Saltar al contenido
Mi Medico Natural

Remedios Caseros para los Cálculos Biliares

Remedios Caseros para los Cálculos Biliares

Remedios Caseros para los Cálculos Biliares y su Prevención

Nuestra vesícula biliar es un pequeño órgano ubicado en el lado derecho del abdomen detrás del hígado. Cada día se forman de 700 a 1500 ml de bilis en el hígado y se transportan a la vesícula biliar.

Si se almacena demasiada bilis en la vesícula biliar o si la bilis contiene altas concentraciones de bilirrubina, aumenta el riesgo de cálculos biliares. La producción excesiva de colesterol en el hígado también es una de las causas comunes de cálculos biliares. Alrededor del 80 por ciento de los cálculos biliares son causados ​​por el endurecimiento del exceso de colesterol en la vesícula biliar.

Los cálculos biliares pueden ser tan grandes como un grano de arena, pero también pueden alcanzar el diámetro de una pelota de golf. Puede pasar desapercibido por años. Sin embargo, si un cálculo biliar bloquea el conducto biliar, causa dolor severo y repentino en el lado derecho del abdomen. Por lo general se desarrolla dolor de espalda, hinchazón, indigestión, náuseas, vómitos, escalofríos y una heces de color arcilla. El dolor causado por los cálculos biliares puede durar de unos minutos a varias horas.

Los cálculos biliares a menudo causan dolor severo y deben tratarse inmediatamente. Hay algunos remedios caseros para los cálculos biliares que naturalmente apoyan el tratamiento y ayudan a prevenirlos fácilmente.

El Vinagre de Manzana

El vinagre de sidra de manzana reduce la producción de colesterol en el hígado, lo que reduce el desencadenante más común de cálculos biliares. Mejora la elutriación de sustancias nocivas del cuerpo, ayuda a equilibrar el pH, disuelve los cálculos biliares y alivia el dolor.

Vinagre de sidra de manzana contra cálculos biliares:

Mezcle 1 cucharada de vinagre de sidra en un vaso de agua y bébalo en un ataque de cálculos biliares. Esto ayuda a reducir el dolor en aproximadamente 15 minutos.

Además, cada mañana con el estómago vacío, mezcle 2 cucharaditas de vinagre de sidra de manzana, 1 cucharadita de jugo de limón en un vaso de agua tibia y beba. Repita este procedimiento diariamente durante varias semanas para disolver los cálculos biliares y prevenir el dolor.

Zumo de Limón

El jugo de limón ayuda a controlar los ataques de cálculos biliares. Impide que el hígado produzca demasiado colesterol y, por lo tanto, apoya la regeneración de la vesícula biliar. La pectina en el jugo de limón también ayuda a aliviar el dolor causado por los cálculos biliares.

El alto contenido de vitamina C en el limón hace que el colesterol sea soluble en agua nuevamente y ayuda a eliminar el desperdicio más rápidamente.

Simplemente mezcle todas las mañanas el jugo de un limón en 1 taza de agua tibia y beba con el estómago vacío. Repita la aplicación durante varias semanas seguidas hasta que los cálculos biliares se eliminen del cuerpo.

Diente de León

El diente de león contiene el compuesto Taraxacina, que es muy beneficioso para los problemas de la vesícula biliar. La taraxacina promueve la secreción biliar del hígado y ayuda a metabolizar la grasa acumulada en el hígado. Mejora la función hepática y también mejora la salud de la vesícula biliar.

Diente de león contra cálculos biliares:

Ponga 1 cucharadita de raíz de diente de león seca en una taza, llene la taza con agua caliente, cúbrala y déjela durante 5 minutos. Luego de colarla, sirva con miel. Beba el té de 2 a 3 veces al día durante 1 a 2 semanas.

Además, las hojas frescas de diente de león se pueden cocer al vapor o agregar como ingrediente en la ensalada.

Cardo Mariano

El cardo mariano ayuda a purificar los cálculos biliares de la bilis. Contiene una sustancia amarga llamada silimarina, que apoya la producción de bilis y reduce su concentración. De esta forma, los cálculos biliares pueden eliminarse y la función hepática es compatible.

Cardo mariano contra cálculos biliares:

Triture con un mortero 1 cucharada cardo mariano. Coloque en una cacerola con 3 tazas de agua y deje hervir. Apague el fuego y deje la mezcla en remojo durante 20 minutos. Luego cuele el té y agregue un poco de miel al gusto. Beba el té de 2 a 3 veces al día durante 1 semana.

Menta

La menta estimula el drenaje de la bilis y otros jugos digestivos. Esta hierbabuena es compatible con los procesos digestivos y ayuda a descomponer los alimentos grasos mejor. Los terpenos en la menta también ayudan a aflojar los cálculos biliares y aliviar los calambres y el dolor agudo de la vesícula biliar.

Menta para cálculos biliares:

Coloque 1 cucharadita de hojas secas de menta en una taza de agua hervida caliente, cubra y deje reposar durante 5 minutos. Colar las hojas y beber el té caliente. Beba el té 2 veces al día entre comidas durante 4 a 6 semanas.

Jugos de Vegetales

Las comidas grasas y fritas irritan la bilis. Especialmente con problemas agudos de cálculos biliares tales alimentos pueden aumentar el dolor y los síntomas. Para la vesícula biliar, por lo tanto, es importante reducir los alimentos fritos y grasos, y en su lugar consumir principalmente frutas y verduras durante 1 a 2 semanas. Los jugos de vegetales especialmente recién preparados apoyan la función biliar y alivian los síntomas.

La remolacha ayuda entre otros a limpiar el hígado y fortalecer la vesícula biliar, el alto contenido de agua de pepino mejora la desintoxicación del hígado y la vesícula biliar. Las zanahorias fortalecen con su contenido en vitamina C y muchos otros nutrientes al sistema inmunológico del cuerpo.

Simplemente prepare un jugo con 1 remolacha, 1 pepino y 4 zanahorias de tamaño mediano con un poco de agua en una licuadora. Beba el jugo dos veces al día durante varias semanas seguidas.

Hay varios remedios caseros para los cálculos biliares y diferentes alimentos. Además de los remedios caseros para los cálculos biliares, es importante beber suficiente agua para estimular naturalmente la lixiviación de toxinas y para apoyar la función del hígado.