Querés Saber por que Bostezamos?

Querés Saber por que Bostezamos?

QUE ES EL BOSTEZO?

El bostezo es un poderoso mensaje cuyo significado varía según la cultura en que nos encontremos. En la civilización moderna, por ejemplo, bostezar en público está mal visto porque suele asociárselo a la expresión de aburrimiento y rechazo. Por ello, la mayoría de las personas intenta desesperadamente reprimirlo, o al menos, disimularlo colocándose una mano sobre la boca. Los pueblos primitivos, en cambio, lo consideraban una manifestación natural del cuerpo y se permitían expresarlo libremente.

Este último comportamiento parece más lógico, sobre todo porque a través de los bostezos se manifiesta uno de nuestros órganos más importante: el cerebro.

CAUSAS DEL BOSTEZO

Ante una falta absoluta de oxígeno o en presencia de temperaturas internas muy elevadas, las neuronas pueden sobrevivir sólo durante unos pocos minutos. Si mueren, no se pueden regenerar como otras células del cuerpo. Por lo tanto, no es de extrañar que nuestro organismo cuente con un mecanismo que le permita detectar estas fallas y emitir señales tempranas de advertencia.

El bostezo es una de estas señales, y por su importancia, no se deja reprimir con facilidad. Cuando la temperatura del cerebro se eleva por sobre el umbral crítico o se detecta abundante dióxido de carbono y falta de oxígeno en la sangre, el encéfalo emite un reflejo que obliga a los músculos del diafragma a contraerse. Al mismo tiempo, la musculatura facial recibe la orden de tensarse y abrir la boca bien grande para que los pulmones puedan inhalar la mayor cantidad posible de aire fresco. Esta respiración profunda provoca que el corazón aspire más sangre de los vasos y la bombee, una vez enriquecida con oxígeno, preferentemente hacia el cerebro para enfriarlo y oxigenarlo.

Se pueden distinguir diferentes tipos de bostezos:

  • Los matutinos obedecen a que el cerebro se está despertando y necesita más oxígeno del que le pueden ofrecer los pulmones. Esto se produce dado que aún no están en plena actividad.

  • Los vespertinos, ocasionados porque el cerebro va aumentando su temperatura a medida que el día avanza y necesita enfriarse.

  • Los nocturnos, generados por una baja del biorritmo que hace lenta la respiración, absorbiendo menos oxígeno.

Quien intenta reprimir la necesidad de dormir, obliga a su cerebro a mantenerse despierto a pesar de que ya está preparado para el sueño. Para mantenerse en actividad, las neuronas necesitan más oxígeno y se lo procuran a través de bostezos continuos.

También son comunes los bostezos luego de una comida. El cuerpo refuerza el riego sanguíneo de los órgano digestivos, retirando la sangre adicional de otros puntos. El cerebro siente esta reducción e intenta compensar la falta de oxígeno con bostezos.

Si a pesar de todas estas señales, el cerebro no recibe suficiente oxígeno, conecta un mecanismo de emergencia que reduce su actividad al mínimo, haciendo que la persona se duerma o se desvanezca.

EL BOSTEZO POR ABURRIMIENTO

Quien debe soportar una aburrida conferencia en una habitación con poca ventilación, probablemente sienta el irresistible deseo de bostezar. Esto poco tiene que ver con la calidad de la disertación, más con la falta de oxígeno en el ambiente. La monotonía y el aburrimiento hacen que el cerebro disminuya su actividad porque no detecta ninguna exigencia, más los bostezos se producen sólo cuando el oyente intenta prestar atención y mantenerse despierto.

PELIGRO DE CONTAGIO

Bostezar es una acción común en la mayoría de los animales vertebrados. Pero sólo es contagiosa en humanos y algunos primates. Se cree que este fenómeno fue heredado de los primeros primates (mucho antes del comienzo de la evolución humana). Ellos lo utilizaban para emitir una señal de cansancio a otros miembros de la comunidad. De esta manera, poder sincronizar los patrones de sueño y períodos de actividad.