Sabes como Actúa la Gripe y Como la Prevenimos Fácilmente?

Sabes como Actúa la Gripe y Como la Prevenimos Fácilmente?

Que es la Gripe? Recomendaciones. Síntomas y Defensas

El Sistema Inmunológico es reconocido por la ciencia como el sexto sentido del cuerpo, ya que reconoce virus y bacterias que el cerebro no identifica y activa el proceso inmunológico.

Cada invierno vemos al Virus de la Gripe hacer su entrada triunfal en los cuerpos de millones de personas en todo el mundo, para luego desaparecer hasta el próximo año…

¿CUALES SON LOS SÍNTOMAS?

Estornudos, tos, escurrimiento nasal, escalofríos, dolores musculares, fatiga, fiebre, dolor de garganta y de oídos, malestar y decaimiento general. Síntomas que se intensifican y prolongan durante varios días.

Afecta principalmente la parte baja de las vías respiratorias, es decir, los pulmones y los bronquios.

¿POR QUE ES TAN DIFÍCIL COMBATIRLO?

Este virus es genéticamente inestable, dicho en otras palabras, cambia rápidamente desarrollando nuevas características. Por lo tanto las vacunas de un año, resultan ineficientes para otro.

¿COMO DEFENDERNOS?

Organizando un buen Programa de Defensa: ¡Reforcemos nuestro sistema inmunológico!
Vivimos en un mundo de venenos naturales y contaminantes artificiales. Estos contaminantes junto con un régimen alimenticio inadecuado y otros hábitos dañinos tales como el fumar y el no descansar lo suficiente, pueden reducir la habilidad del cuerpo para protegerse así mismo contra bacterias, virus, sustancias químicas y otros que pueden causar enfermedades.

La inmunidad es un mecanismo de defensa frente a la entrada de cuerpos extraños, especialmente microbios productores de enfermedades.

La función del Sistema Inmunológico puede dividirse en dos:

  1. Poseer la habilidad de reconocer agentes extraños (virus, bacterias, parásitos, etc.)

  2. Tener la propiedad de resistir, eliminar y/o destruir a los mismos.

Los especialistas en nutrición coinciden en que todos y cada uno de los nutrientes que ingerimos afectan a este sistema. Por tal razón, un régimen alimenticio equilibrado es lo más importante que debemos considerar para tener un Sistema Inmunológico saludable.

Se ha prestado mayor atención a las vitaminas antioxidantes (A, C y E) como protectoras de las células ante los daños causados por los procesos naturales del cuerpo, el estilo de vida y los contaminantes ambientales y químicos.

Lo mejor es llevar una dieta equilibrada, hacer ejercicios diariamente y un uso consciente de suplementos naturales.

Esta palabra tan de moda, hace referencia a la herramienta que nos permite deshacernos de los perjudiciales radicales libres sin dejar que las células envejezcan prematuramente, ni sufran demasiado daño.

Los radicales libres son moléculas altamente reactivas que causan muchos problemas. En condiciones normales, el cuerpo es capaz de deshacerse de ellos en un instante, siempre y cuando tenga la resistencia y capacidad nutritiva necesaria. Estos radicales libres son normalmente producidos por el metabolismo del cuerpo, generándose cantidades excesivas de los mismos durante infecciones, por toxinas, radiación, contaminación, ejercicio intenso y estrés nervioso. Cuando ellos aparecen… ¡los Antioxidantes van al rescate!.

  •  Proantocianidina

Esta sustancia es una de las mayores productoras de antioxidantes, potencia la Vitamina E “50 veces más” y la Vitamina C “20 veces más”. Fortalece los vasos capilares, arterias y venas. Tiene efecto antiinflamatorio (calma la artritis), reduce el riesgo de desarrollar cáncer y enfermedades coronarias, ayuda en la prevención de la retinopatia diabética y la degeneración macular, y protege las células cerebrales.

  • Vitamina C

El cuerpo humano no la produce, por lo tanto debe ingerirla con los alimentos o como suplemento dietario. Ayuda a absorber el hierro, producir colágeno, reducir el riesgo del asma, y combatir los efectos del estrés. Además, es antigripal.

  • Vitamina E

Ayuda a las células a “respirar”, inhibe la coagulación indebida de la sangre, acelera la curación de heridas, remueve manchas de la piel por problemas de hígado, mejora la circulación y la tonicidad muscular, y revierte la fatiga. Alivia problemas menstruales, retarda la menopausia y contiene los desórdenes de la misma.

  • Selenio

Es un oligoelemento indispensable, junto a las vitaminas, para evitar la reacción del oxigeno y lesiones en la estructura celular. Potencia la Vitamina E. El Ajo es una fuente importante de selenio.

  • Betacaroteno y Carotenoides

Estimulan el Sistema Inmunológico y la glándula Timo, reduce efectos del estrés, ayuda al buen funcionamiento del sistema Nervioso, previene cataratas y lesiones en las córneas, reduce infecciones por levaduras, y disminuye el colesterol. Evita el envejecimiento prematuro y mejora la pigmentación de la piel.

Se pueden considerar con poderes antioxidantes los efectos de: el Ajo; el Ginko Biloba, los Aceites Grasos Omega 3, el Zinc y la Coenzima Q-10.

Sra. Liliana A. de Boaglio