Conoce la Helioterapia. Sanar con Ayuda del Sol

Conoce la Helioterapia. Sanar con Ayuda del Sol

Descubre la Helioterapia. Como es eso de Sanar con Ayuda del Sol?

La Helioterapia es una técnica médica que se vale del efecto terapéutico de los rayos solares para prevenir o tratar diversas enfermedades.

No se debe confundir con el acto de tomar sol con fines meramente estéticos. En la Helioterapia, la exposición al sol debe perseguir un objetivo terapéutico y realizarse de forma sistemática, con arreglo a un plan previo organizado por un profesional de la salud avezado en esta terapia.

Origen de la Helioterapia

El uso de los rayos solares como agente terapéutico es muy antiguo. Según los investigadores, los egipcios fueron los primeros en utilizar el Sol con fines sanitarios. Esta práctica tuvo gran auge entre los griegos. Los romanos construyeron terrazas especiales para tomar baños de sol (solarium).

Sin embargo, esta terapia cayó en el olvido durante la Edad Media, época en la cual, por motivos religiosos, era mal visto quitarse parte de la ropa para tomar sol.

La Helioterapia comienza a resurgir a mediados del siglo XVIII, gracias a un grupo de médicos que reconocen los beneficios de la luz solar para el tratamiento de enfermedades cutáneas, raquitismo, artrosis y tuberculosis. No obstante, la mayoría de los autores considera al suizo Arnold Rikli (1823-1906) como el padre de la Helioterapia moderna. A pesar de no ser médico, Rikli construyó un sanatorio naturista donde tomar baños de sol era una de las terapias más prescritas. Impuso el lema “No hay vida sin aire libre, ni salud sin sol”. Posteriormente, diversos profesionales se sumaron a esta práctica, y le otorgaron rigor científico.

Efectos Saludables de la Helioterapia

Múltiples estudios han demostrado que la luz solar: tiene una marcada acción bactericida, antiséptica y analgésica; aumenta la irrigación cutánea por vasodilatación, activando el recambio celular; mejora el metabolismo endocrino; favorece la cicatrización; estimula la producción de vitamina D; tonifica el sistema nervioso y aumenta el bienestar emocional, entre otros beneficios. Además, tiene un efecto depurador. Por que? Permite la eliminación de sustancias tóxicas a través de la piel por medio de la transpiración.

Se debe tener en cuenta que muchos de estos efectos no son inmediatos, sino que aparecen algunos meses después de finalizada la cura. Rikli decía que los frutos de la cura solar en verano se recogían durante el invierno.

Aplicaciones de la Helioterapia

La mayoría de los autores coinciden en destacar que la Helioterapia debe ser: directa, aplicada sobre la piel desnuda, sin cristales interpuestos; progresiva, en sesiones de duración creciente para acostumbrar al organismo a la acción del sol; e individualizada, adaptada a las condiciones de cada paciente y a los factores climáticos del lugar donde se realizará la cura (el programa variará según se esté en la montaña o en la playa, y sea invierno o verano).

La cura puede ser localizada, exponiendo al sol sólo la parte afectada, o general, exponiendo la totalidad del cuerpo.

El médico será quien organice el plan de cura del paciente y dé las indicaciones necesarias para evitar efectos indeseables. También atenderá la respuesta individual, ya que en el curso del tratamiento pueden presentarse señales (como: marcado eritema cutáneo, taquicardia, etc.) que obliguen a efectuarle cambios al programa.
La Helioterapia, debidamente aplicada, permitirá aprovechar las cualidades terapéuticas del astro rey, y poner en marcha funciones vitales destinadas a mejorar el estado de salud.