Que es la Equinácea? Hierba Medicinal

Que es la Equinácea? Hierba Medicinal

Que es la Equinacea? Hierba Medicinal. Beneficios y Propiedades

Con la llegada del frío, nuestro organismo, y en particular nuestras vías respiratorias, son amenazadas por virus y bacterias que provocan resfríos y estados gripales que, muchas veces, nos fuerzan al reposo. Esta es la razón por la que hoy día existe un interés creciente de la Equinácea, una hierba con propiedades inmunoestimulantes que activa de forma natural las defensas del cuerpo, protegiéndolo de las agresiones de agentes externos

La Equinácea es una hermosa planta perteneciente a la familia de las Compuestas, con flores grandes y violáceas, muy parecida a una margarita con pétalos caídos.

Es oriunda de Estados Unidos, y se cultiva como planta de jardín en todo el mundo.

Aunque existen varias subespecies, las tres mencionadas en el encabezado son las más utilizadas.

Principios Activos de la Equinacea

Aceite esencial, betaína, equinacósido, polisacáridos, resina.

Uso Histórico

Los primeros en emplear la Equinácea como medicamento fueron los nativos norteamericanos, quienes la utilizaban para curar las heridas de las flechas, los mordiscos de las serpientes y una serie de trastornos infecciosos como: anginas, llagas, dolores de muelas, problemas en los oídos, resfrios, etc.

A finales del siglo XlX fue incluida como droga vegetal dentro de la farmacopea occidental, debido a su éxito como remedio popular para combatir enfermedades de transmisión sexual. Con la aparición de los antibióticos su uso decayó, pero volvió a recuperarse en el último cuarto del siglo XX. Actualmente, es una de las hierbas medicinales que goza de mayor reputación.

Presentaciones

Puede conseguirse en forma de hierba seca, pero lo ideal es usar suplementos normalizados (comprimidos, cápsulas. tinturas, etc.) que permiten un uso más práctico y más seguro.

Lo más conveniente es consultar al médico la forma de consumo y la dosis adecuada para cada caso específico.

Aplicaciones Medicinales de la Equinacea

En uso interno, es excelente para combatir:

  • Infecciones en general: estimula el sistema inmune, resultando útil para prevenir y tratar enfermedades infecciosas y repetitivas, como ser: cistitis, uretritis, otitis, orzuelos, etc.

  • Cáncer: se emplea para fortalecer a enfermos cuyas defensas se encuentran debilitadas por la radioterapia o la quimioterapia.

  • Enfermedades del aparato respiratorio: sus propiedades antivirales y antimicrobianas son excelentes para prevenir y tratar: gripes, resfrios, bronquitis, sinusitis, etc.

  • Ulceras de duodeno y estómago, digestiones lentas, boca seca (falta de saliva).

  • Herpes: fortalece las defensas y retrasa la aparición de los brotes.

  • Inflamación de músculos o tendones, producto de estiramientos o movimientos repetitivos en ciertos trabajos o deportes .

En uso externo, ayuda a la curación de los problemas de la piel, favoreciendo la cicatrización, y evitando infecciones. Entre las principales aplicaciones tenemos:

  • Compresas para: heridas, cortes, ulceras, forúnculos, quemaduras, acné, eccemas, etc. (diluir unas gotas de tintura en agua y aplicar con una gasa sobre la zona afectada).

  • Enjuague bucal y gargarismos para: llagas en la boca, gingivitis, anginas, faringitis, etc. (diluir unas gotas de tintura en agua)

Cuidados y Contraindicaciones

No se han detectado casos de intoxicación en el uso de esta hierba. Sin embargo, su consumo no debe prolongarse más de 2 meses continuos dado que, superado este periodo, su poder decrece. Lo mejor es dejar reposar al organismo durante una semana y luego continuar con el tratamiento.

Las personas alérgicas a las margaritas u otras especies de la familia de las Compuestas deben evitarla.

No se administra para tratar enfermedades autoinmunes graves (lupues, SIDA, etc.), ya que su influencia no está muy clara, y podría resultar riesgoso.