acumulados en el organismo. De esta manera es buena para enfermos de gota, artritis, reuma, ciática, etc.

Su consumo no es conveniente para quienes sufren trastornos de hígado o de vesícula biliar, cólicos, diarrea, etc.

Debe consumirse madura y bien masticada, de lo contrario resulta indigesta. Cuando todavía no está bien madura tiene varias semillas blancas y su sabor no es tan dulce. Juzgar una Sandía entera es más difícil, pero hay que comenzar por la parte de abajo (la que estuvo apoyada en la tierra mientras crecía): un color amarillo pálido o marrón indica que está madura; una mancha blanca o verdosa señala que fue recogida antes de tiempo. El tallo arrugado también indica madurez.

La Sandía entera se debe conservar a temperatura ambiente. Cortada, guardarla en la heladera envuelta en nylon.

Nunca combinarla con vino, cerveza u otra bebida alcohólica; tampoco con frutas oleaginosas y otros alimentos grasos (fiambres, embutidos, pescado, achuras, etc.). No tomar líquidos después de comerla.

No es recomendable como postre: contiene mucha agua y diluye los jugos digestivos haciendo más lenta y pesada la digestión. Lo ideal es consumirla en el desayuno y la merienda, sola o con pan integral tostado.