Saltar al contenido
Mi Medico Natural

Remedios Naturales para el Dolor de Huesos y Articulaciones

Dolor de Huesos y Articulaciones

Si usted es uno de los millones de adultos que confía en tomar analgésicos como Aspirina con frecuencia para ayudar a controlar el dolor de huesos o articular, está en el lugar correcto para aprender sobre  alternativas más seguras a tomar estos medicamentos. Ya sea que lo sienta en su espalda baja, hombro, rodillas o en otro lugar,  se ha demostrado que una serie de remedios naturales ayudan a aliviar los síntomas del dolor en las articulaciones, incluida la rigidez, la reducción del rango de movimiento y la dificultad para caminar.

Dependiendo de la gravedad de sus síntomas, puede optar por dejar el dolor de las articulaciones en su mayoría sin tratamiento, o por el contrario recurrir a medicamentos diarios para hacer frente a los dolores y molestias. Algunas personas experimentan dolor agudo con cada movimiento, lo que hace que algo tan simple como llevar alimentos sea una tarea desalentadora, mientras que otros solo experimentan síntomas de vez en cuando. Cualquiera sea la causa de su incómodo dolor  de huesos o articulaciones, definitivamente vale la pena probar varios tratamientos naturales. Estos pueden incluir una combinación de suplementos, cambios en la dieta, ejercicios y baños de sal para ayudar a aliviar naturalmente la hinchazón y la inflamación.

Causas del dolor de huesos y en las articulaciones

Hay varias causas potenciales para el dolor de huesos y en las articulaciones, entre ellas se pueden incluir:

Edad avanzada. A medida que su edad aumenta y el colágeno que forma el cartílago  en sus articulaciones comienza a deteriorarse, es más probable que ocurran dolores y moelstias.

Artritis u osteoartritis. Las personas con artritis desarrollan dolor debido a procesos neurofisiológicos complejos que conducen a la generación de inflamación y sensaciones dolorosas.

Uso excesivo debido a realizar movimientos repetitivos. Por ejemplo, los corredores / triatletas a menudo sienten dolor en las articulaciones durante las carreras largas. Otros deportes y pasatiempos que ejercen presión sobre una articulación en particular una y otra vez también pueden empeorar los síntomas, como bailar, montar en bicicleta, yoga, gimnasia, fútbol, ​​fútbol americano, remo, etc. Usar zapatos equivocados o zapatillas desgastadas puede empeorar el dolor en las articulaciones.

Mala postura, lesiones, impacto o trauma.

Inactividad o un estilo de vida sedentario, como permanecer sentado muchas horas por día.

Un trastorno autoinmune que aumenta la inflamación, como la tiroiditis de Hashimoto o la fibromialgia.

Dolores musculares o una lesión que ejerce presión sobre una articulación

El dolor en las articulaciones también puede empeorar si otra afección comienza a debilitar los músculos o a causar dolor en los huesos, como bursitis, osteoporosis o una fractura.

En casos raros debido a una infección, un virus o enfermedad que causa “dolor”, como la gripe.

La falta de sueño, que puede contribuir a la fatiga, los dolores y la rigidez.

Remedios Naturales para el Dolor de Huesos y Articulaciones

Sal de Epsom

Un remedio clásico para cualquier dolor de huesos, muscular o en las articulaciones, es tomar un baño relajante con sales de Epsom. Con alto contenido de magnesio y sulfatos, las sales de Epsom se absorben fácilmente a través de la piel para proporcionar un alivio rápido, ya que reducen la inflamación, reducen los espasmos musculares y relajan las áreas tensas.

Agregue dos tazas de sales para calentar en el agua del baño y remoje durante al menos veinte minutos la zona dolorida. Alternativamente, las sales de Epsom se pueden usar en una compresa para aplicar directamente sobre la piel. Simplemente diluya dos tazas en un galón de agua y luego sumerja la toalla por varios minutos para absorber la solución.

También puede probar agregar aceites esenciales a su baño de sal Epsom; el tipo que elija dependerá de lo que está causando su dolor. Por ejemplo, elija el aceite esencial de lavanda si el estrés empeora una condición existente que causa dolor, o aplique aceite de menta si el sitio doloroso se siente caliente e hinchado.

Paquetes fríos y calientes

Para el alivio inmediato del dolor de huesos y en las articulaciones, descanse el área dolorida y pruebe un enfoque frío y caliente para controlar el dolor. Aplique un paquete de gel terapéutico caliente al área afectada durante veinte minutos. Seguidamente aplique un paquete de hielo frío durante otros veinte minutos. Si no puede soportar el hielo, déjelo descongelar mientras estás aplicando calor. Incluso un paquete moderadamente frío puede ayudar a aliviar un área rígida. Intente aplicar hielo o calor todos los días al menos 15 minutos. Mantenga el área elevada si la hinchazón es mucha, para reducir la retención de líquidos.

