Propiedades y Beneficios de Esta Energética Legumbre…

Propiedades y  Beneficios de Esta Energética Legumbre…

Veamos algunas cualidades nutritivas o curativas que posee el poroto de soja:

    • Los porotos de soja son muy ricos en proteínas. Un kilogramo de soja equivale a: 11 litros de leche; 5 docenas de huevos; 2 kg de carne animal; 5kg de arroz; con la ventaja de que sus residuos alcalinos no producen ácido úrico como las carnes animales.

    • El poroto de soja contiene todos los aminoácidos esenciales que el cuerpo humano no puede sintetizar y debe proveérselos a través de la alimentación.

    • Su grasa es casi completamente insaturada y su valor en fibra es apreciable, siendo elegida en dietas para reducir el colesterol. Además tiene lecitina, una sustancia que emulsiona las grasas colaborando en mantener las arterias limpias, evitando problemas cardiovasculares y equilibrando el metabolismo del colesterol.

    • Su bajo contenido en hidratos de carbono, hace que sea elegida en regímenes para personas diabéticas.

    • Posee propiedades diuréticas ya que es alta en potasio y baja en sodio, siendo ideal para hipertensos.

  • Es muy rica en vitamina A, E, B1, B2, B3, B6, K, U y ácido fólico; así corno en fósforo, hierro, calcio, magnesio y oligoelementos corno cobre, zinc, níquel, manganeso y flúor.

  • Estudios realizados en la Universidad de Florida (EE.UU.), detectaron la presencia de vitamina B12 en productos elaborados con soja como: leche, tofu (queso), carnes texturizadas, fermentos, miso, shoyu (salsa de soja), natto y tempeh. Estos productos son, además, ricos en bacterias beneficiosas para el equilibrio del aparato digestivo.

EL poroto de soja es redondo y pequeño, y varían en su color desde el amarillo pálido al negro.

Para guardarlos, coloque los porotos crudos en un recipiente hermético dentro de la heladera. Se conservarán hasta 6 meses.

Deben consumirse siempre cocidos. Muchas personas prefieren prepararlos en su casa, porque es la mejor forma de controlar que no les añadan grasas. Para ello, ponga en remojo 1 taza de porotos en agua caliente y déjelos hasta el día siguiente Escúrralos y póngalos a hervir en una olla con 5 tazas de agua. Cuando rompa el hervor, tápela y deje cocer a fuego lento hasta que estén bien tiernos, 3 horas aproximadamente. Una taza de porotos crudos rendirá casi tres de porotos cocidos.