6 Alternativas Naturales Fáciles al Ibuprofeno

6 Alternativas Naturales Fáciles al Ibuprofeno

Alternativas al Ibuprofeno. Naturales y Fáciles

Muchos de nosotros estamos siempre en la búsqueda de alternativas a los remedios convencionales. Se encuentra en los naturales, una opción interesante sabiendo que en general no poseen efectos secundarios.

Hay personas que encuentran en el ibuprofeno una solución a muchos problemas y dolencias, en varios casos, llegando a producir una adicción psicológica más que efectiva y causando, con el tiempo, efectos nocivos al organismo en general, que muchos desconocen.

El dolor es una manera natural de nuestro cuerpo de alertarnos sobre algo que no anda bien. No es necesario para ninguna persona tener que someterse al dolor continuo, y de ser así, no hay que dudar en hacer la consulta médica.

Existen Alternativas al Ibuprofeno sin la necesidad de tener que recurrir a la farmacia para adquirirlo.

Conozcamos Alternativas al Ibuprofeno.

  • CORTEZA DE SAUCE BLANCO

Dentro de las Alternativas al Ibuprofeno, encontramos la corteza de sauce blanco. Es un remedio natural que se conoce desde hace más de 2000 años. Contiene una sustancia natural que se conoce como salicina. La aspirina fue inspirada en esta sustancia, efectiva para el tratamiento de dolores de espalda, tendinitis, artritis y empleada también como calmante a la cefalea. Se debe tener especial cuidado al suministrar a niños y no es para nada recomendable su uso en personas con ulceras gastroduodenales y mujeres que transiten la menstruación (si se aconseja para dolencias pre-menstruales. Su administración debe ser controlada.  Puede prepararse una cucharada sopera mezclada con 250cm3 de agua y hervir durante cinco minutos, luego dejar reposar quince minutos y colar. Se recomienda ingerirlo en dosis pequeñas.

  • UÑA DE GATO

Esta hierba, originaria del centro y sur de América, es utilizada para la preparación de diferentes medicinas naturales. La uña de gato nos brinda el poder de estimular positivamente el sistema inmunológico. Contiene un agente anti-inflamatorio que impide la producción de la hormona prostaglandina, responsable del dolor y la inflamación. No hay que olvidar que contiene buena cantidad de antioxidantes. Esta hierba también se puede destacar que favorece a la relajación de los músculos, es vasodilatador y diurético. Preparación: Recoja diez gramos de la hoja en un recipiente al que luego se le incorpora un cuarto litro de agua hirviendo. Deje en reposo por quince minutos y luego de colar ingiéralo. Como sugerencia puede consumirse tres veces al día alejado de las comidas.

  • VALERIANA

La raíz de valeriana es un potente tranquilizante natural, también contribuye a deshacerse del insomnio, estrés y ansiedad. Actúa de buena manera en la disminución de la sensibilidad nerviosa, de esta forma aliviando la sensación de dolor presente. Se recomienda beber una taza de té de raíz de valeriana para el alivio de dolores corporales.

  • ACEITE DE OLIVA

Si bien no actúa eficazmente con rapidez sobre las dolencias, investigaciones pueden asegurar que el aceite de oliva puede emplearse de manera beneficiosa para la salud, llegando a brindarnos suaves efectos similares al ibuprofeno. De esta manera, el consumo diario de aceite de oliva virgen extra en ensaladas o comidas (nunca debe freírlo) produce un efecto saludable al organismo.

  • CÚRCUMA

La cúrcuma contiene un elemento activo llamado curcumína, que notablemente favorece a la reducción de los niveles de dos enzimas en el cuerpo que causan inflamación. También es efectivo para mejorar la circulación sanguínea y prevenir la coagulación de la sangre. No es recomendable durante el embarazo y lactancia. Realice una infusión agregando a una taza de agua tibia, media cucharadita pequeña de raíz de cúrcuma y bébalo de dos a tres veces al día.

  • ÁRNICA

La planta de árnica es muy efectiva para el tratamiento de dolores. Principalmente producidos por inflamación por golpes, daños musculares y hasta la artritis. Debido a que no se conoce ningún tipo de efectos secundarios, es muy recomendable. Si bien puede usarse internamente, debe ser supervisado por un especialista. Para uso externo puede aplicarse muy fácilmente. Deje macerando durante diez días aproximadamente un puñado de flores de árnica en un poco de alcohol. Luego por medio de una tela exprima las flores maceradas y filtre con un trozo de papel que se utiliza para esto. Diluya una cucharada del mismo en 250cm3 de agua y aplique compresas (no debe poseer herida avierta).