Saltar al contenido
Mi Medico Natural

Cómo Combatir Correctamente el Calor en Verano con Vitaminas y Minerales

combatir-calor-vitaminas-minerales

Una de las mejores maneras de mantenerse saludable todo el año es consumir una dieta nutritiva y bien balanceada que sea rica en frutas y verduras (y suplementos si no alcanza). La nutrición adecuada también puede ayudar a proteger su cuerpo de los efectos dañinos para la piel del sol… de las arrugas al cáncer de piel y otras enfermedades del verano. Los antioxidantes naturalmente ayudan al cuerpo a prevenir y reparar el daño diario de las células de su cuerpo.

Estudios sugieren que complementar ciertas vitaminas puede ayudar a pasar el verano de una muy buena manera. Para comenzar, veamos cómo la vitamina C puede ayudarlo a mantenerse fresco y sano el próximo verano.

Vitaminas C y E

Desde la década de 1930, investigaciones (y algo de sabiduría anecdótica) han demostrado que la suplementación con vitamina C (ácido ascórbico) ayuda al cuerpo a responder fisiológicamente al estrés por calor. Reduce su probabilidad de desarrollar enfermedades relacionadas con el calor, como erupciones y agotamiento. También se puede usar para tratar la erupción por calor que ya está desarrollada. La suplementación diaria de vitamina C reduce el tiempo que le toma a su cuerpo adaptarse a un nuevo ambiente más caliente, conocido como aclimatación al calor. ¿Cómo? Posiblemente al reducir la rapidez con que se cansan las glándulas sudoríparas, pero también se ha demostrado que la temperatura del cuerpo es inferior.

Una investigación preliminar también indica que la vitamina C puede ser prometedora como un antihistamínico natural, así como un poderoso antioxidante. La vitamina C puede ayudar a disminuir los síntomas de la rinitis alérgica estacional, posiblemente más efectiva cuando se combina no solo con su medicamento actual contra la fiebre del heno, sino especialmente con la quercetina, un flavonoide de origen vegetal (se encuentra en el vino tinto, el té y el aceite de oliva, así como en las bayas y otras frutas y verduras con pigmentos oscuros) que puede ayudar a evitar que su cuerpo produzca histamina.

Los efectos antioxidantes de la vitamina C pueden ayudar al cuerpo a protegerse del daño celular al estimular la producción de colágeno y el crecimiento de tejido nuevo; también ayuda a que su tejido se repare. Estos beneficios antioxidantes pueden ayudar a proteger su piel del daño solar, incluido el fotoenvejecimiento. La vitamina C a veces se usa tópicamente para reducir los efectos dañinos de los rayos ultravioleta (UV) del sol en la piel, y cuando se combina con otra vitamina, la vitamina E, puede ayudar a prevenir las quemaduras solares.

¿Qué más puede hacer la vitamina para ayudarnos en verano? La vitamina E tiene beneficios antioxidantes que ayudan a proteger la piel del daño de los rayos UV cuando se utiliza tópicamente antes de aplicar el filtro solar, tanto antes de la exposición al sol como después de haber estado al sol.

Similar a los beneficios antialérgicos de la vitamina C, cuando se usa con su terapia de alergia estacional existente, la vitamina E puede ayudar a reducir la gravedad de las alergias estacionales (específicamente los síntomas nasales) y el asma. La vitamina E se muestra prometedora para calmar las partes del sistema inmunológico que se activan cuando usted tiene una respuesta alérgica.

Al igual que las vitaminas C y E pueden ofrecer alivio a las personas alérgicas de temporada, la vitamina D también parece ser prometedora para ayudar a controlar el asma; algunas investigaciones iniciales indican que las propiedades antiinflamatorias de la vitamina D pueden ayudar a controlar los síntomas del asma. ¿Qué más puede hacer la vitamina D este verano? Hablaremos más sobre los beneficios de la vitamina D en verano, así como lo que la vitamina A puede hacer por usted y su riesgo de cáncer de piel, a continuación.

Vitaminas D y A

Sabemos que la vitamina D es buena para nuestra piel. Aumenta el grosor de ella, y una piel más gruesa significa menos arrugas, por lo que la vitamina D es un ingrediente popular en los remedios anti-envejecimiento para el cuidado de la piel.

Investigaciones también han encontrado un vínculo entre nuestra cantidad de exposición al sol y qué tan bien está funcionando nuestro sistema inmunológico, incluidas las defensas inmunitarias de nuestra piel. Con muy poca exposición al sol, corre el riesgo de desarrollar una deficiencia de vitamina D. Demasiada exposición al sol, corre el riesgo de desarrollar cáncer de piel. Sin embargo, lo que sorprendió a los investigadores en los últimos años es que la vitamina D3 puede desempeñar un papel en la prevención del crecimiento y la división incontrolable de las células, lo que podría protegernos de ciertos tipos de cáncer, como el colorrectal, el de mama e incluso el de piel.. De hecho, un estudio reciente descubrió que cuando las mujeres tomaban suplementos diarios de vitamina D tenían un riesgo 57 por ciento menor de desarrollar melanomas, una forma de cáncer de piel.

La vitamina A, el retinol, también puede ayudarnos a protegernos de los melanomas. Los investigadores que estudian la vitamina A y su papel en la prevención del cáncer de piel encontraron que las personas que tomaban suplementos diarios de vitamina A (en lugar de depender de la ingesta de alimentos) tenían 60 por ciento menos probabilidades de desarrollar melanoma que las que no tomaban retinol suplementario.

La vitamina A ayuda al cuerpo a reparar la piel dañada por el sol y puede ser una de las mejores opciones para combatir las líneas finas y la hiperpigmentación del fotoenvejecimiento. De hecho, si utiliza productos antienvejecimiento tópicos que contienen retinol, es posible que ya conozca los beneficios de la vitamina A en su piel. La vitamina A viene en diferentes formas, y es el compuesto de retinol que ayuda al cuerpo a hacer las reparaciones necesarias, incluida la reparación del daño celular relacionado con el sol y la restauración del colágeno y la elastina.

Unos excelentes productos para contribuir en este tema son las vitaminas Solaray. La marca Solaray comenzó a comercializar sus productos naturales, y fue un pionero en la elaboración y comercialización de productos de mezcla de hierbas que contienen dos o más hierbas con efectos complementarios.