Lo que Puedes Hacer con Este Aceite Esencial es Fabuloso!

Lo que Puedes Hacer con Este Aceite Esencial es Fabuloso!

Lo que Puedes Hacer con Este Aceite Esencial es Fabuloso! Propiedades del Aceite Esencial de Lavanda

De todos los aceites esenciales es, indudablemente, el más versátil; con un abanico de propiedades. Quizás la más importante de ellas, sea su capacidad de restaurar el equilibrio físico y emocional. Características que lo vuelve adecuado para el tratamiento de asma, epilepsia, convulsiones, catalepsia y otras condiciones causadas por un desequilibrio nervioso. Sin dudas las Propiedades del Aceite Esencial de Lavanda son fabulosas.

El término Lavanda deriva del latín “lavare”, que significa lavar; probablemente por su uso en el lavado de las heridas.

Propiedades del Aceite Esencial de Lavanda

    • Actúa como limpiador de tensiones (sedante), por eso es tan difundido su uso para todo tipo de desequilibrios nerviosos como ser: insomnio, histeria, desmayos, asma, epilepsia, convulsiones, catalepsia, entre otros. Su trabajo sobre el músculo del corazón es tonificante y sedante a la vez, por lo que se agregarían hipertensión y palpitaciones a la enumeración anterior. El masaje o los baños aromáticos (no demasiado calientes) serán el modo de uso más adecuado.

    • Unas tres gotas de Lavanda en el baño de un bebé, ayudará a dormir a un niño intranquilo. Recuerde que para los infantes siempre debe emplearse diluciones muy bajas.

    • Un buche dos veces por día (una gota en un vaso de agua), combate el mal aliento.

  • Masajeada en las sienes, la Lavanda aliviará el dolor de cabeza. Si esto no basta, puede colocar una compresa fría de lavanda sobre la frente o la nuca.

  • Sus propiedades analgésicas, antisépticas y anti-inflamatorias, lo hacen un aceite ideal para tratar quemaduras, dermatitis, eczemas, ampollas, heridas, úlceras y todo tipo de lesiones cutáneas; ya que promueve una rápida regeneración de la piel y ayuda a prevenir las cicatrices.

  • Si a estas cualidades sumamos las antibióticas, se vuelve una valiosa esencia para el tratamiento de resfríos, tos catarro, sinusitis y gripe; siendo las inhalaciones, la forma más efectiva de uso. También pueden realizarse masajes con una gota de esencia a lo largo de los bordes óseos de las cejas y en ambos lados de la nariz.

  • Uno de sus usos más importantes reside en el alivio del dolor muscular, así como del reuma, ciática y artritis. Reduce la inflamación y aminora la reacción del sistema nervioso central al dolor. Emplearlo en masajes o baños aromáticos, sólo o combinado con Bergamota, Mejorana, Melisa o Romero.

  • En los casos de acné, es muy beneficioso combinarlo con Bergamota. Este inhibe las bacterias que causan la infección de la piel, mientras la Lavanda equilibra la hipersecreción de sebo en donde la misma se produce y suaviza la piel ayudando a reducir las huellas.

  • Sus propiedades repelentes e insecticida se han empleado durante muchos siglos para proteger la ropa de las polillas, y al mismo tiempo perfumarlas con su delicado aroma.

  • La picadura de mosquitos y otros insectos se evitará aplicando sobre la piel una crema que contenga Lavanda y Citronela. Pero si el daño ya está hecho, aplique un poco de Lavanda lo antes posible en la picadura. Esto disminuirá el dolor y ayudará a detener la extensión de la irritación.

  • Además, por sus cualidades fungicidas, puede emplearse para tratar infestaciones de piojos, sarna e infecciones como el pie de atleta.

  • Su naturaleza primaria de “balancear”, lo hace de utilidad en personas con estados emocionales desequilibrados. Estos estados pueden ser: histeria, depresión maníaca o estados de ánimo fluctuantes. El masaje a ambos lados de la columna con este aceite puede ayudar en tales situaciones.

  • Un baño aromático. Unas pocas gotas de aceite sobre un pañuelo, o sobre la almohada, o sobre la ropa de cama, son lo más indicado para problemas de insomnio, tanto si su causa son molestias físicas como estrés mental, ansiedad o a un cerebro hiperactivo de noche.