Endulza y Cura tus Enfermedades con esta Poderosa Hierba

Endulza y Cura tus Enfermedades con esta Poderosa Hierba

Planta de Stevia. Cura Enfermedades. Recomendada para Diabetes

La Stevia, es una hierba subleñosa perenne, perteneciente a la familia de las Compuestas. Alcanza una altura de entre 30 y 80 cm. Tiene hojas sésiles ovoidales con bordes aserrados, y pequeñas flores blanquecinas de corola tubular. La raíz es pivotante, siendo su tamaño equivalente a un cuarto del de la planta.

La planta de Stevia, es originaria de las selvas de Brasil y Paraguay, donde se la conoce por su nombre en guaraní: kaá heé o caá jhée, que significa “yerba dulce”. Existen alrededor de 200 especies diseminadas a través de toda América, aunque la más popular es la Stevia Rebaudiana Bertoni, la cual se cultiva en el norte de Argentina y el litoral de Brasil y Paraguay. También hay referencias de pequeñas plantaciones en: México, Canadá, EE.UU., China, Corea, Gran Bretaña, Israel, Tailandia y Japón.

Esta especie vegetal era conocida y empleada por los guaraníes desde épocas remotas con fines medicinales y para edulcorar el mate, lo cual fue documentado por los conquistadores españoles.

En 1887 los aborígenes y yerbateros paraguayos hacen referencia sobre la planta al Dr. Moisés Bertoni, quien comienza a estudiarla junto con el químico paraguayo Dr. Ovidio Rebaudi. En 1905, el Dr. Rebaudi publíca en la Revista de Química y Farmacia de Buenos Aires, el primer análisis químico del principio dulce extraído de este vegetal: el steviósido. Hacia 1921 el steviósido se registra como una sustancia 300 veces más dulce que el azúcar ante la Unión Química Internacional. En 1970 las autoridades sanitarias de Japón aprueban el empleo de la Stevia como edulcorante, y poco tiempo después hacen lo mismo las de Argentina, Brasil, Paraguay, Corea, Israel y China. En 1996 EE.UU. lo reconoce como aditivo dietético.

  • INFORMACIÓN NUTRICIONAL

Sus principios activos más importantes son steviósido y rebaudiósido. Además posee proteínas, fibra, fósforo, calcio, potasio, zinc, rutina y vitaminas A y C. Es rica en hierro, manganeso y cobalto. No tiene calorías, grasas saturadas, carbohidratos ni cafeína. No fermenta, y es soluble en agua y en alcohol.

  • APLICACIONES TERAPEUTICAS

Tiene actividad antimicrobiana, no sólo a nivel de la placa bacteriana dental sino ante ciertas bacterias y hongos entre los que se destaca la Cándida albicans. Mejora la resistencia frente a resfríos y gripes. Es vasodilatadora, diurética y cardiotónica: regula la presión y los latidos del corazón.

Es estomática, digestiva y antiácida: estimula la actividad del estómago, facilita la digestión y las funciones gastrointestinales.

Cuando hay catarro o tos, suele recomendarse beber una infusión de Ambay combinada con 1 cucharadita de Stevia en forma de hierba.

En aplicaciones externas es útil como cosmético: suaviza la piel, tensa las arrugas y ayuda en la cura de ciertos problemas dermatológicos, entre ellos: acné, seborrea, dermatitis y algunos casos de psoriasis.

Los estudios realizados hasta el momento demuestran que la Stevia no tiene contraindicaciones. No obstante, ante cualquier duda se debe consultar al médico.

  • EDULCORANTE NATURAL

Si se chupa una hojita de esta hierba, inmediatamente se advierte su sabor dulce.

Las hojas secas de Stevia pueden utilizarse en infusión (solas o mezcladas con otras hierbas). También como edulcorante de mesa y como aditivo para endulzar todo tipo de preparaciones. Para este último uso, las hojas secas suelen triturarse hasta obtener un polvo fino 15 veces más dulce que el azúcar, o emplearse para preparar una solución acuosa (jarabe de stevia) que endulza 70 veces más que la sacarosa.

En el mercado también puede encontrarse el extracto (concentrado de steviósido), líquido o en polvo, el cual es 300 veces más dulce que el azúcar. El mismo se obtiene al aislar el principio dulce de la planta, pero carece de sus propiedades medicinales.

Las propiedades edulcorantes de la Stevia son ideales para quienes deben controlar la ingesta de azúcar por padecer problemas de salud vinculados a desórdenes metabólicos y a la obesidad.

Es indicada a quienes padecen diabetes. Estudios realizados en Dinamarca revelaron que el steviósido actúa: estimulando las células beta del páncreas generando insulina; regulando los niveles de glucosa en sangre; y nutriendo al hígado, páncreas y bazo.

El uso de esta hierba es importante para quienes desean perder peso.  porque es acalórica y, además, reduce los “antojos” y las “hambres falsas”.

Es un edulcorante totalmente natural (no químico) y atóxico, que puede someterse a altas y bajas temperaturas sin alterar su sabor o cualidades. Esto la coloca en ventaja respecto a los edulcorantes artificiales (sacarina, ciclamato, aspartame, etc.) que son inestables y podrían afectar la salud.