La Genciana. Poderosa Hierba para la Digestión.

La Genciana. Poderosa Hierba para la Digestión.

Conocida vulgarmente como Pasto Amargo o Pasto Blanco, la Genciana es una planta vivaz de la familia de las Gencianáceas. Puede alcanzar casi el metro y medio de altura.

Tiene una raíz gruesa muy buscada por sus propiedades medicinales. De su tallo, erguido y liso, salen grandes hojas ovales enfrentadas de a pares, y numerosas flores de color amarillo vivo que nacen en racimos por encima de la mitad superior de la planta.

Crece espontáneamente en pastizales, brezales y claros de bosques, sobre sustrato ácido y por encima de los 1.400 m sobre el nivel del mar.

Lamentablemente, la codicia de algunos recolectores desaprensivos ha puesto en vías de extinción a esta majestuosa planta.  Y peor aún, ya que crece tan lentamente que tarda 10 años en dar sus primeros frutos.

Componentes Activos de la Genciana

Dentro de su composición química se destacan: gentina, gentiamanna, gentiopicrina, gentisina, ácido gentisico, gentianosa y pectina.

Aplicaciones Medicinales de la Genciana

En uso interno, la Genciana es uno de los tónicos estomacales más preciados. Los principios amargos que contiene excitan la secreción de todas las glándulas digestivas, incluidas las salivares. Por esta manera eso abre el apetito (aperitiva) y facilita la digestión (digestiva).

Resulta especial para los problemas de escasa secreción de jugos gástricos (hipoclorhidria). También para indigestiones, vómitos, inapetencia, raquitismo, diarreagases, parásitos intestinales y en la convalecencia de enfermedades febriles.

Además, estimula la secreción de bilis por parte del hígado (colerética) y favorece su vaciamiento en el duodeno (colagoga). Por esta razón, suele recomendarse en casos de congestión hepática y vesícula perezosa.

Se emplea en forma de decocción al 10 ó 20 por míl, según tolerancia. Es decir, se colocan 10 ó 20 gramos de raíz de Genciana en 1 litro de agua, y se deja hervir durante 10 minutos. Luego se cuela y se beben 3 tazas al día, antes (como aperitivo) o después (como digestivo) de las comidas principales.

Como la raíz contiene gran cantidad de glúcidos de fácil fermentación, se recomienda la siguiente forma de elaborar vino de Genciana. Dejar macerar 30 g de raíz de Genciana en 1 litro de un buen vino tinto durante 10 días. Pasado este tiempo, filtrar y guardar en la heladera. Se toma 1 copita antes y después de cada comida para estimular el apetito, facilitar la digestión y, sobre todo, para estimular la vesícula perezosa. También se emplea en casos de dispepsia, insuficiencia hepática, atonía gástrica e intestinal, etc.

Según algunos autores, su administración provoca un incremento en las defensas del organismo, a expensas del aumento de glóbulos blancos (leucocitos). Se piensa que puede tener una acción favorable en los casos de depresión inmunitaria (escasa resistencia a las infecciones).

Lo que si se sabe es que la Genciana es un excelente tónico para los nervios. Combate: debilidad muscular, clorosis, escorbuto, hidropesía, gota y artritis.

Es antipirética, antiinflamatoria y cicatrizante.

En uso externo se la emplea como tónico capilar en forma de loción.

Precauciones y Recomendaciones

En dosis elevadas puede producir cefalea, irritación gástrica, nauseas y vómitos. No se recomienda a embarazadas y madres que amamantan porque sus principios amargos suelen pasar a la leche, haciéndola indeseable para el bebé. Fuera de ello, no presenta ninguna toxicidad ni contraindicación. No obstante, se aconseja consultar el consumo para cada caso específico, a un médico o farmacéutico avezados en fitoterapia.

Beneficios del Té de Genciana

El té de genciana ha sido reconocido en la medicina herbaria desde hace bastante tiempo.

La genciana se ha utilizado en la medicina herbal europea a lo largo de los 2.200 años desde su descubrimiento. La genciana también se menciona en la Farmacopea Ayurvédica, recomendándola para la anorexia y la digestión lenta.

La precaución en el uso de té de genciana se da a los que sufren de úlceras pépticas o duodenales.

Estos son algunos de los beneficios para la salud derivados de beber este té:

  • Ayuda a una mejor digestión y calma un malestar estomacal.

  • Purifica la sangre y es un excelente remedio para los problemas del hígado, incluyendo el hígado agrandado.

  • Mejora la circulación de la sangre a todas las partes del cuerpo.

  • Mejora el apetito.

  • Ayuda a aliviar la fiebre y ayuda en el tratamiento del resfriado común.