Otro enfoque útil es aplicar aceite esencial de menta  y / o aceite de eucalipto a las zonas inflamadas. Debido a sus efectos refrescantes, la menta y el eucalipto reducen el calor, la hinchazón y la incomodidad, ya que se absorbe directamente en la piel.

Movimiento y Actividad Física

Los músculos rígidos debido a la inactividad pueden causar dolor en las articulaciones, en el cuerpo o empeorar afecciones como la artritis. Por ejemplo, la tensión en los músculos de las piernas puede ser responsable del estrés adicional que se aplica en las rodillas y las caderas, ya que los músculos débiles contribuyen a la inestabilidad y aumentan el riesgo de lesiones. Hacer ejercicio regularmente puede ayudar a fortalecer y estirar las articulaciones y los músculos afectados, mejorar la circulación y, a menudo, reducir el dolor.

Además, cuanto más fuerte se vuelven sus músculos y articulaciones, mayores posibilidades tiene de mantenerte activo sin tener que lidiar con el dolor. Esto es útil para prevenir el aumento de peso que puede agregar presión a las articulaciones doloridas. Algunos de los mejores ejercicios de bajo impacto para las personas que experimentan dolor en las articulaciones pueden ser: natación, ejercicios aeróbicos en el agua, ciclismo, uso de una elíptica y caminar o hacer yoga si es necesario. El uso de un aparato ortopédico o un vendaje alrededor de una articulación dolorosa puede ayudar al comenzar, así que solicite asesoramiento a su médico acerca de este enfoque si es necesario.

Si es apropiado, pérdida de peso

Llevar kilos demás pone tensión innecesaria en sus articulaciones y huesos. Si sufre de dolor de huesos o en las articulaciones, así como un trastorno óseo, como la osteoporosis, el sobrepeso también puede acelerar la degeneración ósea. Incluso perder solo algunos kilos puede aliviar el dolor y evitar futuros problemas. En la mayoría de los casos, cuando tener sobrepeso u obesidad está contribuyendo a un problema de salud, los expertos recomiendan tratar de perder alrededor del 5 al 10 por ciento de su peso corporal total para ver si los síntomas mejoran.

Modificaciones en la dieta

La forma más fácil de prevenir el dolor a largo plazo es un cambio en la dieta. La inflamación crónica en el cuerpo causa debilidad y eventualmente llevará a la degeneración del tejido. Al implementar una dieta antiinflamatoria, es probable que el dolor articular y óseo causado por la inflamación e hinchazón comience a disminuir. Los ácidos grasos omega 3 que se encuentran en alimentos como el pescado de agua fría, las semillas de chía y las nueces son excelentes para ayudar a reducir la inflamación en el cuerpo. Las frutas y verduras frescas están cargadas de antioxidantes que retrasan los efectos del envejecimiento. Trate de limitar (o incluso eliminar por completo) los alimentos procesados, las grasas trans y los azúcares agregados, ya que pueden causar inflamación severa en el cuerpo.

Hierbas anti-inflamatorias

Hierbas como la cúrcuma y el jengibre son excelentes para reducir la inflamación en todo el cuerpo. Puede tomarlos como suplementos para obtener una dosificación más concentrada, o utilizarlos en la cocina.

Ácidos grasos esenciales

Las grasas Omega-3  tienen beneficios en todo el cuerpo, ya que ayudan a combatir la inflamación. El salmón silvestre, las sardinas, la caballa y la carne de vaca alimentada con pasto son buenas fuentes de omega-3, así como semillas de lino, semillas de chía y nueces.

Electrolitos (como potasio y sodio)

Necesita electrolitos para reducir el dolor muscular, controlar la retención de líquidos y ayudar con la desintoxicación. También pueden ayudar a su cuerpo a combatir la inflamación ayudando a trasladar agua y nutrientes a las células de su cuerpo. El potasio ayuda a eliminar los desechos y otras toxinas de las células de su cuerpo, por lo que los niveles bajos de potasio pueden causar dolor e inflamación en las articulaciones. Las verduras de hoja verde, las batatas, los plátanos, los aguacates y el agua de coco son alimentos que tienen un buen equilibrio de electrolitos para acelerar el proceso de curación.

Calcio y vitamina D

Los huesos y los dientes necesitan calcio, pero el cuerpo no puede producirlo naturalmente. Por lo tanto, debemos absorberlo a través de los alimentos o buscar un suplemento. Las fuentes naturales de calcio son las verduras de hojas verdes oscuras, los productos lácteos y las almendras. Si elige tomar un suplemento, asegúrese de que también contenga vitamina D para ayudar a su cuerpo a absorber la mayor cantidad posible de calcio.