Terapia de Sonido Aplicada en Estética

Terapia de Sonido Aplicada en Estética

Terapia de Sonido. Usos y Aplicación en la Estética

La música es el lenguaje universal… y dentro de nuestro cuerpo hay música: órganos, células, chakras, elementos, todos emiten sonidos.Cuando estamos “afinados” producimos hermosas melodías. Pero cuando hay bloqueos, nuestro cuerpo deja de vibrar con su entorno, y con el Universo, dando lugar a la desarmonía, a la enfermedad.

El sonido es una vibración, por lo tanto, la terapia de sonido es una terapia vibracional.

Las vibraciones alteran la materia, reordenando su estructura molecular, realineando la energía en todos los niveles. El sonido es un medio eficaz para modificar los impulsos y campos electromagnéticos del individuo y del medio ambiente. Esto significa que, de haberse producido un desequilibrio en los parámetros electromagnéticos normales del organismo, el sonido de los cuencos permitirá restaurar la homeostasis, aliviar el dolor, suscitar la curación, y también modificar la consciencia, por su interacción sobre las ondas cerebrales y su capacidad de modularlas.

Al aplicar los delicados sonidos de los cuencos de cristal de cuarzo, por resonancia, nuestro cuerpo los reconoce, e identifica el tono armónico que le corresponde para restablecer su equilibrio natural.

El sonido es información para el cuerpo, y también para la mente. Por eso, cuando el cuerpo “escucha” una melodía, activa en él su código armónico interno  produciendo los cambios necesarios.

Terapia de Sonido Aplicado a la Estética

Consiste en una verdadera terapia de regeneración y reequilibrio, a través de las vibraciones que emanan de los cuencos de cristal de cuarzo.

El cuerpo lucha a diario contra las diversas agresiones a las cuales se ve sometido. Algunos ejemplos son: mala alimentación, sedentarismo, estrés, tabaco, etc. Casi siempre gana, pero cuando no encuentra medios para compensar, se manifiesta a través de síntomas y dolencias como. Estas manifestaciones pueden ser: gordura localizada, celulitis, sobrepeso, etc.

El dulce sonido de los cuencos emite vibraciones que influyen sobre el organismo alineándolo, armonizándolo. Además, el cuarzo consigue ampliar esas vibraciones permitiendo que se exterioricen con potencia.

Según las necesidades del paciente, se añaden: trayectos de drenaje linfático, maniobras de relax, masajes modeladores, orientales, griegos, etc. De esta forma, las minúsculas membranas de los vasos linfáticos no sólo son movilizadas sin esfuerzos ni agresiones sino que también entran en resonancia las unas con las otras, dinamizándose entre sí.

A través del drenaje linfático manual, se aumenta el oxigeno en las zonas dolorosas. Al mismo tiempo, se eliminan las toxinas estancadas que se acumulan en las fibras musculares. Con el masaje, se ayuda al cuerpo para que elimine los desechos tóxicos. Estos desechos, a menudo son la causa de dolores musculares, y se estimula la circulación sanguínea.

Dado que mente y cuerpo están relacionados, los efectos emocionales de una masaje donde se encuentran involucrados casi todos los sentidos de paciente ( activándolos con aroma, luz, sonido…), suele inducir a la persona a un estado de relajación profunda similar a la meditación.

Al final de la sesión, los comentarios son muy variados, pero todos tienen una característica en común. La sensación de sentirse limpio, relajado y al mismo tiempo, en efervescencia y estimulado… con una importante reducción de masa corporal desde la primera sesión.

Leticia Ryzak
Terapeuta Holística