Los Rabanitos. Propiedades

Los Rabanitos. Propiedades

Propiedades de los Rábanos o Rabanitos. Beneficios y Cualidades

El rabanito (Raphanus sativus) es una de las 3 especies conocidas de rábano que se comercializan para el consumo humano. Las otras 2 son: el rábano japonés (o daikon) y el rábano negro (o de invierno).

Propiedades los los Rábanos y Rabanitos

Los rabanitos son ricos en vitamina C y compuestos de azufre, considerados potentes antioxidantes.

Por su alto contenido de agua y potasio tienen una marcada acción diurética, que los torna beneficiosos para depurar las vías renales.

La intibina presente en los rabanitos favorece el vaciamiento de la vesícula biliar, estimula el hígado y ayuda en la digestión de las grasas.

Resultan beneficiosos para las embarazadas por su contenido de ácido fólico, vitamina importante para asegurar el correcto desarrollo neural del feto y prevenir la espina bífida.

Su aporte de yodo favorece el correcto funcionamiento de la glándula tiroides, y la tonifica.

Sus compuestos de azufre les proporcionan cualidades antibacterianas, balsámicas y expectorantes, que favorecen a quienes padecen afecciones de las vías respiratorias.

Además, presentan propiedades relajantes y facilitan el sueño.

En personas sensibles, ciertas sustancias de los rabanitos pueden dificultar su digestión.

Presentan forma esférica, ovalada o cilíndrica. Su piel es de color rojo, rosado o blanco, y su pulpa siempre es blanca. Su tamaño suele variar entre 2 y 3 cm de diámetro.

Al comprarlos es preferible elegir los de tamaño mediano porque los pequeños suelen ser fibrosos, y los grandes muy aireados. Si conservan sus hojas, el color verde intenso de las mismas indica que son frescos.

Una vez comprados, eliminar las partes verdes porque aceleran su desecación, y guardarlos en la heladera en una bolsa de plástico perforada. Se conservarán cerca de 7 días. Se aconseja no lavarlos hasta el momento de su consumo.

Los rabanitos son ligeramente picantes. En caso de que se prefiera un sabor más suave, hay que pelarlos para eliminar el aceite esencial que se encuentra justo debajo de la piel, al cual debe su picor.

Generalmente se consumen crudos en ensaladas, o como aperitivo si se los adereza con limón y sal. También se pueden rehogar, o usar en salsas como ingrediente.

Las hojas frescas de los rabanitos pueden consumirse cocinadas de forma similar a las de acelga, o emplearse en tisanas.