Boldo. Propiedades Medicinales

Boldo. Propiedades Medicinales

Planta de Boldo. Propiedades Medicinales y Curativas

La planta de boldo, es una aromática, perenne y frondosa, perteneciente a la familia de las Monimiáceas. Su altura promedio es de 3 metros, aunque en algunos casos puede alcanzar los 6 metros.

Las hojas son elípticas, de color verde grisáceo, textura áspera y quebradizas al tacto. Sus flores, pequeñas y blancas, se encuentran dispuestas formando racimos cortos. Los tallos son de color amarillo y muy aromáticos. El fruto es una drupa negruzca comestible.

Su crecimiento y desarrollo se da fundamentalmente en lugares secos con suelo pedregoso, incluso puede adaptarse a condiciones adversas de sequía como las que se presentan en la zona central de Chile, país de donde es nativo.

Su nombre científico deriva del término “peumus”, denominación original dada por los aborígenes chilenos, y “boldus” en memoria del botánico español D. Boldo.

El área de distribución de la especie es muy restringida debido a que no se aclimata fácilmente. Por eso, Chile continúa siendo su principal productor, aunque también existen algunas plantaciones de menor importancia en Marruecos.

Principios Activos de la Planta de Boldo

Los principales componentes químicos del Boldo son:

Aceites esenciales (especialmente ascaridol y cineol, y en menor concentración ésteres, aldehídos e hidrocarburos), alcaloides (boldina, isoboldina, laurolitsina, laurotetanina) y flavonoides. También contiene: taninos, boldoglucina, proaporfina, sinoacutina , entre otros.

Es interesante destacar que la composición cuantitativa en aceites esenciales y alcaloides varía según las condiciones del clima y del suelo del lugar donde se encuentra la especie.

Acción Terapéutica de la Planta de Boldo

El Boldo es, quizás, una de las hierbas medicinales más famosas. La actividad terapéutica de sus hojas fue investigada por primera vez en Europa en el año 1869. Actualmente, sus propiedades son ampliamente reconocidas, encontrándose inscriptas en numerosas farmacopeas entre las que se incluyen las de Argentina, Alemania, Chile, Brasil, Italia, Francia y Suiza, entre otras. Incluso está aprobado por la FDA de los EE.UU.

Según el diccionario Dorland de medicina, este arbusto se utiliza como colerético, diurético, estomáquico, sedante y antihelmintico.

El Dr. Burgstaller Chiriani lo recomienda en uso interno, en forma de tintura o infusión, para aliviar todas las afecciones hepáticas.

Tintura

Se colocan 20g de hojas frescas de Boldo en 100cc de alcohol de 60° (que se logra mezclando, aproximadamente, 2/3 de alcohol puro y 1/3 de agua pura). Dejar macerar durante 10 días, agitando el preparado diariamente, luego se cuela y se guarda en un frasco de vidrio oscuro con tapa. Se toman 15 gotas después del almuerzo y la cena, siempre diluías en algún líquido. La combinación por partes iguales de esta tintura con otros fitoextractos (como el de carqueja, genciana, ruibarbo o cáscara sagrada) resulta efectiva para aliviar casos de dispepsia, flatulencia y constipación.

Infusión

Se colocan 3 hojas de Boldo en una taza, se agrega agua hirviente, se tapa y se deja reposar de 3 a 5 minutos. Luego, se retiran las hojas y se bebe. Se toman 2 ó 3 tazas por día, después de cada comida principal. Otra opción para elaborar esta tisana es: colocar 20 hojas de Boldo en 250cc de agua pura a temperatura ambiente, dejar macerar durante 24 horas, retirar las hojas y beber en ayunas.

Esta infusión es: diurética, antiséptica de las vías urinarias, laxante suave, digestiva, carminativa, antihelmíntica, antiinflamatoria, antipirética, antioxidante, circulatoria y sedante del sistema nervioso; pero la acción más importante es, indudablemente, la que ejerce en la secreción biliar, pues modifica profundamente las propiedades fisicoquímicas de la bilis, haciéndola más fluida y menos viscosa. Este fenómeno explica los resultados favorables que se obtienen en las diferentes enfermedades del hígado y las vías biliares.

Otros usos: por muchos años, en Chile, la fruta se ha consumido como especia. También la madera ha sido empleada como tinte y la corteza para curtir cuero.

Precauciones y Recomendaciones

Es muy importante no superar la dosis recomendada porque su abuso puede ocasionar vómitos, diarrea y convulsiones. Debe ser empleado en forma de curas discontinuas, o alternado con otras hierbas. Aunque el Boldo resulta beneficioso para quienes padecen cálculos biliares debido a su acción colerética, esta misma propiedad lo contraindica en caso de obstrucción de las vías biliares. Tampoco debe utilizarse durante el embarazo, lactancia y la niñez, por su alto contenido de alcaloides y su efecto abortivo. Atendiendo a estos cuidados, el uso del Boldo es totalmente efectivo y seguro. No obstante, ante cualquier duda sobre su consumo y la dosis adecuada para cada caso, se recomienda consultar a un médico o farmacéutico avezado en fitoterapia.