Saltar al contenido
Mi Medico Natural

Reiki ¿Magia o Medicina?

Reiki, ¿magia o medicina?

No necesitas demasiada experiencia con el reiki para saber que los resultados pueden parecer mágicos. Pero, ¿eso lo convierte en magia?

Las mejoras que vienen con el reiki están médicamente comprobadas: mejoras respiratorias, frecuencia cardíaca, presión arterial y variabilidad de la frecuencia cardíaca. Pero, ¿eso lo hace medicina?

En esta colaboración que realizamos con nuestros amigos de www.2×3.cl, pretendemos dar respuesta a esta interrogante para desmitificar el reiki. ¿Te interesa? ¡Sigue leyendo para saber más!

Reiki

Reiki, ¿magia o medicina?

Si el reiki fuera magia, necesitaríamos un solo tratamiento para que todo estuviese perfecto en nuestro ser. Es cierto que una sesión puede generar mejoras increíbles,  pero no es menos cierto que se necesita más de una para poder mantener nuestra salud y bienestar.

Para mantenernos felices y saludables, necesitamos hacer terapia reiki con regularidad, incluso una “dosis” diaria, si lo deseas. Pero  hay muchas cosas que necesitamos a diario: comida, sueño, abrazos. Nuestra necesidad diaria no los convierte (ni al reiki) en medicina.

La medicina está dirigida a tu cuerpo y, quizás, a tu mente y emociones. El reiki también y, además, restaura tu espíritu. Así que, si el reiki no es magia ni medicina, ¿qué es? El Reiki es una práctica.

El Reiki es Medicina

Reiki, ¿magia o medicina?

Tu cuerpo responde con cambios psicológicos esperados cuando recibes terapia reiki. Estas terapias aceleran el curso natural de la sanación, no de forma mágica, pero sí optimizando la capacidad de tu cuerpo para sanar. El reiki nos ayuda a liberar nuestra mente, de manera que podamos sanar en todos los niveles: cuerpo, mente y espíritu.

¿Conoces esa sensación de calma, ese sentido de seguridad que sientes cuando haces reiki? No es medible de la misma forma que los cambios fisiológicos como respiración, frecuencia cardíaca y presión arterial, pero es igual de importante.

Sentirte seguro te hace sentir mejor y cambia tu bioquímica. Primero, dejas de hacerte daño, posteriormente, te abres a estados emocionales positivos como gratitud y compasión, que fortalecen tu salud y sacan lo mejor de ti.

El Reiki es una Inversión

Sí, el reiki requiere preparación del profesional y ello implica un costo. Pero es un dinero que probablemente recuperes la primera vez que no debas pagar por algún servicio médico debido a que el reiki haya sido más que suficiente para volver a ponerte de pie o evitar que alguna enfermedad te dejase indispuesto.

Además, muchos de los profesionales del reiki no necesitan demasiados estudios para practicarlo ellos mismos y tratar a sus familiares, amigos y mascotas, por lo que con su aprendizaje y un poco de práctica podría ser suficiente. Esto ayudaría a que la inversión fuera menor.

Maximiza el Retorno de tu Inversión

Reiki, ¿magia o medicina?

Tu inversión en reiki tiene rendimientos en el corto plazo (comienzas a sentirte bien a los minutos) y en el largo plazo (mejorando tu felicidad y salud).

Si consultas a alguien que ya haya tomado terapia reiki sobre cómo siente que esto le ha ayudado, apostamos a que puede mencionarte al menos tres aspectos de su vida. Digestión, concentración, mejoras en el sueño y satisfacción social están entre las principales respuestas.

¿Te has preguntado exactamente cómo sucede eso? Si bien no sabemos por qué el toque de unas manos entrenadas es capaz de producir tal sanación interna, sí sabemos el resultado y por qué es importante.

Cuando vas a terapia reiki, te tomas el tiempo necesario para revertir los estragos que causa el estrés. Por que sí, el estrés existe, ignorarlo no significa que no está y que no tendrá consecuencias en ti.

También le das acceso a tu cuerpo a una gama de sistemas de autocuración que se ven disminuidos cuando te sometes a estrés prolongado. Tu cuerpo vuelve a sí mismo mientras practicas reiki y te beneficias de la limpieza sutil pero profunda que el cuerpo necesita a diario.

Esto es algo en lo que vale la pena invertir 30 minutos al día. Especialmente porque puedes estar medianamente dormido mientras sucede.