Níspero del Japón. Propiedades de la Fruta

Níspero del Japón. Propiedades de la Fruta

El Níspero, es el fruto del árbol cuyo nombre científico es Eriobotrya japonica.

Es de forma ovalada y está recubierto por una fina piel de color amarillo o naranja. En su interior, alberga de 2 a 4 semillas marrones que ocupan casi la mitad del volumen de la fruta. Tiene una pulpa jugosa y suave, parecida a la de las ciruelas, pero cuyo sabor es una mezcla de manzana, naranja y durazno.

Se lo llama Níspero del Japón para distinguirlo del europeo, pero en realidad es originario de China.

Su cultivo se ha extendido por todo el mundo debido a sus valores ornamentales y terapéuticos.

Propiedades del Níspero

Excelente fuente de betacaroteno, antioxidante que reduce el riesgo a padecer enfermedades degenerativas, cardiopatías y cáncer.

Su riqueza en potasio y ácidos orgánicos, lo convierte en un buen diurético que, además, facilita la eliminación de arenilla.

Disminuye la acidez, por lo que suele indicarse en casos de gota y exceso de ácido úrico.

Su aporte de fibra ayuda a reducir el colesterol en sangre y a controlar los niveles de glucemia.

No debe consumirse como postre porque perturba la digestión.

Quienes padecen diarrea u otros trastornos gastrointestinales sólo podrán consumirlo cocido, observando las tolerancias.

Es la primera fruta “con carozo” que llega en primavera. Existen numerosas variedades entre las que se destacan: Argelino, Tanaka, Golden Nuget y Peluche.

Al elegir el níspero, cerciórese que: estén enteros, el color de la piel sea uniforme, y no presenten zonas muy blandas al hacer una suave presión con los dedos. Deben estar maduros (con la carne firme y bien coloreada) porque verdes resultan indigestos.

Consérvelos en la parte menos fría de la heladera hasta el momento de consumirlos. La ración aconsejada es de hasta 3 unidades por día.

Si aun no maduraron, envuélvalos en papel aluminio y colóquelos en el congelador. Al día siguiente ya estarán listos para comer.

La forma de pelarlos es muy sencilla: se tira del pedúnculo hacia abajo con el fin de despegar la piel, y a continuación, se separa el resto de la piel como si se tratara de una banana.