La Legumbre de Hierro

La Legumbre de Hierro

Propiedades de las Lentejas. Beneficios de la Legumbre de Hierro 

Su gran valor nutricional, la ha convertido en el alimento principal de la cocina del Sur de Asia.

Una porción de 100 grs. de lentejas cocidas contiene: 22grs de proteínas de alto valor biológico, 2 grs. de grasas, 50 grs de almidón, 60 mgs de calcio y 100 UI de provitamina A (betacaroteno). Ofrecen cantidades importantes de manganeso, fósforo, zinc, vitamina B1 (tiamina), vitamina B6 y ácido fólico. Además, las variedades verde y marrón rojizo, son una buena fuente de selenio.

Son muy energizantes y combaten la anemia. Fortalecen el sistema nervioso, normalizan las disfunciones intestinales, y contribuyen a la producción de glóbulos rojos.

Las Propiedades de las Lentejas son ideales para las personas vegetarianas o que no gustan de comer mucha carne, ya que en la suma total de proteínas, pueden competir con la ella y con los productos lácteos.

Las lentejas parecen discos diminutos y, se encuentran disponible una gran variedad. Por lo general, son de color marrón rojizo; también las encontrará en tonos naranja brillante, caqui, verde oliva y grises. Pueden consumirse crudas cuando son jóvenes y cocidas cuando están secas (desde luego, esta última es la forma de consumo más común). Si las compra secas, procure que no estén partidas y que huelan a fresco con un toque a nueces. También las puede comprar en brotes, pero si tiene que vigilar el sodio, antes de consumirlos, lávelos a consciencia para quitarles parte de la sal.

Guárdelas en un lugar fresco y seco dentro de un frasco de vidrio bien hermético. Se conservarán casi un año, pero recuerde que cuanto más tiempo las guarde, más tardarán en cocinarse. A diferencia del la mayoría de las legumbres, las lentejas no necesitan ser remojadas antes de cocerlas, por lo que son bastante rápidas de preparar. Ante todo, lávelas con abundante agua en un colador bajo la canilla para retirar los cuerpos extraños que puedan tener. Luego, coloque una taza de lentejas y cuatro de agua en una cacerola y lleve a fuego medio. Cuando rompa el hervor, reduzca la llama al mínimo y deje cocer medio tapada, hasta que estén tiernas; media hora aproximadamente. Obtendrá casi 3 tazas de lentejas que puede utilizar en sopas, guisos, estofados, ensaladas o platos de arroz.

Recuerde no cocinarlas con aguas duras, ya que pueden endurecerse.